Carta de lectores

La salud pospandemia

Martes 08 de Septiembre de 2020

Las vicisitudes acaecidas en nuestro sistema de salud durante la pandemia sacan a relucir lo endeble del mismo. Esto nos debe elucidar que se debe realizar un cambio de raíz en el mismo. La solución es la nacionalización del sistema sanitario. La salud es un derecho que tenemos todos los seres humanos, no es una mercancía, y el Estado no puede delegar a los grupos privados de salud hegemónicos, sindicatos, obras sociales, estados municipales y provinciales la gestión en este bien esencial que tenemos. Por eso la salud debe ser pública. Esta fragmentación que observamos es incompatible para que el abordaje de una pandemia resulte exitoso. Para realizar este cambio se necesita principalmente la formación de recursos humanos mediante la unificación del plan curricular de las facultades de Medicina y Enfermería, y residencias pagas en todos los hospitales para todas las especialidades. Posteriormente, construir la infraestructura mediante créditos internacionales, inversión del Estado, impuesto a la salud. Esta debería constar de centros de salud para atención primaria, hospitales de tercer nivel y un sistema de emergencias nacionales. El impuesto a la salud debe ser móvil o sea de acuerdo a los ingresos de cada persona o familia. El sistema privado se incorporaría bajo la tutela y las leyes que exige el Estado. De esta manera tendríamos un sistema de salud de excelencia unificado en donde se podría atender desde el más rico al más pobre de los ciudadanos con los mismos beneficios. Lo cual también fomentaría la unión de clases. Si en el futuro inmediato no realizamos estos cambios el sistema tarde o temprano va a colapsar.

Gustavo Izaguirre

Médico especialista en clínica médica y terapia intensiva

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario