Justicia

Justicia vs. injusticia

Lunes 05 de Abril de 2021

A una médica con una especialidad terminada, lo que implica muchos años de estudio y dedicación, en 2018 por un problema concerniente a la ley de salud mental le suspendieron la especialidad, y por las dudas la matrícula de médica. En la actualidad, luego de ser evaluada por su psicóloga y el psicólogo del Proapro la estaban habilitando paulatinamente siempre bajo la supervisión del Colegio Médico de Rosario. En principio, el trabajo que le dieron y aceptó no cubre las necesidades mínimas necesarias. Cuando la estaban por habilitar para realizar cuatro guardias mensuales de 24 horas cada una, la Comisión Directiva del Colegio decidió no hacerlo porque pidió un certificado de ética en un distrito de otra provincia para tenerlo en su legajo. Aducen que usa la mentira para trabajar en otra provincia, por lo tanto continúa sin poder aumentar sus horas de trabajo y sus ingresos. En su especialidad, hay una institución formadora que lejos de proteger a los residentes y especialistas, cuando tienen un problema los excluyen. Deberían revisar la formación donde se prevengan y traten los problemas que acarrea esa especialidad, que inviertan los recursos que tienen para evitar estas consecuencias. En plena pandemia esta médica, con conocimientos válidos para trabajar, no lo puede hacer. Se le niega el derecho constitucional al trabajo.

Ana Ferreño

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario