Cartas de lectores

Los colores de la enseña nacional

Miércoles 28 de Febrero de 2018

En investigaciones históricas, ceremonias o actos patrióticos y en todas manifestaciones sobre nuestra insignia notamos discrepancias sobre sus colores. Hay coincidencia de que la franja central es blanca y sobre las laterales se utilizan, como sinónimos, tanto el color azul celeste, como el azul o el celeste. Los colores de nuestra bandera tienen, a nuestro entender, reflejos de la historia. Debemos remitirnos para su estudio al reinado en España de Carlos III (1716 — 1788) monarca de la dinastía de los Borbones. Dicho rey consagra en 1761 en España y en las Indias a la Inmaculada Concepción y proclama a la Virgen como patrona de sus reinos. Crea la "Orden de Carlos III" cuyos caballeros recibían como condecoración un medallón con la imagen azul y blanca de la Inmaculada, la cual pendía del cuello con una cinta que tenía una banda de seda ancha dividida en tres franjas iguales, la del centro blanca y las dos laterales de color azul celeste, los colores de la Inmaculada. El sacerdote Alberto Ezcurra, historiador, nos indica que esa cinta la usaron los voluntarios que acompañaron a Pueyrredón en 1806 en la lucha contra los invasores ingleses y la llevaban anudada al cuello como el pañuelo del criollo. Volvieron a usarla contra los ingleses en su segunda y fracasada invasión. Habían elegido para ella la medida de 38 centímetros que era el alto de la imagen de la Virgen de Luján. Pueyrredón y Azcuénaga la usaban porque eran Caballeros de la Orden de Carlos III. Manuel Belgrano la utilizaba porque él era Congregante Mariano en las Universidades de Salamanca y de Valladolid. Nombrado secretario del consulado en 1794, Belgrano lo puso bajo la protección de Dios y eligió como patrona a la inmaculada Virgen María y colocó los colores azul y blanco en el escudo del Consulado. El Congreso de Tucumán en 1816, cuando oficializa la bandera de Belgrano creada en Rosario, señala el color celeste para las franjas laterales, aunque el color azul se siguió usando con fuerza. En 1943 el gobierno nacional dictó una ley con todo el protocolo que la bandera nacional requiere, dándole a la misma el color celeste en las franjas laterales y blanco en la central. Sin embargo las tres formas se siguen empleando indistintamente. Se incorporan además en los textos históricos, en las costumbres populares y hasta en la música donde escuchamos: "La azul y blanca que en nuestra barranca lució el Paraná". Aprecio la comunicación de Belgrano al Triunvirato cuando expresa: "Siendo preciso enarbolar bandera y no teniéndola la mandé a hacer blanca y celeste", dando a entender que se inspiró en el manto de la Virgen. Impulsado por un pequeño brote romántico, y sólo como una comparación poética, pienso que Belgrano creó nuestra bandera y colocó en ella los colores del cielo.

Miguel A. Chiarpenello

DNI 6.024.600

Miembro del Instituto Belgraniano y Junta Historia Rosario

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario