Cartas de lectores

La negra Rosita

Rosita era costurera, su padre fue carpintero y su abuelo, un africano que había sido esclavo en un algodonal de Alabama.

Jueves 04 de Julio de 2019

Rosita era costurera, su padre fue carpintero y su abuelo, un africano que había sido esclavo en un algodonal de Alabama. Rosita, de apellido Parks, era brava pero valiente y convencida de sus ideas; un día, a fines de 1955, el chofer de un colectivo en el que regresaba de su trabajo le ordenó que le diera el asiento a un hombre blanco y a Rosita se le salió la cadena. Estaba harta de la discriminación, los negros no podían compartir lugares públicos con la población blanca y los baños tenían carteles que indicaban "Solo blancos, negros no". La caldera social estaba en el límite y a Rosita la metieron en la cárcel por alteración del orden público acusándola de desobediencia. Fue entonces cuando apareció Martin Luther King para movilizar una protesta y un boicot contra la empresa de colectivos en la que viajaba Rosita cuando sucedió tal incidente. En 1956 el juicio a Rosita llegó a la Corte Suprema estadounidense que terminó finalmente declarando inconstitucional la segregación en el transporte. Años después fue reconocida su lucha contra el racismo y Barack Hussein Obama, en el capitolio, refiriéndose a esta mujer admirable dijo: "Gracias a ella yo estoy aquí". Vaya con este recuerdo mi humilde homenaje a Martin Luther King y a Rosa Parks a quien he llamado cariñosamente Rosita por ser un nombre muy común en nuestra querida Argentina donde aun hoy se observan algunos vestigios de marginación y sentimientos que son despreciables.

Omar Pérez Cantón

Patentabilidad cero

El presidente dio finalmente en el blanco: la industria argentina debe ser competitiva. Para ello no sólo es necesario proveer condiciones económicas que no están dadas a nivel impositivo, energético y crediticio, sino además introducir invenciones patentables a nivel internacional. Sin esas patentes que desafortunadamente Argentina no genera, nuestra única fuente de competitividad se limitará, como en el pasado, a la exportación de animales vivos o muertos. Tiene que haber algo más "creativo" que eso.

Leonardo Peusner

Fronteras suturadas

Palabras de Evo Morales respecto del acuerdo con la Unión Europea: "Saludamos el acuerdo comercial alcanzado por la UE y Mercosur, organismo que tiene a Bolivia como miembro en proceso de adhesión. Es importante trabajar juntos en complementariedad y solidaridad en beneficio de nuestros pueblos", escribió el mandatario boliviano en su cuenta de Twitter. Visión apocalíptica de los candidatos "K" a presidente y gobernador: Alberto Fernánde fue uno de los más duros. Aseguró: "No queda claro cuáles serían los beneficios concretos para nuestro país. Un acuerdo así no genera nada para festejar sino muchos motivos para preocuparnos". Axel Kicillof fue categórico al tildar el acuerdo como una "tragedia". Sorprendido con la particular mirada de un Aymará y también con estos dos últimos, que son los que pretenden gobernar el país a fronteras suturadas, como diría su jefa, sin comercio exterior. No quedan dudas de lo que nos espera si ganan.

Roberto Rubén Sánchez

Adivinanza, ¿quién es peor?

Estamos próximos a las elecciones y las propuestas sobre "qué hacer" para cambiar este círculo vicioso por uno virtuoso no acompañan las apariciones públicas de ningún candidato. Se debate sobre quién es o ha sido más corrupto, no se piensa en echar a correr una propuesta sobre cómo crear empleo en blanco, o encarar la educación que forme y abra el horizonte de las generaciones actuales y venideras. Hasta no hace tanto, las discusiones pasaban por demostrar mejoras entre una gestión y otra. Se debatía de bienestar social, salud o ciencia y se solían resaltar algunos logros, pero hoy la apuesta se reduce a encontrar al más malo, no al mejor. Esta situación nos muestra confusión y deterioro moral. No se discute sobre qué hacer con los casi dos millones de "ni" que azotan las calles. Todo se reduce a chicanear al oponente, sin comprometerse a dar apoyo a temas importantes. Se discute quién robó más. Y así nos va.

DNI 8.634.022

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario