Cartas de lectores

Los monjes de clausura torturados

Jueves 28 de Noviembre de 2019

Leyendo las tribulaciones de Lázaro Báez hasta dan ganas de llorar por todas las injusticias que tuvo que pasar ante el acorralamiento de la Justicia macrista que lo apretó para que se inculpara de los manejos espurios de la obra pública, por lo que recibió el mote “El testaferro”, título de una película de terror de la que fue parte del elenco. Hay que reconocer que a la hora de cantar las reglas las pone él. No es ningún tonto, será cabezón pero no sonso, su fidelidad será recompensada con la libertad para que disfrute de sus 250 palos verdes de patrimonio, todo fabricados en diez años, que son 120 meses, o sea que ganaba y ahorraba dos palitos verdes por mes. Tampoco es tanto para un empresario exitoso como la abogada. Todos estos “chiques” ante la posibilidad de la reforma del Código Penal tienen el mismo discurso: que fueron apretados en la mazmorra del subsuelo de la Casa de Gobierno, por el gato. Ahora que los soltarán a todos habrá que indemnizarlos por el daño ocasionado, enlodar su honra e integridad moral.

DNI 8.634.022

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario