Carta de lectores

Milagros Abigail Jiménez

Miércoles 25 de Noviembre de 2020

Lo sucedido en el puesto de control limítrofe en Las Termas de Río Hondo, de público

Lo sucedido en el puesto de control limítrofe en Las Termas de Río Hondo, de público conocimiento, tiene algunas aristas sobre las que es bueno reflexionar. Creo que cualquier persona que tenga dos dedos de frente, se dará cuenta de que si una mamá y un papá tienen en tratamiento por cáncer a su hija de 12 años, agotarán todas las previsiones de seguridad de contagio que ordena el protocolo de prevención y seguridad del Covid-19. Y no solamente de éste. No es tan necesario contar con la autorización del COE para dar el paso libre a tres personas que están sufriendo de diversas maneras, cuyo sufrimiento salta a la vista. La niña sufre por las características de su enfermedad y sus padres por la impotencia. Si a eso le sumamos que hay un protocolo de gobierno que impera sobre el dolor y el sufrimiento, la situación se torna infernal. Si a ello le quitamos el sentimiento humanitario, estamos atentando contra la lucha y el deseo de vivir de quienes padecen una enfermedad de semejante crueldad como es el cáncer. Ahora, el gobierno de Santiago del Estero, como cualquier otro gobierno, quiere que esto se olvide pronto. Que se imponga una suerte de olvido, como la de que “aquí no ha pasado nada”. Y lo que ha ocurrido es demasiado grave. Ha impactado duramente en el sentimiento de toda nuestra sufrida comunidad nacional. Ojalá, hechos como este no se repitan jamás. Porque hay muchas Milagros Abigail y muchas familias Jiménez, que sufren por distintos motivos y requieren, en ocasiones, soluciones eficaces y urgentes a sus demandas, y no trabas propias de la burocracia que no hagan otra cosa más que entorpecer y perjudicar su accionar.

Daniel Chavez

DNI 12.161.930

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS