Cartas de lectores

La invasión de conductores ratas

Domingo 12 de Mayo de 2019

Hay una infinidad de ratas en las ciudades. Andan por todos lados. Es una verdadera invasión. Se te aparecen desde cualquier sitio. Van y vienen, zigzagueantes. Ocupan casi todos los espacios. Se meten y salen de los recovecos. Son miles de ratas que circulan en todas las direcciones. No respetan nada. Se te adelantan a toda velocidad y nos esquivan con lo justo. No nos chocan por milagro. Se cruzan y se pasan por centímetros unas a otras. Ni los cracks del fútbol logran gambetear tan bien como lo hacen ellas. Ya no caben dudas, son ratas que aprendieron a manejar y conducen motos, autos y colectivos, y hasta poseen licencia para hacerlo, pero no dejan de ser ratas. Manejan temerariamente, bordean los límites, efectúan peligrosos virajes, frenan y aceleran caóticamente. Atraviesan las bocacalles en el último segundo de la luz amarilla o directamente con la roja. No se las puede disciplinar porque se rigen por instintos, y no se las puede detener porque huyen rápidamente sin dejar rastros. Eran humanos, pero han abandonado esa condición ya hace tiempo. Ahora son conductores-ratas, o, en todo caso, hombres-ratas. Debido al creciente número de estos hombres-ratas salvajes y agresivos que pululan en el tránsito urbano.Nosotros, los seres humanos normales, debemos continuar perseverando –con nuestros vehículos, o de a pie– y defendernos como podamos de esta invasión.

Jorge Ballario

DNI 10.858.926

Marcos Juárez (Cba.)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario