Cartas de lectores

La atención a víctimas de la inseguridad

La intención de estas líneas es responder a una carta publicada ayer en este espacio con el título "Ser víctima de la inseguridad".

Martes 17 de Abril de 2018

La intención de estas líneas es responder a una carta publicada ayer en este espacio con el título "Ser víctima de la inseguridad". Quien la firma hace mención al rol que lleva adelante el Centro Único de Atención a Víctimas. Queremos informar que este centro fue creado para acompañar y asistir a familiares y víctimas de hechos de inseguridad a través de un abordaje integral mediante la atención psicológica, el asesoramiento legal y, en los casos que se requiere, la asistencia social.
Este servicio se ofrece a todas las personas que lo soliciten, y los profesionales a cargo realizan un contacto permanente con ellos. Estas herramientas de acompañamiento se ponen a disposición de la ciudadanía en todos los casos. También se hizo en el del señor que firmó la nota el día de ayer.
Sin lugar a dudas, en algunas situaciones estas herramientas pueden resultar insuficientes; pero en otras como es el caso del que hablamos, sus dichos esconden otras intenciones y propósitos que no están vinculados al hecho en sí, ni a la tarea que realiza el Centro Único de Atención a Víctimas. Considero fundamental poder aclarar esta situación porque el "malestar" de quien firma la nota, quizás con algún interés personal que nada tiene que ver con el hecho que protagonizó, pone en cuestión la tarea desarrollada por el Centro Único. Utiliza un tema tan sensible como la seguridad pública, quién sabe con qué propósitos. No responder sería un perjuicio para aquellas personas que requieren la asistencia y acompañamiento del Centro de Atención a Víctimas. Por último, dejo la información para quienes necesiten ponerse en contacto con nosotros: nuestro teléfono es 4772530 y la dirección San Lorenzo 1017.

Lic. Anahí Schibelbein Dirección Provincial deAtención a Víctimas
N.de la R: La directoria del área de Atención a la Víctima del Gobierno de Santa Fe responde a una carta publicada ayer titulada "Ser víctima de la inseguridad" y firmada por Ezequiel Lowden. En ella el lector. de 29 años, relata un episodio de robo sufrido en setiembre de 2017 en Alem y Cochabamba, en el que resultó herido de bala y le robaron el vehículo con dinero. Venía trabajando los últimos diez años en la animación en eventos infantiles y afirma que tras ese hecho le cambió la vida, se quedó "sin trabajo, sin inclusión y sin inserción". Critica que a los únicos que se beneficia es a los delincuentes, y en su relato habla de la "pésima actuación que tiene en muchos casos el Centro de Atención a la Víctima". También pide que se se retome el Observatorio Social y que se declare la emergencia en seguridad en Rosario.



San Lorenzo y Moreno, imposible cruzar

La intención de estas líneas es responder a una carta publicada ayer en este espacio con el título "Ser víctima de la inseguridad". Quien la firma hace mención al rol que lleva adelante el Centro Único de Atención a Víctimas. Queremos informar que este centro fue creado para acompañar y asistir a familiares y víctimas de hechos de inseguridad a través de un abordaje integral mediante la atención psicológica, el asesoramiento legal y, en los casos que se requiere, la asistencia social.
Este servicio se ofrece a todas las personas que lo soliciten, y los profesionales a cargo realizan un contacto permanente con ellos. Estas herramientas de acompañamiento se ponen a disposición de la ciudadanía en todos los casos. También se hizo en el del señor que firmó la nota el día de ayer.
Sin lugar a dudas, en algunas situaciones estas herramientas pueden resultar insuficientes; pero en otras como es el caso del que hablamos, sus dichos esconden otras intenciones y propósitos que no están vinculados al hecho en sí, ni a la tarea que realiza el Centro Único de Atención a Víctimas. Considero fundamental poder aclarar esta situación porque el "malestar" de quien firma la nota, quizás con algún interés personal que nada tiene que ver con el hecho que protagonizó, pone en cuestión la tarea desarrollada por el Centro Único. Utiliza un tema tan sensible como la seguridad pública, quién sabe con qué propósitos. No responder sería un perjuicio para aquellas personas que requieren la asistencia y acompañamiento del Centro de Atención a Víctimas. Por último, dejo la información para quienes necesiten ponerse en contacto con nosotros: nuestro teléfono es 4772530 y la dirección San Lorenzo 1017.

Lic. Anahí Schibelbein
Dirección Provincial de
Atención a Víctimas
N.de la R: La directoria del área de Atención a la Víctima del Gobierno de Santa Fe responde a una carta publicada ayer titulada "Ser víctima de la inseguridad" y firmada por Ezequiel Lowden. En ella el lector. de 29 años, relata un episodio de robo sufrido en setiembre de 2017 en Alem y Cochabamba, en el que resultó herido de bala y le robaron el vehículo con dinero. Venía trabajando los últimos diez años en la animación en eventos infantiles y afirma que tras ese hecho le cambió la vida, se quedó "sin trabajo, sin inclusión y sin inserción". Critica que a los únicos que se beneficia es a los delincuentes, y en su relato habla de la "pésima actuación que tiene en muchos casos el Centro de Atención a la Víctima". También pide que se se retome el Observatorio Social y que se declare la emergencia en seguridad en Rosario.

En la esquina de las calles San Lorenzo y Moreno es casi imposible cruzar las calles en ambos sentidos, debido a la gran cantidad de automóviles y colectivos que la cruzan, por lo que se hace necesario la colocación de un semáforo que ordene el tránsito. Son calles por cuyas veredas pasan gran cantidad de padres que llevan a sus niños a las guarderías, jardines y colegios de la zona, y cruzar ambas calles resulta una aventura. Es necesario que tome cartas en el asunto la Dirección de Tránsito y disponga la colocación de semáforos, sin más demora.
DNI 6.005.840


Bombas de estruendo en la cancha de Central

El jueves pasado eran las 21.20 y estaba en el Pami II, lleno de personas ancianas durmiendo, y sólo se escuchaban bombas y más bombas de la cancha de Central. También tengo conocimiento de que a una cuadra hay un hospital de niños. Yo me pregunto y les pregunto a los gobernantes, ¿dónde está el respeto por los enfermos? ¿Cuáles son los valores de esta sociedad que es más importante un partido de fútbol que el bienestar de ancianos y niños enfermos, sin contar los animales que debieron estar desesperados por el ruido de las bombas? No logro encontrar la satisfacción a esta diversión que hace tanto daño a su entorno.
Viviana Aguaisol
DNI 22.398.742


Espíritu de solidaridad y altruismo

El 6 de marzo pasado viajábamos con mi esposa desde Rosario a de Venado Tuerto, y tomamos la ruta denominada S 26 que une la autopista Rosario-Córdoba con la ciudad de Casilda. En dichas circunstancias sufrimos un despiste tras tocar ocasionalmente la banquina derecha antes de la primera curva que tiene dicha ruta. Tras esa circunstancia, quien suscribe perdió el control del vehículo, el que realizó un trompo invadiendo la mano contraria y quedando en la banquina de la otra mano. El accidente pudo ser más grave, pero por suerte salimos ilesos. Aunque más allá de este episodio por cierto traumático, quiero destacar y agradecer la solidaridad de las personas que con sus vehículos se desplazaban por la zona, quienes detuvieron su marcha y se acercaron para socorrernos. En pocos instantes estaban allí la policía de Carcarañá, por razones de jurisdicción, y bomberos y ambulancia de emergencias de la ciudad de Casilda, todos los cuales realizaron una labor que se caracterizó por su celeridad, profesionalismo y calidad. Ellos nos condujeron al hospital de Casilda, siendo luego derivados al Sanatorio Primordial, lugares ambos donde recibimos una atención médica de primer nivel, y fundamentalmente acompañándonos con su cortesía y don de gentes en circunstancias para nosotros por lo menos preocupantes. Un par de días después, habiendo ya recibido el alta médica, nos movilizamos hacia la ciudad de Carcarañá para las declaraciones de rigor ante la autoridad policial, y otra vez se puso de manifiesto en esta ocasión el humanismo que caracteriza evidentemente a los pobladores de la zona. No sólo fuimos tratados con celeridad y eficiencia por el personal policial de la comisaría 3ª, sino que además nos acercaron al lugar donde parten los colectivos hacia Rosario. También se preocuparon para contactarnos con otros pasajeros, siendo una joven estudiante de kinesiología que nos facilitó, previa carga, la tarjeta Sube, único medio para abonar el transporte. En tiempos de cruel individualismo, quiero recordarles a los escépticos, algunos de los cuales reniegan de sus conciudadanos, que tal cual lo he comprobado en otras pequeñas localidades del país, sigue vigente en la Argentina el espíritu de solidaridad y altruismo que nos enseñaron nuestros mayores. Finalizo simplemente expresando un gracias inmenso para los antes nombrados, lamentando no poder estrechar la mano de todos y cada uno de los que nos ayudaron para agradecer tanta bonhomía.
Alberto A. Blasco
DNI 10.986.065


No hay una solución mágica

He recibido de la EPE la factura de electricidad a pagar en dos cuotas. Es tan alta la factura, que la dividieron en dos. Comprendo que tuvimos 12 años de robo, las tarifas no se actualizaron, se emitió moneda sin control, tuvimos una inflación de 25 % promedio anual. Creo que después del gobierno de Cristina quedamos con una República quebrada, vaciada, personal en administración pública en exceso, para cumplir funciones de fanáticos pagos. Una de las pruebas fue detectar 7.000 maestros sin título, ejerciendo con el apoyo del gremio docente. Personajes muy importantes, como Cristóbal López, estafaron al Estado (hoy 17 mil millones de pesos) no entregando lo recaudado en impuestos a la Afip, que había abonado el que consumió los productos de Oil, empresa de Cristóbal, acusado de varias maniobras dolosas contra el Estado argentino. Hoy se investiga al ex responsable de la Afip, señor Echegaray, por su participación con Cristóbal y otros ilícitos. Tuvimos en la época de Cristina una Justicia temerosa y acotada. La prueba la dio un fiscal federal que no temió, queriendo acusarla en el Congreso. El día anterior fue asesinado, de acuerdo a posterior investigación. No hay solución mágica. No olvidar que el pueblo son hombres, mujeres, niños, ancianos, enfermos. Creo que hay dos formas de gobernar: poniendo todo en su lugar rápidamente o gradualmente. La primera medida, todo se soluciona en los papeles, no en la realidad diaria. La segunda no es el ideal, pero sube la cuesta con menos víctimas. Que Dios ayude en la difícil hora de gobernar.
DNI 4.340.294


En el Día de la Independencia de Siria

En el día de la Independencia de Siria, me interrogo, ¿por qué a Siria? ¿Por qué esta acción deshumanizada, perversa, atroz? Quizás Eduardo Galeano ya hubiera puesto en palabras el sufrimiento del pueblo sirio, dándoles voz a los silenciados con bombas y misiles, y expresaría "si yo fuera sirio...". ¿Por qué a Siria? Será porque Siria antes de 2011 era uno de los países árabes más respetuosos de su minoría cristiana y de otras minorías? ¿Será porque Siria cobijó en el siglo pasado a los armenios, palestinos, y más recientemente a iraquíes? ¿Será porque Siria no claudicó en reclamar parte de su territorio ocupado, el Golán (Youlán) sirio? ¿Será porque en Siria convivían religiones y etnias, y lograron formar una nación, querida y respetada por la mayoría de sus habitantes? ¿Será porque en Siria se podía admirar como familias musulmanas visitaban Sednaya o Shabal el Saied, y veneraban junto a los cristianos a la Santísima Virgen? Será porque Siria era una República laica, y ponía freno al fundamentalismo islámico? ¿O será porque era un país con cierta autarquía económica que promocionaba su industria nacional? Tal vez porque Siria poseía hermosos valles, con olivares, y en ellos los monasterios más antiguos de la Era Cristiana. Este hecho de agresión hacia inocentes civiles nos coloca a todos como posibles blancos de ataque por parte de las potencias mundiales. No logro entenderlo. Dejen en paz a Siria.
Georgina Habelrih

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario