Cartas de lectores

La otra cara de Jesús María (II)

Luego de leer la carta de la señora Felisa Aurascoff, de la Asociación Animalista Mahatma Ghandi, del martes 9 de enero, me veo en la obligación de responder a una inmensidad de errores contenidos en su carta descalificatoria del festival de Jesús María.

Lunes 22 de Enero de 2018

Luego de leer la carta de la señora Felisa Aurascoff, de la Asociación Animalista Mahatma Ghandi, del martes 9 de enero, me veo en la obligación de responder a una inmensidad de errores contenidos en su carta descalificatoria del festival de Jesús María. Arranca comparando la doma con la tauromaquia, "resabios anquilosados del circo romano", dice, cuando en realidad no son ni parecidos. También cometió el mismo error de Enrique Jarvas Ferreyra, quien lo bautizo en el año 1965 como "Festival de Doma y Folclore", siendo que la doma es la práctica del "amanse" de los caballos para adecuarlos al trabajo de campo, los deportes y las destrezas criollas; mientras que el espectáculo al que despectivamente se refiere, desde hace muchísimos años, es llamado "jineteada". Para entrar de lleno en el tema que me inspira y me autoriza por haber concurrido por más de diez años como delegado de la provincia de Santa Fe, obtenido numerosos premios que incluyeron varios campeonatos argentinos, voy a enumerar alguna frases equivocadas de la señora Auscaroff: "la fusta se descarga certera sobre los ojos del potro", mientras que el reglamento de jineteadas indica que el rebenque — amas vi una fusta en una jineteada— sólo es usado como un elemento para conservar el equilibrio, ya que su sotera blanda y asido por la manijera no produce ningún tipo de castigo, especificando que seria motivo de descalificación si es aplicado en la cabeza del animal; y ni hablar de los ojos, como ella se anima a afirmar. Agrega en otro párrafo: "las espuelas afiladas duelen", entre tantas malintencionadas falacias. Las espuelas deben ser de rodajas móviles y ocho puntas romas para no producir heridas en el reservado, y en este caso desafío a la autora de la carta a que me muestre una sola foto —existen miles en la web— de un caballo herido o sangrando en sus paletas o la tabla del cogote, resultante del espoleo en una jineteada. Si así fuera, me comprometo a dedicarle una disculpa pública y por este medio. También menciona que "la tradición no es cultura, sino tortura" o una forma perversa de machismo. Sobre lo primero, creo haberme expedido con amplitud, pero ¿machismo?, cuando sólo en la Federación Argentina de Polo Femenino hay mas de 400 mujeres federadas y a un promedio de 60/70 fustazos por chuker, se llegaría a 500 a lo largo de un partido o práctica, y esas fustas, de barbas de ballena o nylon, chirlean en serio, no como un rebenque. O la invito a documentarse sobre las tareas de las jocketas en las carreras de caballos, principalmente sobre Marina Lezcano y su tarea sobre Telescópico y de que manera lo animaba para llegar victorioso hasta el disco en 1978. Para finalizar, quiero decir que cuando un caballo es seleccionado para el espectáculo de la jineteada, el tropillero no hace otra cosa que alargarle la vida, ya que lo habitual, cuando un caballo es demasiado mañero o no se prestan para el trabajo de campo o los deportan a su destino fatal, el frigorífico.

Alejo Uribe


El "zafaronismo" en su más letal expresión

En el artículo publicado con respecto a los juicios llevados por la Justicia provincial contra los fugados, hermanos Lanatta, y Schillaci, destaco un párrafo que demuestra cuán profunda y letal ha sido la influencia de este personaje en la Justicia argentina. El articulo publica un párrafo: "El fiscal consideró que las situaciones que se investigan en el plano de la fuga de Schillaci y los Lanatta, pueden generar controversia, porque la defensa puede plantear distintas hipótesis, como por ejemplo, que el estado de necesidad con el cual estaban generando la huida, los llevó a cometer este tipo de actos". (Y yo resalto, ¿no son delitos? ¿Son actos?). Personalmente escuché a este "jurista" Zafaroni, justificar al delito como si sólo fuera un acto al cual uno llega debido solamente a unas circunstancias, las cuales (siempre) son culpa de la sociedad.
Julio Sánchez
DNI 6.043.532


Todos unidos triunfaremos

En política, sobre todo en este país, siempre hay un margen para lo imprevisible que destrona las perspectivas y pronósticos más seguros. Puedo recordar la interna ganada por Menem a Cafiero, que contaba con todo el aparato partidario; o el reciente triunfo en las últimas presidenciales de Macri sobre Scioli, casi sin estructura territorial. Por eso considero que aún es posible torcer el rumbo del previsible triunfo de Cambiemos en la ciudad y en la provincia. No me parece una cuestión menor y así lo reflejan los medios, que la posibilidad de un frente que sume al peronismo con el socialismo desvela a analistas y conmociona a todo el arco político. De allí que se destacan las declaraciones de distintos referentes a favor o en contra ante dicho acuerdo. Llama la atención el apresuramiento de algún concejal socialista en denostar dicha posibilidad argumentando improperios pasados cuando el socio mayor del Frente Progresista ha decidido traicionar la causa prefiriendo ser furgón de cola de un proyecto neoliberal. Lo mismo podríamos decir del secretario general del PJ provincial cuando le achaca al gobernador actual la firma del pacto fiscal, cuando todos los gobernadores peronistas, a excepción de Rodríguez Saa, lo votaron y de yapa hicieron que sus legisladores votaran la reforma previsional. Quiero decir que la mezquindad y la permanente mirada hacia el ombligo de la micropolítica obtura lo que realmente se está discutiendo en este momento en el país, que son dos proyectos claramente diferenciados por el rol del Estado. Hay una visión de la alianza Cambiemos que piensa el país en términos de mercado donde el Estado es el soporte necesario de los grandes grupos económicos, y otra perspectiva desde el peronismo y socialismo que considera al Estado como el gran regulador de las diferencias sociales defendiendo a los sectores de menores recursos. En política, la suma algebraica de uno más uno no siempre es dos, pero sí me parece que si hay alguna posibilidad, diría la única, de evitar que el proyecto neoliberal desembarque en la Provincia y en la ciudad es la de un frente del socialismo con el peronismo.
Mario Fernando Romeu
DNI 14.287.243


A los jueces del Consejo de la Magistratura

Señores jueces del Consejo de la Magistratura, son ustedes quienes tienen a su cargo la administración del Poder Judicial, el control de la actividad de los magistrados, la confección de las ternas de los candidatos a jueces que luego serán elegidos por el presidente (en acuerdo con el Senado) y la imposición de sanciones a los mismos convirtiéndose en el órgano acusador cuando se llegue al juicio político. Son ustedes los que tienen que garantizar a nosotros, los ciudadanos, que el término "justicia" se aplicará con todo el peso de la ley, llámese como se llame el que haya cometido una falta grave para la sociedad. ¿Cómo es posible que con fallos controvertidos, que liberaron presos que después reincidieron violando y matando (como sucedió con Micaela García), tal el caso del juez Carlos Rossi, todavía no haya llegado al juicio político? ¿Cómo se explica que un juez como Luis Rodríguez, que subrogaba al juez de la causa (que estaba de vacaciones y que había rechazado en cuatro oportunidades el pedido realizado por la defensa), le otorgue en 24 horas al preso "Caballo" Suárez una prisión domiciliaria, haciendo una valoración personal, respecto al deterioro de su estado de salud y dejando en evidencia que se reunió con el detenido el día anterior a tomar esa decisión (evidenciando un "ojo clínico" que envidiaría más de un médico). ¿Van a seguir permitiendo que situaciones como estas mencionadas continúen erosionando la credibilidad de un Poder Judicial desprestigiado como nunca antes? Por el bien de la República, es perentorio que ustedes realicen los cambios que haya que hacer. Pero háganlo ya, no dilaten más la solución, incluso si es necesario cortando sus vacaciones de feria, el país no soporta más estas injusticias.
Juan José de Guzmán


Entre la corrupción y el mamarracho económico

Ante la dura realidad que vivimos por un gobierno anterior corrupto, en la mayoría de sus miembros, y el actual, un mamarracho económico, los ciudadanos vemos azorados una realidad que nos perjudica. No menos cierto es que los monopolios de unos pocos siguen manejando el destino de muchos, y la mezquindad de los sectores del empresariado y del sistema financiero, parece que no entendieron, no entienden y no entenderán jamás cuáles son los parámetros económicos. No tienen idea adónde podemos llegar si no readecuan su mentalidad retrograda de más de 50 años. ¿Seguiremos con uno de cada tres argentinos bajo el nivel de la pobreza?
Federico Wacker


Hasta siempre, Panadero Díaz

En las últimas horas dejó de existir Rubén el "Panadero" Díaz, baluarte del equipo de José. Este duro y recio marcador de punta izquierdo fue un delantero más en ese extraordinario equipo. Además, tenía un golpe de cabeza mortífero. Junto a Oscar Martín, Roberto Perfumo y Alfio Basile, conformaron la inexpugnable defensa del Racing campeón de todo en 1967. En 1973 fue vendido a Atlético de Madrid donde también fue campeón del mundo (1974). Luego de abandonar el fútbol decidió acompañar a Basile y así pasar a ser uno de los ayudantes de campo más famosos del fútbol argentino. Al lado del "Coco" fue campeón con la celeste y blanca en 1991 y 1993 y sufrió la agria experiencia en el Mundial de 1994. Lamentablemente, varios integrantes de ese equipo se fueron jóvenes: Norberto Raffo, Agustín Mario Cejas, Miguel Ángel Mori, Roberto Perfumo, Jaime Donald Martinoli y ahora el Panadero. Parece ser que Dios los quiere tener a su lado para que le enseñen cómo jugar un fútbol ofensivo. Hasta siempre, Panadero. Muchas gracias por tanta entrega, tanto coraje, tanto amor por la blanquiceleste. Los hinchas de Racing jamás te olvidaremos.
Hernán Kruse

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario