Cartas de lectores

Los créditos y la inflación

Me hacen reír (y llorar al mismo tiempo) los opinólogos expertos en economía que afirman lo mucho que nos beneficiamos los que confiamos en Macri y su 15 por ciento de inflación prometida para 2018 cuando solicitamos un hipotecario UVA.

Viernes 14 de Septiembre de 2018

Me hacen reír (y llorar al mismo tiempo) los opinólogos expertos en economía que afirman lo mucho que nos beneficiamos los que confiamos en Macri y su 15 por ciento de inflación prometida para 2018 cuando solicitamos un hipotecario UVA. Hoy se pronostica no menos del 42 por ciento. Totalmente desmadrada respecto al presupuesto original de apenas nueve meses. Estos "bochos" plantean que nos beneficiamos porque la propiedad se apreció a la par del aumento del dólar. Pagamos muchos más pesos durante muchos más años porque tenemos un bien mucho más caro. A esta gente le aclaro algo. No compré ni tuve la intención de comprar la casa de Cristiano Ronaldo. Sólo quise comprar la casa que yo podía comprar, con el sueldo en pesos, sin dolarizar, con una cuota acorde a mis posibilidades. Y el precio que yo podía pagar por esa casa es el que tomé como crédito. Ahora bien, el capital es ajustable con la inflación. Y la inflación sigue al dólar. O sea que en sólo 10 meses desde que lo tomé, la cuota necesariamente subirá al doble y el capital que debía también. Por lo tanto este préstamo es impagable. Por más que la casa valga ahora como un castillo en Venecia, yo no voy a poder pagarla. Es así de simple y sencillo. Mi sueldo jamás se ajustará por UVA, ni dólar. Jamás. Y me condena a pagar un precio desproporcionado de una casa con respecto a mis verdaderas posibilidades originales. ¿De qué me sirve tener un bien muy apreciado si no lo puedo pagar, o que me pase la vida pagándolo? A ver, genios, economistas, opinólogos de desgracias ajenas, que me lo expliquen en castellano, por favor.

Jorge Milesi
DNI 14.180.351


Quiero justicia por mi hijo

Pido justicia por mi hijo, José Alberto Castillo, el remisero que está acusado y lo quieren involucrar en la balacera del 14 de agosto contra la sede de Fiscalía de Rosario. El estaba trabajando en un viaje que le cambió la vida y jamás volvió a casa. Es una víctima más de todos los delitos y hechos de corrupción. Es más fácil apresar a un inocente o un perejil. A mi hijo lo mataron en vida, no es un delincuente o asesino, o violador; es inocente de todo este hecho. Tiene 23 años y un nene de dos años. Dejaron a una familia destruida. Es víctima, y en lugar de defenderlo lo acusan. Una injusticia lo que está pasando mi hijo.

Natalia Lorena Benítez
DNI 27.152.367


Otra vez la desidia en Pami I

Sí, otra vez Pami I. Y digo otra vez porque ya me tocó ser testigo de la falta de calefacción en los peores días de este invierno en los que tuvimos que acercar calefactores para los familiares que teníamos internados. Ahora me tocó ser testigo del no funcionamiento del ascensor que se usa para subir a los pacientes en camillas. Sí, no funcionaba y no se podía subir a los pacientes. Claro que entiendo que se puede descomponer y pueden demorar en arreglarlo pero me parece increíble que no tengan una segunda opción, porque, por supuesto, no se los podía subir por las escaleras. Bueno, increíble es una forma de decir. De Pami se puede esperar cualquier cosa. Lamentable.

DNI 5.784.998


Las raíces de los árboles añosos

Después de muchos años, en abril de 2017, Parques y Paseos arregló la vereda de mi lugar de trabajo ya que hay dos árboles añosos que destruyeron la vereda, rompieron cañerías, desplazaron paredes. En realidad, el arreglo se realizó por un convenio que ellos tienen que se denomina "esfuerzo compartido", es decir, ellos ponen la mano de obra y yo tuve que colocar el material que en esa fecha me costó 15.000 pesos, a pesar de pagar mis impuestos como corresponde. Al cabo de un año y medio que pasó, tuve que contratar gente por mi cuenta ya que las raíces de los árboles me rompieron cañerías y hasta las cámaras asépticas. Obviamente, esto corre por cuenta de mi bolsillo. Quisiera saber hasta cuándo tendré que repetir este tipo de trabajo ya que la solución no es esa sino sacar los árboles ya que no son para la zona, las raíces crecen rápidamente llevando por delante todo lo que encuentran. Mientras tanto el ciudadano pone y pone de su bolsillo, y a quien corresponde que hagan los arreglos como corresponde se lavan las manos.

Rubén Szwom


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario