Cartas de lectores

La violencia, épocas y variantes

Estado y religión. Hay razones históricas, jurídicas y sociales que explican el actual sistema.

Miércoles 28 de Marzo de 2018

Estado deplorable de un hospital
Le sugiero, respetuosamente, al señor ministro de Salud de la provincia que contrate médicos sin fronteras para que hagan juego con el estado deplorable de la Unidad Materno Infantil del Hospital de Granadero Baigorria, respecto del cual diera muestras la televisión local.
Roberto Meneghini
dr.meneghini@hotmail.com
DNI: 6.069.678


El mundo desea vivir en paz

Isaac Bashevis Singer fue un prolífico escritor judío nacido en Polonia en 1902 y fallecido en 1991 en Estados Unidos. Obtuvo el premio Nobel de Literatura en 1978. Su libro "Shosha" relata la juventud de un prometedor escritor polaco en los albores de la Primera Guerra Mundial. De ese libro extraje el presente texto: Un personaje le comenta al novel escritor que "el hombre no quiere la paz" y el joven le pregunta "¿Por qué dice el hombre"? Yo quiero la paz, mi novia Shosha quiere la paz y muchos millones de personas más quieren la paz. Sigo insistiendo en que la mayoría de los habitantes del mundo no quieren guerras, ni siquiera revoluciones. Preferirían vivir sus vidas con más o con menos mientras tengan un pedazo de pan y una almohada en donde recostar la cabeza". Su interlocutor responde "lo malo es que esas personas tranquilas, pacientes, son pasivas mientras que los que alcanzan el poder deben ser aguerridos. Si una mayoría decente decidiese de una buena vez hacerse con el poder quizás habría paz". Entonces el protagonista culmina diciendo "ni querrán ni decidirán hacerse jamás con el poder. El poder y la pasividad no combinan". A pesar de su simpleza, estas últimas palabras son muy profundas: ¿resultará real que "el hombre no quiere la paz"?, ¿sólo prefiere vivir cómodamente en su territorio, desinteresándose por las sangrientas luchas en otros lugares?, ¿es verdadero que un gobierno no puede ser exitoso si se muestra pasivo frente al resto del mundo? Hay que pensar mucho antes de responder las preguntas que merecen estos interrogantes.
Rubén Mario Baremberg
DNI 6.012.531


La mentira de la posverdad

Bertolt Brecht sostenía que "la verdad es concreta". Hoy que la llamada posverdad y los hechos alternativos están de actualidad, y las "noticias falsas" tienen vida propia, definitivamente el recordatorio de Brecht resulta una afirmación utópica. Este neologismo encubridor, denominado "posverdad o mentira emotiva" describe la distorsión deliberada de una realidad, con el fin de crear y modelar la opinión pública e influir en las actitudes sociales, buscando que los hechos objetivos tengan menos influencia que las apelaciones a las emociones y a las creencias personales. Acentuando la distancia cada vez mayor entre los discursos de los políticos, y los hechos reales que producen, ya que estos últimos influyen menos en la opinión pública que los llamados a la emoción y la creencia personal. La posverdad es sencilla y llanamente mentira (falsedad) o estafa encubierta con el término políticamente correcto de «posverdad», que oculta la tradicional propaganda política y el eufemismo de las relaciones públicas y la comunicación estratégica como instrumentos de manipulación y propaganda. En cultura política, se denomina política de la posverdad o política posfactual​ a aquella en la que el debate se enmarca en apelaciones a emociones, desconectándose de los detalles de la política pública y por la reiterada afirmación de puntos de discusión en los cuales las réplicas fácticas, los hechos, son ignorados. La posverdad difiere de la tradicional falsificación de la verdad, buscando confundir a la sociedad, dándole una importancia "secundaria", logrando que "algo que aparenta ser verdad sea más importante que la propia verdad". Mientras el lobo pregunta: ¿Pueblo estás?, (y el pueblo contesta) "me estoy poniendo el cerebro".
norbertoivaldi@gmail.com


Los campeones del volante

El programa automovilístico Campeoners del Volante, creado por Alberto Manera y Gustavo Gorosito, cumple 50 años el 1º de abril y quiero sumarme a la felicitación por ese hecho. Este aniversario los encuentra en plena expansión en el aprovechamiento de las posibilidades que se han abierto al periodismo con las nuevas tecnologías y el crecimiento de sus operaciones digitales, de internet y de los servicios que se prestan por telefonía celular en relación con la instantaneidad de las informaciones y comentarios que producen con veracidad y precisión. En tan importante período de vida, medio siglo de transmisión ininterrumpida por Radio Dos, el programa se ganó la confiabilidad del oyente que valora el trabajo de los que hacen el tradicional ciclo en donde late el rugir de los motores y la voluntad de llegar a todos los ámbitos y categorías del automovilismo deportivo.
Raúl Pedemonte


Motos y automóviles retenidos en todos lados

En la Argentina sucede cosas que en los países desarrollados serían risibles. Por ejemplo, lo que vivimos en un barrio de Tucumán, ciudad célebre por haberse declarado allí, en 1816, la Independencia, y por su belleza natural, que la hace llamar "Jardín de la República". Relato para que se conozca uno de los tantos hechos que a diario nos acometen a los sufridos tucumanos pero que ocurren en todo el país: cada vez que paso caminando por frente de la comisaría 3ª divago y sueño con que algún pensador de cualquier parte del mundo diseñe motos de encastre, pero no para niños sino para adultos, motos comunes, de esas en las que los ciudadanos se transportan a su trabajo, los delincuentes se las roban, y la policía las recupera y las acumula en las veredas, pareciera ser hasta la vida eterna, de tal modo que los vecinos que por allí circulamos, debemos hacerlo como las hormigas. Uno con su niño en brazos, otro con el o los suyo/s de la mano, unos con bolsas. Y todo, porque esta pesadilla es resultado de la falta de políticas de prevención, la cual, respecto de la recuperación de los rodados, recién últimamente los policías la están aplicando, y me alegro por ello y los felicito. Pero, en esa prevención, sigue sucediendo como con las sillas viejas que siempre tienen floja una pata. Porque no se previno dónde meter las motos recuperadas. Los hechos de las motos y autos chocados (mal estacionados), más el del ir y venir constante de ratas por la noche que ese abandono genera, me llevan a pensar que las autoridades le darán un final feliz a todo este desatino, recién cuando los roedores secuestren, maten y coman a algún vecino.
Daniel E. Chávez
DNI 12.161.930
Quien nos cuida y protege en el barrio

Al señor Maximiliano Pullaro y al jefe Marcelo Villanúa un pedido urgente: barrio Sarmiento, calles Uspallata, Matorras, Damas Mendocinas y demás, están desprotegidas al acecho de delincuentes arrebatadores y de entraderas a toda hora, día y noche. La policía de la seccional 10ª brilla por su ausencia de patrullar la zona. Sábado 24 de marzo, a las 21, le robaron una moto Honda Wave negra a mi hermana en Beltrán al 200 y se tardaron más de 30 minutos en asistir a su llamado. Si pagamos impuestos y servicios que son caros y cumplimos, ustedes también tienen el deber de cuidarnos y protegernos. Pedimos una solución urgente.
Adrián Luciano Castrege
DNI 23.462.927

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario