Cartas de lectores

La gran diatriba

En diciembre culmina el mandato de Mauricio Macri y el ciudadano deberá realizar su propio control de daños para así poder evaluar, con mínima certeza, la conveniencia de seguir apostando al elenco gobernante o bien dar su propio golpe de timón y ensayar nuevas alternativas electorales.

Jueves 24 de Enero de 2019

En diciembre culmina el mandato de Mauricio Macri y el ciudadano deberá realizar su propio control de daños para así poder evaluar, con mínima certeza, la conveniencia de seguir apostando al elenco gobernante o bien dar su propio golpe de timón y ensayar nuevas alternativas electorales. No va a ser una tarea sencilla ya que el partido gobernante no dispuso nunca de una base electoral propia sino que las circunstancias políticas le dieron finalmente el espaldarazo para que el ingeniero ocupara el apetecible sillón de Rivadavia. Esta es la gran diatriba que se nos plantea. ¿Le damos una segunda oportunidad a este modelo poco creíble. Volvemos al modelo anterior, con todas sus consecuencias. O ensayamos una nueva postura política que nos gobierne? Lo que está cada vez más claro es que el justicialismo está realizando ingentes esfuerzos para separar las aguas y distanciarse del kirchnerismo, que lo tergiversó doctrinariamente y en los hechos en 12 años. De una u otra forma, el 2019 se presenta como un año que el electorado deberá abordar con suma responsabilidad al momento de ejercitar su derecho cívico. Sabemos que no es bueno votar con las tripas. También que las urnas se han convertido en una verdadera caja de Pandora. Ahora bien, existe un común denominador: hace 35 años que venimos ejerciendo la democracia. No es perfecta pero sí seguimos teniendo la posibilidad y la libertad de acertar o equivocarnos al momento de sufragar. Y eso, ese derecho inalienable, deberá mantenernos juntos, cerrando filas para que nunca más se interrumpa en el país el sistema democrático. A partir de la República, podemos discutir todo. Sin ella, nadie nos garantiza más nada. "Las promesas son olvidadas por los príncipes, nunca por el pueblo", Giuseppe Mazzini.

Jorge Enrique Alfredo Yunes

Abogado, analista político


A 30 años del asalto a La Tablada

Ayer 23 de enero y a 30 años del sangriento asalto al Regimiento de Infantería Mecanizada 3 de La Tablada a manos de más de medio centenar de terroristas pertenecientes al "Movimientos Todos por la Patria" con la misma modalidad utilizada por las bandas ERP y Montoneros en la década anterior, no puedo menos que recordar y dedicarles un merecido homenaje para aquellos "verdaderos héroes" que en plena vigencia del gobierno constitucional de Raúl Alfonsín, "una vez más" arriesgaron sus vidas. Pero el actual gobierno ha sumergido en el más oscuro de los olvidos a los caídos en el cumplimiento del deber. Creo que es mi deber mencionarlos: Roberto Tadeo Taddía, Héctor Cardozo, Julio Domingo Grillo y Leonardo Martín Díaz, prosiguiendo por el cabo 1ª José Gustavo Albornoz, los sargentos Ramón Wladimiro Orué y Ricardo Raúl Cardozo, el sargento José Manuel Soria y el comisario inspector Emilio García de la PPBA, el teniente Ricardo Alberto Rolón y el segundo jefe de la Unidad Horacio Fernández Cutiellos. Pero, paradójicamente, quienes sobrevivieron no se están llevando la mejor parte y como prueba de ello, bastarán solo un par de ejemplos y son el subcomisario Luis Alberto Ré que perdió sus dos piernas en la refriega y el teniente coronel Emilio Guillermo Nanni, héroe reconocido de Malvinas y herido por partida doble, que perdió uno de sus ojos y que en estos momentos sufre la injusticia de encontrarse procesado y detenido por una de esas dudosas causas llamadas "de lesa humanidad". Pero lo que más avergüenza e indigna es que los terroristas que salvaron su vida y los familiares de los que cayeron en aquel horrorosa episodio "que ellos mismos provocaron", cuentan con "jugosas indemnizaciones" y emotivos e inmerecidos homenajes de parte del Estado.

Alejo Uribe


Visión del decreto presidencial

Como era de esperar, los peronistas y kirchneristas no están de acuerdo con el DNU presidencial. Es obvio que es el sector más afectado después de lo que vimos, tratándose de robos del erario público y negociados espurios. Ejecutados por una siniestra banda que se valió del poder y todos los resortes del Estado para delinquir, no hay que dejar de reconocer que fueron sagaces, astutos y hasta inteligentes en montar semejante "mecanismo", estructura paralela de curros que no dejaron por hacer. Si bien es una medida que mucho abonarán con la teoría de generar empatía electoral, hay que dejar en claro que los mercenarios de siempre no iban a dejarla pasar por el Congreso porque iba en contra de sus propios intereses, deducción muy simple para determinar que el Congreso y el Senado está infectado de corruptos y lavadores. Mientras no pasemos la barredora, estarán agazapados defendiendo sus prebendas los representantes que dicen ser del pueblo, siendo vulgares delincuentes que necesitan perpetuarse en el poder ganando las elecciones para salvar las ropas.

Roberto Rubén Sánchez
DNI 8.634.022


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});