Carta de lectores

Mataron nuestros sueños

Martes 27 de Octubre de 2020

Coincido totalmente con la carta “Verdades que duelen” (domingo 25/10/2020), como también Coincido totalmente con la carta “Verdades que duelen” (domingo 25/10/2020), como también con todo aquel que apuesta al trabajo de todos los días, al ciudadano común que hace lo que puede para llevar adelante un hogar, al que estudia una carrera o profesión. En fin, a todos y cada uno que apuestan a esta Argentina, grande, generosa, próspera. Pero los que vivimos aquí, sabemos que no somos “libres” aún en democracia. Dice Carlos Duclos, en “El plan casi perfecto de los anticristos” (elquiddelacuestion.com.ar), han logrado instalar la cultura de la muerte, la muerte en todas sus formas: la muerte del cuerpo prematuramente, la muerte de la paz interior, la muerte de los derechos, la muerte de la familia como institución básica social, la muerte hasta del trabajo. Y cuando refiero a nuestros sueños, son los proyectos, trabajos, Pymes, empresas, negocios, que nos han impedido, clausurado, cerrado, nos obligaron a cerrar persianas, a no tener ingresos, pero sí cumplir con nuestras obligaciones de pagar impuestos sin importar si lo hacemos con ahorros o nos hundimos en créditos bancarios para saldar lo adeudado. Escucho a los más jóvenes decir que aquí ya no hay futuro y nos desgarra el corazón ver a nuestros hijos, buscar otros horizontes; y los que ya tenemos varios años encima, esto de seguir apostando es desde siempre, los viejos ya no veremos el cambio, los gobiernos pasan y las conducciones quedan. La tristeza me invade cuando veo todo cerrado, sin esa fuente de trabajo para mis colegas docentes, aún a la espera de no saber cuándo volverá a funcionar el Jardín de Infantes y Maternal nuevamente. Todo lo hecho hasta aquí es en pos de lo estrictamente sanitario, pero se ha descuidado lo laboral, lo económico y social. Lo esencial también es la psiquis del ser humano, mente y cuerpo unidos, relacionados, no se puede separar. El distanciamiento, el alejamiento de los seres queridos, la soledad, extrañarnos, juntarnos, eso también hace estragos. Los niños, los adolescentes, las familias, los abuelos, pensemos que por esta pandemia los muertos no serán sólo por Covid-19, también deberíamos contabilizar y preparar estadísticas para que en un futuro y a lo largo de la historia los gobiernos que nos sucedan no vuelvan a cometer los mismos errores de hoy.

Alicia Brescia

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario