construcción

La actividad de la construcción en Rosario y la región

Domingo 02 de Mayo de 2021

Hace veinte años, en diciembre de 2001, leíamos en las primeras planas: “La situación vuelve a ser difícil: el presente es duro, los pronósticos no son alentadores y sobre el horizonte no se ven alternativas para salir de la recesión. El crecimiento parece lejano y sólo se habla de módicos porcentajes del producto bruto interno, en un contexto en el que muchas economías –inclusive vecinas– se expanden a un ritmo más acelerado”. ¿Es esto lo que merecíamos y lo que podíamos lograr? ¿Resignaríamos nuestros proyectos bajando los brazos? Como empresarios teníamos la necesidad y la responsabilidad social de producir y queríamos hacerlo. Porque construir es generar fuentes de trabajo, producir y brindar servicios, porque como dice un viejo aforismo: ”Cuando la construcción marcha, todo marcha”. No sabemos vivir de la especulación y del juego financiero. Desde hace muchos años y como un latiguillo que resuena en los medios económicos se escucha decir: “Hay que incrementar el consumo interno”. Y agregan: “Si fuésemos un país con 60 millones de habitantes y se duplicara el consumo interno escaparíamos al cuello de botella que significa depender de las exportaciones, que a veces nos impone condiciones adversas en el intercambio comercial”. Pero esto que se repite permanentemente no forma parte de la letra ni del espíritu del ordenamiento que regula la economía nacional y ello –porque este principio que de concretarse pondría contentos tanto a economistas como a consumidores–, va de contramano con el pensamiento y el actuar de algunos ciudadanos Es obvio que los que más tienen tributan más y que deben existir alícuotas más altas para quienes ganan más, esto es lo que ocurre con las empresas constructoras de nuestra ciudad, que realizan esta actividad desde hace más de 50 años, construyendo las viviendas que el Estado, pese a sus planes, no pudo construir, corriendo con todos los riesgos que esta actividad genera, volviendo a reinvertir en próximos emprendimientos, porque esta es su esencia, vivir generando nuevos proyectos. Rosario se potenció con esta actividad, y son muchos los que de una u otra manera, directa o indirectamente, están ligados a esta actividad económica. Es por eso que no me parece razonable que se intente desalentar esta actividad, tan necesaria para el crecimiento de nuestra economía. En estos momentos, como si no hubiesen aprendido nada, “el equipo” gubernamental interviene sobre otra actividad madre, la agropecuaria, a la que se la debe alentar y tratar de desarrollar proyectos conjuntos con los sectores productivos, no, se la paraliza con medidas inconsultas y anticonstitucionales que sólo buscan recaudar no por el lado de los impuestos que son coparticipables, sino por un mecanismo de retenciones que va directo a “la caja” y a la que sólo tiene acceso el gobierno. “Los productores argentinos no necesitan que les den una mano, sino que les saquen las manos de encima”.

Hugo Pietrafesa

DNI 6.048.231

Miembro de la Asociación de Empresarios de la Construcción (AEV)

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario