Cartas de lectores

Miserias humanas

Nunca podremos llegar a vivir en paz, mientras dure la impotencia humana.

Jueves 22 de Agosto de 2019

Nunca podremos llegar a vivir en paz, mientras dure la impotencia humana. Creo definitivamente, que el pueblo argentino no disfruta de la vida, porque sigue expresando sus miserias humanas, especulando con que alguna vez alguien le resolverá los problemas de las diferencias sociales que separan las distintas castas de dirigentes y nuevos ricos, que se rasgan las vestiduras ante los medios, y después hacen su conveniencia y las de los que los patrocinan. Parecería que en los distintos medios, proponen lo mismo. Donde pululan los encuestadores, economistas y opinólogos de turno o de moda, que a diario le comen el cerebro a un montón de ilusionados ciudadanos, que todos los días se levantan para cumplir con su tarea, para recibir un magro salario devaluado, por la voluntad de cuatro vivos, que en el poder disimulan preocupación por "el que menos tiene", y aseguran su porvenir en las distintas monedas que extrapolan cada vez más las diferencias, con nuestro "peso", casi insignificante y corrompido. ¿Cuánto tiempo más debemos soportar este atentado a la salud pública, donde pagar impuestos, comprar medicamentos, cubrir las necesidades básicas indispensables alimenticias son moneda corriente, se hacen más difíciles cada día, y ni imaginarse llegar a la próxima remuneración. Ya no se comen más el sapo los "indignados" y lo demuestran en las urnas, por eso ahora quieren resarcir al vapuleado habitante con la baja de algunos impuestos regresivos, creyendo de esa manera cambiar la situación angustiante que algunos no pueden soportar. Creo que todas las facciones políticas de derecha, de centro y de izquierda, deben dejar de jugar con el pueblo, y si realmente tienen vocación y grandeza deberían juntarse todos y cogobernar, poniendo sus mejores "piezas de ajedrez", para que ante algún "cortocircuito inesperado" no deban buscar un "fusible", que les permita seguir engañando a un Pueblo Ilusionado de un mundo para todos.

Carlos E. Sánchez

DNI 6.050.214

Campaña electoral y esperanza

Todo líder debe ser capaz de ilusionar a sus seguidores para mantener su legitimidad. Si falla en el sostenimiento de la esperanza de la gente, su liderazgo entra en crisis y no basta sólo con usar palabras esperanzadoras, además deben resultar veraces. En la última campaña electoral, previa a las Paso, existieron dos líderes principales: el candidato presidencial oficialista, Mauricio Macri, y el aspirante de la principal oposición, Alberto Fernández. Macri ya lleva casi cuatro años en el poder, con un acentuado desgaste, debido, entre otras cosas, a la crisis económica y sus coletazos en la población. Este hecho desdibujó gran parte de sus promesas electorales anteriores y lo dejó inmerso en un aura de baja credibilidad y de gran rechazo frente a los argentinos. En cambio, Fernández no sufría ese problema. El fue elegido por la ex mandataria Cristina, quien consciente de su fuerte imagen negativa supo dar un paso al costado en la candidatura principal para favorecerlo. Este punto resultó clave, dado que un candidato a presidente, tal como vimos, necesita ser creíble y a la vez ser capaz de ilusionar a sus votantes. Contrariamente, Macri, a pesar de poseer un gran repudio en una amplia franja del electorado, no hizo lo mismo que Cristina. Podría haber ungido a María Eugenia Vidal, tal como se lo solicitaron, pero prefirió encarar la campaña con esa pesada mochila a cuestas. Esta soberbia decisión, en un país tan sufrido como el nuestro, con tanta necesidad de ilusionarse nuevamente, le resultó catastrófica. Esto parece indicar que, al igual que en las estrategias publicitarias comerciales, una buena campaña sobre un mal producto no alcanza.

Jorge Ballario

DNI 10.858.926

Marcos Juárez (Cba.)

Mugre por los bailables

En la calle Santa Fe casi esquina Presidente Roca hay un bailable que siempre está sucio y produce tanto ruido que los fines de semana no se puede dormir. Se llama "María" y siempre está lleno de papeles pegados. Después hay dos negocios, uno es el depósito de un bailable que da por Pte. Roca pero está sucio y lleno de basura, y al lado hay un negocio abandonado. Es una vergüenza porque toda la cuadra tiene lindos comercios. No puede ser que saliendo de muchos hoteles de prestigio pasen por esa cuadra que es realmente vergonzante.

Alicia Silva

DNI 3.445.535

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario