Cartas de lectores

La EPE no da respuesta

Es lamentable que, ante la desidia administrativa, no tengamos más armas que enviar una carta de lectores.

Lunes 09 de Julio de 2018

En el quinto bimestre de 2016 la EPE me facturó un consumo de 4,518 kilovatios, lo que equivale a un 275% por encima del consumo promedio de mi domicilio. Amparándome en la ley 24.240, reclamé una revisión de la factura y del medidor y, bajo expresa solicitud de la empresa, no efectué el pago de la factura. La empresa cambió el medidor y afirmó que iba a realizar una refacturación que nunca llevó a cabo. Este año el medidor nuevamente dejó de funcionar por una descarga eléctrica y, ante la imposibilidad de realizar la medición, la EPE decidió facturar en base al promedio del año, lo que significa un 50% más de lo que efectivamente se consume estacionalmente en el bimestre en cuestión (marzo y abril). Nuevamente realicé el reclamo y esta vez no sólo ni siquiera recibí respuesta, sino que además decidieron reclamarme la deuda de la factura de 2016 con intereses incluidos. No sé si es política general de la EPE violar los derechos de sus clientes o si es el caso particular de la oficina radicada en Roldán, jurisdicción San Lorenzo, a cargo de Cristián Vergara, a quien en última instancia, y luego de insistir muchas veces con la administración roldanense, también intenté contactar, sin éxito. Realicé las denuncias pertinentes en Defensa del Consumidor y aguardo por una respuesta por parte de la empresa, sin demasiadas esperanzas. En el "mientras tanto", se me atribuye una deuda que no corresponde y por supuesto me obligan a pagar una factura incorrecta bajo la amenaza implícita de un corte en el servicio. ¡Qué lamentable resulta que, ante semejante desidia administrativa, los usuarios no tengamos muchas más armas que enviar una carta de lectores!
Marcelo Artal
DNI 27.055.629


Rusia 2018, una nueva frustración

Eliminado el seleccionado argentino del Mundial y a punto de cerrarse el certamen, es el momento de la reflexión. Y no pasa inadvertido para mí como contrastan, en algunos casos, los climas que se viven entre jugadores y cuerpos técnicos. Así es como puede apreciarse, por ejemplo, lo que ocurre en el banco uruguayo en algún claro del partido. Dos pesos pesados como Luis Suárez y Edinson Cavani, escuchando atentamente las indicaciones del Maestro Tabárez. Lo respetan, valoran todo lo que Tabárez les dice. Eso, a pesar de que el Maestro Tabárez está más para un geriátrico que para la alta competencia. Por el contrario, no ocurre lo mismo en el banco argentino. Fue patético ver al entrenador Sampaoli recibiendo instrucciones de Messi en pleno partido para cambiar algún jugador. Allí, donde no hay disciplina, las cosas terminan habitualmente como deben terminar. Y Argentina no fue la excepción. Le ocurrió también al seleccionado español. El Real Madrid haciendo gestiones para robarle el entrenador al seleccionado con todo listo para disputar el Mundial, y la valiente decisión del presidente de la Federación Española echando a Lopetegui y colocando en su lugar al manager Fernando Hierro, es otro claro ejemplo de desprolijidad. Consecuencia: España eliminada por penales ante un mediocre seleccionado local. En síntesis, mientras no haya disciplina, es probable que sigamos jugando muchas finales, pero nunca vamos a ganar nada. Doloroso pero real.
Alejandro G. Alvarez
DNI 14.392.343


Si nos guiamos por los brujos

Cuando Perón murió, su viuda María Estela Martínez, una mujer con pocos estudios y más conocida como Isabelita, heredó la Presidencia de la Nación. Pero se sintió desprotegida y entonces recurrió a su hombre de confianza, un brujo y supuesto vidente llamado José López Rega. Guiada por horóscopos y otras supersticiones que este individuo le indicaba, su gobierno terminó catastróficamente con los militares tomando el poder. Lamentable, aunque podemos entenderla y hasta intentar justificarla a Isabelita, que después fue injustamente presa por mucho tiempo. Pero lo que no se puede entender es que el actual presidente, un universitario, ingeniero y empresario, se guíe por otro gurú, un sujeto llamado Durán Barba, que parece repetir el camino de López Rega. La última brillante idea de este personaje fue la de promover un debate para legalizar el aborto y de este modo distraer a la población de los problemas económicos. Al parecer el presidente "compró" esta idea que no sólo provocará la muerte de miles de seres inocentes sino que además causó una nueva y profunda grieta en la sociedad. Mientras tanto, la economía se agravó, además con el peligro de que vuelva el nefasto kirchnerismo. También vimos que el señor Jorge Sampaoli se dejó guiar por otro brujo o vidente, con los resultados conocidos. Así nos fue, así nos va y así nos irá si nuestro país se sigue guiando por supuestos iluminados.
Roque Sanguinetti
DNI 6.065.831


El bien común y el pensar en el otro

A fines del mes pasado mi mamá estuvo internada en la guardia del Pami II. Muy buena la atención, pero al retirarse en un traslado del policlínico llevaba una bata de la institución. Al llegar a destino, mi hermana ofreció devolver la prenda al personal. Este manifestó que la desechara. Como no era una bata descartable, era prácticamente nueva, la lavé e intenté regresarla porque pensé que es un elemento que nos pertenece a todos (se sabe que cualquier persona que tenga un recibo de sueldo aporta al Pami) y que otra persona podría necesitarla. Intenté informarle al director, me atendió una secretaria que me derivó a la sección "atención al afiliado" donde hice el reclamo correspondiente. Pasados unos días llamé por teléfono para ver cómo iba el trámite. No supieron decirme. Aún tengo la bata en mi poder.
Inés Teresa González
DNI 4.781.656


Agradecida con la gente de mi trabajo

Agradezco al Seguro y Subsidio Mutual Municipal y al Instituto Municipal de Previsión Social de Rosario por haber pertenecido al mismo durante 40 años. Fue un orgullo para mí haber cumplido mis funciones como jefe de área y haber atendido durante casi 26 años a los activos y pasivos municipales en el sector créditos, lo cual fue un aliciente para mi carrera administrativa muy importante. También recordaré a las autoridades que han pasado por las mismas: doctor Walter Arrighi, que fuera gerente general, como el doctor Pastorino, presidente que fuera por aquellos años; a la doctora Susana Romano, presidenta, y a los directores como María A. Alvarez y Nestor Ferrazza. Por último, mi mayor agradecimiento a dos directores que actualmente componen el Directorio; el señor Roberto Roussy y la señora Sara Vecchio, ya que ellos son excelentes personas, las cuales cumplen una función muy importante que es la de escuchar y entender el pedido de los empleados del instituto, como en mi caso personal cuando estaba trabajando, y en la actualidad que pasé a pasividad. Gracias, muchas gracias.
Lucrecia O. Añon


Me siento estafado por una empresa

En el mes de octubre de 2017 decido contratar el servicio de internet a la empresa Express. Contraté el servicio por 10 megas, suficientes como para conectar dispositivos tales como una notebook y dos celulares. Desde entonces, nunca ha funcionado como esperábamos; ¡velocidad bajísima! Hicimos los reclamos correspondientes y nunca recibimos respuestas. Hace unos días, técnicos de la empresa vinieron a la casa de mi vecina a verificar la conexión del cable y de paso les pedimos que chequearan nuestra conexión, a lo que detectaron la errónea conexión de los técnicos que nos instalaron el servicio: ¡dos casas, dos módem, un cable! Es decir, funciona mal un servicio y por ende funciona mal el otro. En una palabra, una estafa. En consecuencia, reclamamos nuevamente el mal funcionamiento del servicio y decidieron enviar a un técnico (dicho y sea de paso, fuera del horario acordado). Esta persona no resolvió nada, sólo vino a verificar la mala conexión y configuración. Hasta el día de hoy estamos esperando una solución. Estamos seguros de que la mayoría de sus clientes están siendo estafados de la misma manera.
Jésica Elías
DNI 34.826.759


Sigo esperando por el reajuste de haberes

Tengo 94 años. Una sentencia de la Corte Suprema contra la Ansés, de fecha 15 de julio de 1997, ajustó erróneamente mis haberes en una medida menor a lo determinado en el fallo. Se pidió ejecución de sentencia pero Ansés fue rechazando durante años las liquidaciones presentadas, hasta mayo de 2017 en que se ordena a la demandada proceda en el plazo de treinta días al reajuste de mis haberes y al pago de la sentencia. Pasaron 20 años y continúo esperando.
Silvio Pizarro
DNI 1.738.044

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario