Cartas de lectores

La verg眉enza y la bandera

"No nos une el amor, sino el espanto", dice Borges en su poema "Buenos Aires", predicable hoy a Rosario, Cuna de la Bandera.

Martes 25 de Junio de 2019

"No nos une el amor, sino el espanto", dice Borges en su poema "Buenos Aires", predicable hoy a Rosario, Cuna de la Bandera. Pero no hay unidad en el espanto. Menos aún en la desvergüenza y el ridículo de los políticos y gobernantes de cualquier careta y jerarquía que supimos, antes y ahora, conseguir. Espanto de ver un supuesto homenaje a la bandera, en su día, de siete minutos en el único monumento nacional a una bandera del mundo. Convertido luego en un comedero social como festival indiferente. Y al mismo tiempo la reiteración de un discurso presidencial de campaña política, sin honrar como es debido a la bandera. En un acto bochornoso en frialdad e improvisación, para eludir el lugar apropiado, el histórico de la creación. Todos, del primero al último de los responsables y participantes, carecen de vergüenza y dignidad sean del signo que sean. Porque nunca se han postrado ante la bandera para jurarla con amor desde el corazón. Son extraños a la patria los adversarios de una grieta que no existe entre ellos, salvo por quedarse con el poder. Sí en cambio el desencuentro es real entre ese precioso y modesto niño que en el acto del club rosarino dijo (entrometido a las cámaras de TV) que esa era "la más hermosa bandera del mundo", y los imbéciles que en la calle gritaban su inacabable odio y despecho mutuo de pros y contras; incapaces de ver la realidad que les salta a los ojos: nuestra decadencia interminable. Belgrano fue para la Patria ejemplo inmarcesible de amor, abnegación, modestia, entrega y pasión hasta su muerte en esta tierra; hoy desdichada por cosas como esta. En esta ciudad de Mariano Grandoli, sabemos que la bandera es lo último que se pierde. Y, en su caso, con ella la vergüenza de lo indigno. La bandera no se deja manchar, como permiten e impulsan algunos gobernantes santafesinos, por colores ideológicos en muchas escuelas. Hay que "Ritornare al segno" —expresión antigua— volver a la bandera. Volver debajo del cielo común cuando la patria en la guerra peligraba. Reunirse en la identidad genuina de lo que se es, no en la mentira que se compra por engaño ideológico o de lo que se imposta por conveniencia o picardía. Es gravísimo lo sucedido en Rosario el 20 de junio de 2019. Fue un día de agravios al suelo dichoso del nacimiento del símbolo patrio, inspirado en los colores del manto sagrado de la Santísima Virgen. El día decayó en un crepúsculo mortecino y fatal. Nada cambiará si ese dichoso niño entrometido de la TV, como es previsible, cae en el engaño del "desengaño" común y vulgar de los argentinos.

José Humberto Donati

DNI 6.136.319

Alberto al gobierno, la Cámpora al poder

Recordando aquel eslogan "Cámpora al gobierno, Perón al poder" que pregonaba la militancia peronista previo a las elecciones de 1973, y observando el armado de las listas presentadas recientemente por la misma corriente política, nos invitan a pensar —en el caso de triunfar— en una realidad de "Alberto Fernández al gobierno y la Cámpora al poder ".

Alejo Uribe

¿El fin de los partidos políticos?

Basándose en las últimas jugadas políticas, varios distinguidos columnistas han vaticinado (y celebrado) el fin de los partidos políticos en Argentina. Sólo el tiempo dirá si las nuevas alianzas que intentan reemplazar a los partidos tradicionales perduran, o si por el contrario tienen el mismo desenlace que el fin de la historia anunciado por Francis Fukuyama en su libro "El fin de la historia y el último hombre", en el cual afirmaba que habiéndose llegado a la perfección hegeliana de la democracia en el mundo esa sería en el futuro la única forma de gobierno deseable y sostenible. Pero a corto plazo la pregunta más urgente que surge para la ciudadanía es: si desaparecen los partidos actuales, ¿cómo sabremos qué plataforma tiene tal o cuál candidato? Hasta ahora nadie dice qué es lo que intenta hacer si gana: sólo hay anuncios y bravuconadas, pero las propuestas concretas brillan por su ausencia.

Leonardo Peusner

DNI 571.871

Una maravilla, "están creciendo"

Como ya nos tienen acostumbrados, todos los años para el 20 de junio los niños del Jardín de Infantes "Estoy Creciendo", de la calle San Lorenzo al 1700, colgaron banderas argentinas hechas por ellos mismos en los árboles de varias cuadras de esa calle. Se trata de niños de sólo 2 y 3 años que así le rinden homenaje a la bandera. Felicitaciones a los docentes, niños y a sus familiares.

DNI 6.005.840

驴Te gust贸 la nota?

Dejanos tu comentario