Cartas de Lectores

La triste desventura de perder a un familiar en pandemia

Domingo 20 de Diciembre de 2020

Más allá del contexto y la falta de despedida “normal”, tuve que decirle adiós a mi abuelo. Tal vez para la mayoría sea un muerto más; un número más del Covid, pero para los que nos tocó de cerca no es un muerto más, un número más, es un ser querido que nos dejó.

Todos sabemos que es súper engorroso perder a alguien más en un contexto así. El drama empezó cuando por error de los empleados del cementerio de Granadero Baigorria cuando mi pago anual estaba en el nicho de otra familia. No querían abrir nuestro nicho, nos ofrecían ponerlo en otro lado y después pasarlo. No accedimos y así fue como la señora encargada no dio el brazo a torcer obligándonos a ir a la comisaría a realizar la denuncia.

Luego de presentada la denuncia policial, la mujer “por suerte” terminó admitiendo su error, y gracias a Dios se acercaron a mi tío y a mi mamá para poder “limpiar” un poco el nicho.

Y fue ahí cuando quedamos en shock porque abrieron nichos que no eran nuestros, estaban a punto de cerrar y la señora no nos entregaba el certificado para la cochería. Parece increíble, pero es real, hasta para eso se hizo rogar.

Llegó la tarde, o sea la hora del turno del entierro y el sepulturero, en su afán de querer irse a su casa, nos empezó a apurar siendo que llegamos 20 minutos antes y faltaban familiares. El señor empezó a contar los minutos en el medio del llanto y la despedida en la puerta de un cementerio.

Y el señor, que tiene la bendición de tener trabajo estable, sabiendo que era la última despedida que le podíamos dar a mi abuelo, nos empezó a apurar y a decirnos que lo enterráramos ya, no habiéndose ni cumplido los minutos de nuestro turno.

Después del entierro, pasamos a ver los otros nichos que abrieron por error, dejando claramente a la vista que seguían abiertos.

La verdad que como ciudadana me da vergüenza ajena la falta de tacto que manejan en el cementerio. Me duele creer qué hay gente así, siendo un momento tan doloroso, que en vez de colaborar y hacerlo más ameno, ponen “palos en la rueda” como si uno no sintiera el dolor de perder a alguien querido.

Espero que al señor intendente Adrián Maglia le lleguen mis palabras, sobretodo quisiera y pido que pueda rever como tratan sus empleados a nosotros los vecinos de Granadero Baigorria.

Florencia Lalli

DNI 3.710.0133

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS