Cartas de lectores

La matriz de la corrupción

Lo importante no es el continente sino el contenido. Todavía seguimos polemizando si los cuadernos de "bitácora" del ex chofer de Baratta son verídicos o es un borrador de una novela de ficción.

Jueves 09 de Agosto de 2018

Lo importante no es el continente sino el contenido. Todavía seguimos polemizando si los cuadernos de "bitácora" del ex chofer de Baratta son verídicos o es un borrador de una novela de ficción. Aunque no se encuentren los originales de los cuadernos, con las fotocopias que están en poder del juez federal Claudio Bonadio, éste deberá determinar si tiene asidero el contenido de los cuadernos. El pago de coimas durante el gobierno kirchnerista fue la matriz de la corrupción. Un gobierno cleptócrata. La corrupción política con la aparición de la corporación empresaria. Dos caras de la moneda, el que da y el que recibe. Resulta ingenuo entender la cleptocracia como un delito puntual y no como un engranaje sistemático de corrupción. Una "ingeniería" que no sólo articula el robo al Estado, sino que también refleja a un Estado que roba. La cleptocracia permite la emergencia de una nueva casta, encargada de difuminar las fronteras entre el erario público y el enriquecimiento privado. Ya no estamos hablando sólo de la corrupción habitual; la del ministro que cobra una comisión por la compra de trenes o por otorgar a dedo el contrato para construir una carretera. No, en los gobiernos cleptocráticos se trata más bien de conductas criminales que no son individuales, oportunistas y esporádicas sino colectivas, sistemáticas, estratégicas y permanentes. Es un sistema en el cual todo el gobierno es cómplice y se organiza de manera deliberada para enriquecerse y usar las fortunas acumuladas para perpetuarse en el poder. Pero no se trata sólo de poner el foco en una política sucia y corrupta, sino también en los cientos de empresarios que formaron parte de este sistema de coimas y sobreprecios con el dinero de todos los argentinos. No estamos acostumbrados a ver a los poderosos esposados. Es la primera vez que un tribunal trata con igualdad a los funcionarios coimeros y a los empresarios que sobornaron. A pesar de los bombardeos mediáticos, la sociedad sigue adormecida. El efecto sobre la opinión pública será de corto plazo, y no creo que incida de manera determinante sobre las próximas elecciones presidenciales. Ojalá me equivoque.
Manuel Basanta


Problemas con Cablevisión

En octubre 2016 la empresa de televisión por cable Cablevisión-Fibertel realizó la conexión del televisor de mi domicilio. Y meses después, en abril de 2017, comencé a tener problemas con el decodificador. Desde ese entonces los reclamos fueron mensuales. Si bien técnicos de la empresa realizaron verificaciones, nunca llegaron a solucionar el problema definitivamente. La penúltima visita fue 3 de julio pasado, y el 28 de julio el decodificador quedó totalmente fuera de uso. ¿Falta de material adecuado? ¿Negligencia? Recién, después de reiterados llamados el 6 de agosto se apersonó un técnico en mi domicilio con predisposición y seguridad de realizar lo que en un año y medio no se hizo. Es decir, una persona consciente, responsable de la función que cumple, explicando cuál era el problema y haciendo lo necesario por resolverlo. Hago llegar por este medio mi agradecimiento a Damián Chividini y a la empresa por tener personal acorde a los requerimientos como este joven técnico. Tan sólo me queda una pregunta para Cablevisión: ¿los días que no he tenido conexión en este largo tiempo serán descontados en los próximos pagos?

DNI 2.438.628


Legisladores circunspectos

A los señores senadores les decimos que no se hagan los pragmáticos celosos circunspectos, respetuosos de los preceptos constitucionales. Les decimos que no hay principio más constitucional, más elemental, ni de sentido común qué quién roba algo debe, por lo menos, devolverlo. Les decimos además que si no impulsan la ley de "extinción de dominio" es muy probable que sea por que se sientan alcanzados por la misma, o por lo menos los haga sospechosos, o por que tengan temor a caer en el futuro bajo los efectos de la misma. Por si les queda duda a estos "excelentísimos legisladores" les pedimos que recuerden cuando por unanimidad votaron la ley de "intangibilidad de los depósitos" y una semana después se robaron todos los depósitos que habían garantizado; tengo aún la boleta de depósito en el Banco Nación y cada vez que se reclama dicen que "hay que hacer juicio". Por lo tanto, les decimos que se dejen de verborragias técnicas tilingas; y que con una mínima expresión de sensatez, promuevan de una vez por todas por lo menos la devolución de lo robado, que la gente está al límite de su tolerancia.

Carlos Biagioli


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario