Cartas de lectores

La vida no existe, es sólo una ilusión pasajera

Lunes 26 de Febrero de 2018

Imposible conocer la vida, son todas pretensiones de saber conocer lo imposible, que se pueda traducir. Por empezar, todo lo que entra por la boca sale para el retrete, pero eso sí, todo lo que sale de la boca son las malas intenciones, envidias, injurias, amenazas, malos pensamientos, falsas conjeturas, etcétera. Lo que hacemos para vivir, tema que no conocemos en absoluto, es provisorio y pasajero, no dura nada. Todo lo que nos rodea es totalmente ficticio, nada es concreto o duradero, es así o no así. De acuerdo a los invertebrados caminos de la absurda vida, que no conocemos nada en absoluto. En principio, de dónde venimos ni a dónde vamos, qué somos y por qué vivimos. El tiempo es nuestro peor destructor de todos nuestros ideales, que vence en la lucha por la vida. Es así, trabajar, estudiar, empeñar en perfeccionarse cuando todo cambia, ayer, hoy y mañana. Solamente existe una realidad, el tiempo pasa y quedan de nosotros cenizas, pérdidas de horizontes, pérdidas de amor y/o pérdidas de conocimiento. Lo peor de todo, no saber nada de nada, ni quiénes somos ni qué queremos. A pesar de la brutal lucha por la vida, los esfuerzos para sobrevivir o destacarse, o ser útiles a la misma sociedad que convive con nosotros, no lo podemos lograr. Y si así se cumple, en lo mejor de los casos son triunfos pasajeros que pasan con la velocidad de la luz a trescientos mil kilómetros por segundo y así algunos, que no quedaron por el camino que son los menos, son tema de olvido total, sean quienes sean. Hayan logrado lo que querían, ahora se llaman jubilados, ancianos y viejos, denostados en un geriátrico, que no es más que un depósito. Los menos son visibles, la mayoría son despojados por su queridos descendientes de todos sus bienes, son totalmente olvidados y, a veces, van a verlos con un paquete de galletitas, alguna colonia de bajo costo, y solamente están 20 minutos. "¿Cómo estás abuelo?, ¿bien?, cariños, un beso", y hasta dentro de uno o dos meses. De esa manera, así se terminan todas las ilusiones, luchas, esmeros y pretensiones de vivir. Solamente los Diez Mandamientos de la ley de Dios son universales, y los pocos que la han cumplido serán los mejores pretendientes al buen vivir en el mundo próximo y distinto que, innegablemente, y con toda seguridad nos tocara vivir.

Walter Oscar León

DNI: 5.981.998

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario