Cartas de lectores

La historia nos interpela

El 28 de junio de 1966 se produjo el golpe militar contra el gobierno de Arturo Illia, en medio de la indiferencia de la ciudadanía.

Miércoles 01 de Julio de 2020

El 28 de junio de 1966 se produjo el golpe militar contra el gobierno de Arturo Illia, en medio de la indiferencia de la ciudadanía. Cincuenta y cuatro años pasaron del derrocamiento de un gobierno que abrió la posibilidad de mejorar las cosas en el país. Su gestión de tres años logró superar la recesión heredada con una política de corto plazo que volvió a poner en marcha el crecimiento. Durante 1964 el PBI aumentó en un 10,3 por ciento y al año siguiente fue del 9,1 por ciento. En dos años la producción industrial subió el 35,3 por ciento. Aumentaron las exportaciones de 1.200 millones de dólares en 1962 a 1.500 millones en 1965. No se incrementó la deuda externa, la bajaron de 3.390 millones de dólares en 1963 a 2.650 millones en 1965, sin necesidad de tocar las reservas de Banco Central ni de pedir nada al FMI. Se atrevió a iniciar las exportaciones de trigo a China comunista cuando no había relaciones diplomáticas ni consulares con ese país, a pesar de la oposición de Washington. Algunos sectores empresarios criticaban duramente ciertas políticas del gobierno radical, como la ley que estableció el salario mínimo vital y móvil, la ley de medicamentos y la política petrolera. Promovió desde profesores de excelencia hasta la primera computadora de Sudamérica. Eudeba logró un extraordinario éxito con libros baratos. La falta de espacio no me permite seguir enumerando otros logros tanto económicos como sociales. También debo decir que su manejo de la política fue un error que le costó muy caro. La junta militar designó a Onganía como presidente de la Nación. Sindicalistas asistieron a la ceremonia de la jura de las nuevas autoridades. Había un pacto militar-sindical para sacarlo del poder: Vandor, Coria, Alonso. Muchas de las huelgas que se realizaban tenían un ingrediente importante: reclamar la vuelta de Perón, la llamada "Operación Retorno". La sociedad, que asistió indiferente al complot, pagaría esa inacción con sangre y persecuciones. Conocer la historia sirve para no cometer los errores del pasado.

Manuel Basanta

DNI 93.971.708

Somos seres emocionales

En este contexto de pandemia, aislamiento y distanciamiento social, las emociones cumplen un rol importante en la vida humana. El Covid-19 alteró los hábitos de millones de personas y "gatilló" emociones como el miedo a enfermarse y morirse, la tristeza por esto que nos atraviesa, la incertidumbre por no saber cuándo se podrán liberar actividades que meses atrás eran moneda corriente, entre otras que modifican el horizonte de posibilidades a raíz de ciertos acontecimientos. Lo cierto es que toda vez que experimentamos un suceso inesperado se activan las emociones, las cuales no deben ser calificadas como buenas o malas, sino como determinaciones básicas de lo que podamos o no lograr en cada acción que emprendamos. Ahora bien, si no liberamos las emociones pueden incidir en los estados de ánimo. Lo que comenzó como una emoción vinculada a un determinado hecho, puede convertirse en un estado de ánimo. Y no hay que olvidar que emociones y estados de ánimo contagian a quienes nos rodean. Las emociones siempre están incorporadas en el desarrollo y accionar de nuestra existencia.

Marcelo Malvestitti

Embestida contra el casquete polar (II)

No me cabe ninguna duda, estimado Roberto Rubén Sánchez, autor de la carta publicada el 27 de junio y titulada de esta manera, que es un enemigo del pueblo, que no le importa nada la salud de las personas, porque al incentivar a la gente a salir y correr el riesgo de contagiarse, aduciendo que sería el mal menor, es porque está pensando con el bolsillo y no con el corazón, que estoy seguro hubiera sido la decisión del gobierno anterior. Si es de la zona, debería irse a vivir a la Capital Federal, que ahí hay muchos que piensan como usted, y así les va. Por suerte en Rosario y gran parte de Santa Fe, se respeta la cuarentena y los protocolos, y no debemos preocuparnos por los contagios, que están causando estragos en todo el mundo, y subiendo muchísimo en Buenos Aires. Por otro lado, su opinión deriva de su fracción política, que no es para nada la del actual presidente, que gracias a Dios, prioriza ante todo, la salud del pueblo, sin dejar de ocuparse de la economía.

Esteban Giannuzzi

DNI 6.063.819

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario