Cartas de lectores

La votación del Senado

Pareciera que en nuestro país los resultados que se dan en forma democrática, cuando no conviene a ciertos intereses, hay que retomarlos más adelante.

Sábado 18 de Agosto de 2018

Pareciera que en nuestro país los resultados que se dan en forma democrática, cuando no conviene a ciertos intereses, hay que retomarlos más adelante. Como si las cosas tuvieran que darse por la fuerza o a la cachetada, cuando el resultado fue producto de un desenvolvimiento dentro del marco absoluto de la ley. El respeto que a esto debemos, es claro. La despenalización del aborto, que el 21 de agosto que estará en el Código Penal, se dio a conocer en los diversos medios, aunque ahora parece que puede haber cambios sobre ello. Si no fuera por el Pacto de San José de Costa Rica sobre la pena de muerte, esto quizás sería tema de debate, votación o modificación del Código en algún momento. Cuando hay planteos sobre temas tan sensibles que hacen a la esencia de la vida, pareciera en ocasiones tener un tratamiento no adecuado, así es como a veces se percibe. Hubo momentos en que se habló con liviandad sobre la legislación del aborto, sin pretender con esto apuntar a los argumentos que algunos han esgrimido fundamentando su posición, se esté o no de acuerdo. Espero que nunca se llegue al debate de la eutanasia, soy una convencida de que todo debería enfocarse por los correspondientes carriles, de forma objetiva, clara y con la responsabilidad que cabe. Hace poco tomé nota de algo que escuché. Reproduzco textualmente lo aludido más arriba por un oyente: "¿Les parece que a esta altura de la vida, con todos los avances médicos, farmacológicos y de acceso a la información, no se pueden prevenir los embarazos no deseados? ¿Qué nos pasó a los argentinos?", opinaba esa persona con preocupación. El problema de fondo sigue persistiendo. Expongo mi opinión, como respeto las de todos que se manifestaron. Hay que argumentar, sin agredir ni humillar. Hubo y hay alternativas para que no se llegue más a tener embarazos no planificados. Especialistas con real solvencia se han expresado con precisión en esto. Biólogos moleculares han sido también contundentes. La mayoría del Senado ha dicho no a la legislación. Pretender minimizarlo con el fin de que algún día va a salir, es pretender llegar a esa instancia dolorosa, omitiéndose el tema de fondo.

Nora Cardarelli


Estilos de vida (II)

Con gran alegría leí hace unos días en este diario (página 20 de 14 de agosto) sobre el viaje de la familia Zapp por el mundo. Los conocimos hace muchos años a través de otro viajero, Alvaro Neil, el Biciclown, nuestro amigo asturiano que ha estado varias veces en Rosario y que dio la vuelta al mundo en su bicicleta, entre los años 2004 a 2017. Me conecté con ellos a través de su página y se transformaron en nuestros amigos virtuales. Hace ya muchos años (15), estuvieron en Rosario presentando su primer libro "Atrapa tu sueño", en la librería Homo Sapiens. Increíblemente, Candelaria con su bebé Pampa, que en ese entonces tenía seis meses, entró una mañana en mi negocio de peluquería a cortarse el cabello. Hablando con ella, nos contó de su viaje, y allí nos dimos cuenta quienes éramos, amigas virtuales que no podíamos creer lo que estábamos viviendo, porque su llegada fue totalmente casual. Nos abrazamos y lloramos de alegría. Por la tarde fui a Homo Sapiens y tuve a Pampa en mis brazos. Ahora, ya tiene 16 años y tres hermanos formando una familia que ha hecho realidad un sueño a todas luces único e incomparable. Una anécdota increíble entre los tantos recuerdos que fui atesorando a lo largo de mi vida.

Cristina Burgues

DNI 3.184.242


Se cae como un piano

Sostenía, muy suelto de cuerpo y lengua (como es su costumbre) el señor Aníbal Fernández, muchas cosas. Si se cortan las sogas que lo sostienen, seguramente caerá, porque como todo en la Tierra, está regido por las leyes de la gravedad. Todas las cosas que están regidas por una ley, sea la que fuere, van a suceder siempre. Y todas las causas que estén sujetas a la ley van a finalizar igual. Mas tarde o más temprano, siempre, la ley determinará una condena. Y esto es lo que parece que terminará ocurriendo, estimado Aníbal Fernández, no le quepa a usted la menor duda. El nivel de actividad que tiene hoy la Justicia al no estar condicionada por ninguna "Justicia legítima" es enormemente mayor al cansino andar que registraba en otros tiempos. A pesar de las nulidades en el "cuadernogate", que su escasa experiencia (de abogado recién recibido) le permiten observar, es probable que le hagan caer en otro de los muchos papelones que lo tuvieron como protagonista principal (recuerde cuando aseguró que Alemania tenía más pobres que la Argentina, arrancándole una sonrisa piadosa a Angela Merkel). ¿No sería preferible que protegiera su lengua para cuando sea llamado a declarar, que seguramente sucederá en algún momento? No olvide que esto recién empieza.

Roque Villazán


La herencia kirchnerista

El kirchnerismo quiere que ya no se hable de la herencia que dejaron, pero ¿cómo hacemos para quedarnos callados si la infección generalizada que dejaron nos sigue afectando desde todos los puntos de vista, y a la corrupción que ejerció la esparció como peste y la introdujo en todos los sectores de nuestra sociedad? Les dio derechos a todos los que los solicitaron –sin exigirles deberes– a fin de generar un mayor desorden y caos, de modo que hasta los más insensatos se sientan con poder para hacer lo que quieran, sin que haya alguna autoridad competente que les ponga freno. Y a espaldas de este paisaje, con el pueblo cultivando las más aberrantes malas costumbres, ellos, sus conductores, hicieron la suya, creyendo que habían descubierto un nuevo continente y alzaron la mayor riqueza que pudieron para llevársela, como les achacan a los españoles que hicieron cuando llegaron por primera vez a América. Pero, por lo menos, si los españoles nos robaron, nos dejaron cultura, enseñanzas promocionales dignas de la civilización y la humanidad. En cambio, los kirchneristas lo destruyeron todo. Devastaron una nación rica económica, social, moral y religiosamente. Instituyeron la mentira, el abuso y el robo. Ensuciaron como quisieron a los símbolos patrios, a los próceres, a las instituciones sociales y republicanas, y especialmente a la Iglesia Católica, que más allá de las malas acciones de unos cuantos, tiene en la historia y en el mundo desde hace 2.000 años, un bagaje que en la balanza de los hechos es altamente favorable para nuestros intereses. En síntesis, echaron todo lo bueno de nuestra historia a los cerdos. Y, hoy, los jóvenes están convencidos de que este engendro diabólico de corrupción es normal y provechoso para el desarrollo de un pueblo. Y a los que conocimos otra Argentina plena de valores actualmente desaparecidos, nos resulta corta la vida que nos queda para llorar todo lo que perdimos, mientras la acidez nos consume cuando pensamos en el futuro de nuestros hijos. Como un cerdo a punto de ser sacrificado, las malas acciones cometidas por el kirchnerismo gritan tan fuerte que es imposible callarlas, y su grito llega hasta el cielo.

Daniel Chavez

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario