Carta de lectores

La meritocracia puesta en duda

Domingo 27 de Septiembre de 2020

Nos asombramos de las palabras vertidas por el presidente Alberto Fernández, días atrás, sobre la meritocracia. En realidad, su pensamiento coincide con lo personal, no fue elegido por sus méritos. Lo eligió Cristina Fernández, en un juego de la política que le convenía a la ex presidente. Camporistas-kirchneristas se tuvieron que tragar el sapo y votar la fórmula Alberto-Cristina, la orden venía de la jefa. El odio entre estas organizaciones y Alberto Fernández es visceral. Después de la renuncia como jefe de Gabinete, lanzó severas críticas sobre Cristina; la organización nunca se lo perdonó. Contextualizando, y volviendo al título de la carta; en el diccionario la palabra “meritocracia” alude a un criterio para elegir a quienes vayan a ocupar cargos jerárquicos; básicamente, por mérito personal (y no por acomodo, clase social, ideología política o intereses partidarios). La meritocracia se basa en el espíritu emprendedor, la idea de que todo hombre o mujer puede ser el hacedor de su propio cambio. Hoy los jóvenes quieren ser emprendedores, ser sus propios jefes, gestar sus propias oportunidades. Las clases profesionales, descendientes de comerciantes y trabajadores de oficio, finalmente lograron hacerse a ellos mismos. Pasaron a reivindicar el espíritu meritocrático; cada uno es recompensado por sus habilidades y talentos. La idea del progreso personal y familiar a fuerza de trabajo y talento toca un nervio sensible de la sociedad argentina y de ciertas tensiones entre clases sociales que se agudizan en tiempos de crisis. Las palabras de Alberto Fernández tienen olor a grieta. Las vincula con la derecha neoliberal, con el gobierno para los ricos del ex presidente Mauricio Macri. ¿Se puede hablar en Argentina de una “cultura del esfuerzo”? El debate debería estar centrado no a combatir la meritocracia, sino a proponer un diseño institucional y de incentivos que premien el mérito y el esfuerzo, independientemente del sector social donde cada persona haya nacido.

Manuel Basanta

DNI 93.971.708

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS