Cartas de lectores

La paz es hija del coraje

El miedo a ser separada de su único hijo hizo que Olivia Medina, de 81 años, tuviera el coraje de participar en una protesta por las amenazas de Trump contra los "ilegales".

Jueves 14 de Junio de 2018

El miedo a ser separada de su único hijo hizo que Olivia Medina, de 81 años, tuviera el coraje de participar en una protesta por las amenazas de Trump contra los "ilegales". "Vivo preocupada de que mi hijo no regrese. Es indocumentado", contó. Es inmoral provocar que una madre viva con esta angustia. Pero no es solo Trump, los políticos utilizan el miedo para "gobernar", aún más los tiranos. Viniendo de Polonia, entonces un país comunista que se regía por el terror que las "autoridades" imponían sobre la población, Juan Pablo II sabía que había que vencer al temor y sus primeras palabras como pontífice fueron "No tengáis miedo". Con esta premisa ayudó a voltear la Cortina de Hierro, en paz, sin guerras. La violencia se produce cuando no tenemos el coraje de superar el temor súbito y reaccionamos de manera primaria. Y, como el Estado es el monopolio de la violencia, los estatistas necesitan que esta violencia sea aceptada, y eligen el camino adecuado: atemorizar a la masa. Dice el sicólogo Manuel Yebra Fernández que el miedo atenazó a individuos y sociedades y desencadenó guerras y matanzas. No son las leyes las que hacen un país mejor, sino los individuos actuando en libertad y sin temor: eduquemos a nuestros hijos sin miedo. "El efecto Lucifer: el por qué de la maldad" es el libro donde Philip Zimbardo describe su experimento de la prisión de Stanford. Para investigar al ser humano en ausencia de libertad, simuló una prisión y reclutó a estudiantes dispuestos a desarrollar los roles de presos y carceleros. Al principio lo tomaron como un juego, al segundo día ocurrieron humillaciones reales y violentas y al sexto día el experimento se canceló debido a la violencia generada. Mostrando que la maldad no es un factor disposicional, no existen personas malas y otras buenas con independencia del rol o las circunstancias. Así, cuando la situación nos empuje a realizar un acto violento o malvado, si no somos conscientes no podremos evitarlo. Es un mensaje optimista: cualquier persona puede hacer un acto malvado, pero también cualquiera puede hacer un acto heroico. Por eso dice Gonzalo Peltzer que las cárceles no sirven, allí están los "perejiles", los verdaderos delincuentes están sueltos y algunos tienen cargos públicos. "Nunca me expliqué" dice Peltzer "por qué el ser humano es capaz de quitar la libertad a sus semejantes". Envalentonado e idealista, concluye que algún día las cárceles serán lo que ahora las mazmorras de tortura medievales cuando la humanidad descubra que hay que querer y perdonar a los reos y tratar de averiguar qué pasa para remediarlo. Digamos que las "medidas de preventivas de seguridad" que imponen los gobiernos, son ineficaces. Solo por nombrar dos casos: un amigo llegó hasta el interior de un avión en Fort Worth entrando por la salida sin que nadie lo percibiera. Otro subió a un vuelo con una navaja. Si esto hacen pasajeros comunes, qué no podrían hacer delincuentes entrenados.

Alejandro A. Tagliavini


Otra leyenda negra sobre el Che

Que en el seno de conflictos armados la traición se suele penar con la ejecución, no es ninguna novedad, y el mismo Guevara, lo relata. Hugo Pratt, hace decir a un personaje: "NO, es una hermosa palabra, pero hay que saber decirla a tiempo". Ahora bien, es de hacer notar que Ernesto 'Che Guevara de la Serna Lynch no llegó a participar activamente en las guerras civiles de Angola, mucho menos fue enviado con mando de tropa; todo lo más, trabó un incipiente contacto y envió algunos hombres a Cabinda para ayudar con el entrenamiento. Aunque bastante absurda, considerando la anécdota que refirió Régis Debray sobre el Che negándose a disparar sobre jóvenes conscriptos bolivianos dormidos en un vehículo, noto una insistencia en instalar la leyenda negra "Fría máquina de matar" sobre el Che. Pero así actúan los cretinos ideológicos y los desesperados político-económicos, haciendo anticomunismo de alcantarillas y cosas por el estilo. Al estilo cloacal de las propagandas de los servicios de inteligencia más sicariales.
Hernán Arcocha
DNI: 24.820496


La génesis de las protestas callejeras

Gobernar significa establecer reglas de juego en donde la libertad puede conjugarse con la eficiencia, la equidad y la igualdad de oportunidades, en contra de los privilegios y las desigualdades. Los principios democráticos fundados en el poder político, nos hace dudar hoy pueda atender a los intereses de la mayoría frente al poder de los inversores, de los bancos, de las finanzas, del dinero. Al permitir que se subvierta este principio, desmerecen una democracia donde la igualdad política claudica ante la desigualdad económica. La crisis, al margen de las consecuencias económicas, nos revela un problema innegable: para muchos ciudadanos la política hoy, por virtud de sus representantes, ha perdido credibilidad como mecanismo para resolver sus principales problemas. Evidencia palpable que alimenta su descreimiento y desorientación, considerando que el poder no está en manos de los políticos. El innegable fracaso de las élites gobernantes, resulta ser el principal motivo de indignación y gestor de la lógica reivindicación pacífica, mediante su papel activo en las calles y en los movimientos sociales, como primera premisa. "El famoso cambio", resulta evidente que no llegará desde arriba, y quienes hoy ostentan el poder, no renunciarán jamás a sus privilegios. La historia demuestra que cualquier proceso de cambio resulta de la toma de conciencia de los de abajo, basados en su enorme capacidad de visibilidad social y participación por recuperar sus derechos. "Proponiendo, pacíficamente", alterar la desigual producción de bienes y servicios que de otra manera no se consigue. En los torpes errores de conducción y no en hechos tendenciosamente llamados desestabilizadores, están las motivaciones para ese desafío callejero, ocasionalmente molesto, pero pacífico y crítico a los que mandan, recordando que: "Lo peor que puede darse en un democracia es una ciudadanía indiferente y apática".
Norberto Ivaldi


Agradecimiento al personal del Delta

El pasado viernes 11 de mayo mi madre sufrió un infarto agudo del miocardio inesperadamente para nosotros ya que no tenía antecedentes de enfermedades coronarias. Acudimos al Sanatorio Delta donde le corresponde su atención médica por Pami. Fue rápidamente atendida primero en la guardia y luego derivada a unidad coronaria donde nos informaron de lo delicado de su situación y que podría correr riesgo de vida, pero que haber acudido rápidamente al sanatorio permitía a los médicos actuar a tiempo. Así lo hicieron y al realizarle justo a tiempo la angioplastía y colocación de stent, lograron salvarle la vida. Fue dada de alta en el transcurso de la semana siguiente y actualmente habiendo transcurrido ya un mes de la intervención, se encuentra todavía convaleciente pero evolucionando favorablemente. Agradezco públicamente a todo el equipo médico, enfermeras, mucamas y demás trabajadores de la salud cuyo trabajo fue impecable y dejo la lección a los lectores; ante un dolor intenso y oclusivo en el pecho no lo duden: acudan a la guardia de su hospital y no esperen ambulancia, hay que dirigirse con rapidez porque cuanto antes se llegue con los cardiólogos, mayor será la probabilidad de sobrevivir.
Mathias Orué
DNI: 33.573.256


La fe, Jesús y el padre Ignacio, me salvaron

Mi nombre es Mariana y quiero dar mi humilde testimonio. ¡Hace un año volví a la vida! Sucedió el 9 de junio de 2017. Luego de una inesperada descompensación que me llevó a la inconsciencia total (contada por mi esposo), me llevaron al sanatorio donde permanecí muchos días sin signos vitales. Ante el desalentador diagnóstico médico y la desesperación de mi familia, sucedió lo inesperado; sentí la presencia de Jesús que me decía: "Ten confianza hija mía, tu fe te ha salvado". Al recobrar el conocimiento y sin saber qué me había pasado, sentí que fue la fe en la misericordia divina y el rezo constante a María Santísima a través del Santo Rosario, los que habían conmovido el corazón de Dios y derramado su gracia sobre mi, para renovarme, liberarme y brindarme el coraje para nacer de nuevo. Y me invadió una alegría interior y una fuerza sobrenatural que acompaña mis días desde aquel entonces, apoyada por la asistencia espiritual del padre Ignacio a través de sus bendiciones. Estoy profundamente agradecida al cielo por esta nueva oportunidad de vivir y por el privilegio de poder contarlo para alimentar la esperanza de otras personas.
DNI: 94.361.590


Gestanticidio; el cruel y mal llamado aborto

Señor presidente Mauricio Macri: Creo con todo respeto que estamos por estas horas, pueblo y Estado, ante dos opciones cruciales; elegimos por amor a la vida, ayudar a la mamá y al niño por nacer desde su concepción a llevar adelante su embarazo en caso de dificultades o vulnerabilidad, creando ámbitos de contención materno-infantiles. O nos encaminamos al tétrico camino sin retorno de instalar en todo el país ejecutorios de pena de muerte estatales para niños en gestación. Es decir, invertimos en cultura para la vida o malgastamos imperdonablemente en cultura para la muerte.
Oscar R. Galván
DNI: 6.035.107

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});