Cartas de lectores

La odisea de cada día para llegar al trabajo

Domingo 03 de Junio de 2018

¿Cada mediodía me enfrento con la difícil tarea de lograr abordar el colectivo de la línea 122 verde, que además de su pésima frecuencia, es moneda corriente que no frene en las paradas establecidas sino antes o después, dejándonos a muchos pasajeros varados y encomendándonos a algún santo para que el siguiente coche ¡sí nos pare! Dado esto, surgen graves inconvenientes que no justifico pero comprendo desde el enojo y la necesidad de cumplir con el horario laboral. Los pasajeros los corren hasta subirse por cualquiera de sus puertas, generando peor malestar y hacinamiento. Llamé al teléfono provisto para reclamos, pero todo continúa igual. Cada día una nueva odisea y el boleto cada vez más caro.

Natalia Giacone

DNI 31.393.275

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario