Política

Mendoza separatista

Domingo 11 de Abril de 2021

Los movimientos separatistas desde siempre y hasta la actualidad, han provocado y provocan problemas institucionales en los gobiernos de numerosos países del mundo. Algunos han sido pacíficos pero otros originaron conflictos armados y los decididamente fundamentalistas generaron guerras de secesión. La de Estados Unidos se desarrolló entre 1861 y 1865 entre los Estados Confederados y esclavistas del sur, y La Unión: grupo de Estados antiesclavistas del norte liderados por Abraham Lincoln, proclamado presidente el 4 de marzo de 1861. En abril del mismo año comenzó la guerra que finalizó con el triunfo de La Unión y la histórica abolición de la esclavitud. La guerra de secesión quedó reflejada en películas, historietas, novelas y en la exitosa serie televisiva “Norte y Sur”. Los vascos y catalanes no cejan en sus propósitos separatistas y cada tanto complican al gobierno español. A veces las causas separatistas han sido religiosas, como en Irlanda del Norte. En el presente siglo 21, el caso más resonante fue la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea (el famoso Brexit), de la que era estado miembro, acontecimiento sucedido el 1º de febrero de 2020. Y ahora en nuestro país, Mendoza tiene intenciones de independizarse de Argentina. En realidad no es Mendoza sino un 35 % de su población que, según una encuesta, apoya la idea separatista del diputado nacional por Mendoza Alfredo Cornejo: presidente del comité nacional de la UCR, que gobernó la provincia entre el 10-12-2015 y el 10-12-2019. La encuesta fue encargada por el empresario español José Manuel Ortega Fournier, porque según sus palabras: “El pueblo no quiere mendigar”. Por su parte la oposición, a través del diputado nacional por esa provincia cuyana José Luis Ramón, propicia un plebiscito no vinculante a realizarse en las próximas elecciones legislativas para que la ciudadanía, como él dijo, “acepte ser o no ser argentina”. Tal vez la mayoría de los mendocinos no coincida con la intención separatista. Pero más allá de la voluntad popular, Argentina es una federación y no una confederación en la que las provincias sí pueden independizarse. En una federación las provincias son autónomas pero no tienen la facultad de apartarse de su país, para lo cual sería necesaria una reforma constitucional. Así lo explicaron los distinguidos constitucionalistas Daniel Sabsay y Andrés Gil Domínguez. La iniciativa del exgobernador Cornejo se sustenta en desencuentros entre el gobierno nacional y Mendoza, que para economistas y politólogos tendrían que ser resueltos por las vías legislativas habituales. Para los expertos en derecho constitucional, manifestar una idea independentista se encuadra en el terreno de la libertad de expresión; pero el hecho de efectuar operaciones preparatorias para materializar tal idea podría ser considerado un acto de sedición, ya que una secesión provincial no está contemplada por la Constitución de acuerdo a los principios de un país federal como el nuestro. Creo que Cornejo y sus seguidores no deberían proyectar la intención independentista más lejos que una romántica idea, para no entrar en un escabroso camino jurídico. Les convendría considerar con orgullo que Mendoza seguirá siendo una provincia argentina que nos regala sus paisajes, famosos vinos, bellas mujeres, esforzados hombres, virtuosos guitarristas y el emblema musical de sus legendarias tonadas.

Edgardo Urraco

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario