Cartas de lectores

La grandeza que merecemos

Sábado 04 de Julio de 2020

Promediaba la década de 1940, cuando por orden de las autoridades del gobierno se decidió realizar en la ciudad un apagón, se lo llamó “oscurecimiento”, a los fines de que la ciudadanía se ejercitara ante un posible bombardeo aéreo en pleno conflicto de la Segunda Guerra Mundial. Exigían de acuerdo a la opinión del gobierno que la población estuviese preparada. Las radios de los vecinos sólo transmitían el ulular de una potente sirena que se unía a las de las fábricas y locomotoras, se decía que durante el ejercicio aviones sobrevolarían la ciudad, hasta que arrojarín bolsitas con harina para marcar objetivos en tierra. Nada de eso ocurrió, se silenciaron las sirenas, volvió la luz. Los vecinos expectantes, que habían permanecido sentados en la vereda, comentaban a viva voz lo acontecido. Medida un poco ingenua, la distancia del conflicto en un país carente de objetivos militares no había necesidad de tal operativo. Algo es seguro, yo lo viví siendo niño u esa extraña noche, y debe haber quedado en algún registro periodístico. A más de 70 años de aquel episodio la vida me ofrece algo similar con algunas diferencias, no estamos sentados en la vereda, con la mitad de la cara tapada y con la angustia e incertidumbre de un futuro áspero, como nunca tenemos la necesidad de contar con una clase política que esté a la altura de lo que se avecina. Patriotas, honestos, hombres y mujeres capaces e idóneos con la suficiente energía a mantener lejos a aprovechados, corruptos, chicaneros que han hecho de su investidura un feudo inmoral que ha servido para beneficio personal, sólo así el pueblo aceptará los sacrificios venideros. La clase de político que puede garantizar la grandeza que merecemos existe, hay que buscarlos y apoyarlos, acabamos de perder uno con tales atributos sin alaracas, se llamó Hermes Juan Binner.

Hugo Enrique Müller

DNI 6.009.073

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario