Cartas de lectores

La comodidad que incomoda

Sábado 24 de Noviembre de 2018

En la instancia de reinserción social, cuando el sujeto se encuentra nuevamente frente a desafíos en relación a cuatro aspectos fundamentales —la vivienda, lo laboral, lo recreativo y lo académico—, se corre el riesgo de "acomodarse" en situaciones concretas que van corriendo el eje del proyecto de vida ideado; se deja de "estar alerta" y por ende se está cerca de recaer nuevamente en actitudes destructivas. Esa comodidad que es tentadora es parte de lo viejo, de estructuras complacientes que tenían al sujeto atrapado en una convivencia tóxica donde todos cumplían un rol. Esa supuesta comodidad que inicialmente seduce es el inicio del deterioro intimo, pues en esta instancia se debe estar atento a los pequeños detalles en relación a los vínculos, a la interacción social, al manejo responsable del dinero; estas son algunas de las situaciones que tienen que estar resueltas para enfrentarlas con el dominio de sí mismo. Las decisiones que no se toman a tiempo luego se transforman en esos fantasmas que aparecen para recordarnos lo vulnerables y débiles que somos frente a la presión social circundante. Sostener un proyecto de vida sin drogas es tomar decisiones correctas y a tiempo. Aprender a vivir en esa incomodidad que da libertad, que nos impulsa a superarnos, a lograr esas metas que parecían utópicas y desconcertantes. La individualidad lograda luego de un proceso de tratamiento serio, coherente y hondo es la garantía y el capital más preciado, pues desde allí se piensa, se actúa, se decide, sin las invasiones externas que antes nos traicionaban y nos hacían presas de nuestros miedos e inseguridades.

Incentivos con choripán y bonos

Antes se decía que para una mayor concurrencia a las manifestaciones y adhesión a las huelgas se le ofrecía a la gente un choripán gratis. Ahora la novedad es a la inversa, se le ofrece una propina, perdón, un bono, para no manifestarse ni hacer paro. Claro, ahora nos gobierna gente de la sociedad y no populistas como los de antes, pero ojo que el choripán era para todos y entero; el bono en cambio, será dividido a cuenta de paritarias, no para los que trabajen en empresas con problemas económicos, producto de la crisis que padecemos, que son muchísimas, ni tampoco para los jubilados, que son los que menos ingresos tienen pero no pueden hacer paro ni manifestarse. El bono es realmente una propina propagandística y vergonzosa, que no tiene comparación ni con el choripán.

Planificando la exclusión

El presupuesto 2019 proyectado por el gobierno nacional plantea recortes en áreas sensibles para la mayoría de la población, como salud, educación, seguridad social, que significarán ampliar aún más la brecha entre quienes se apropian de la riqueza y los condenados a la pobreza y la indigencia. Desde las altas esferas del poder formal, Ejecutivo y legislativo, se está planificando la exclusión social, la precarización del empleo, esto no sólo siguiendo los lineamientos de las exigencias del FMI sino también por la firme voluntad de poder disciplinar al conjunto de la sociedad. Todo lo antedicho sólo es posible por el grado de pasividad ante estas acciones de violencia material y simbólica, a la par la mediación de dirigentes sindicales venales cuyos intereses parecen confluir con los de las corporaciones empresarias y los banqueros. El consenso por apatía potencia lo que Franco Berardi denomina la fábrica de la infelicidad colectiva, la ruptura de la trama de solidaridades básicas, y contribuirá a corto plazo a cimentar un autoritarismo de magnas proporciones.

El inmenso poder del baile (II)

Leí en La Capital del lunes 19 de noviembre pasado en este espacio, una carta sobre el "inmenso poder del baile" con la cual coincido totalmente. Me hace muy feliz y, como dice el lector, la música y el baile me genera un estado de ánimo de confort y felicidad, al igual que jugar al fútbol, que tantos años lo hice en Universitario. Lamentablemente, en la actualidad la música con armonía que bailábamos, como un vals, un paso doble, ha sido sustituida por la fuerte música percusiva, que en la oscuridad de la pista, atravesada por rayos de luces que encandilan, y donde las parejas separadas, giran, se gritan; y donde los adultos mayores, silenciadas sus palabras por esa música, añoran la suya de tiempos pasados que ya no volverán. Es la vida.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});