Cartas de lectores

Jornada muy triste

Estimado señor presidente de la Nación, Mauricio Macri: No nos conocemos para nada, pero no puedo irme a dormir sin escribirle esta carta después de haber vivido una jornada muy triste para todos nosotros los argentinos.

Lunes 18 de Junio de 2018

Estimado señor presidente de la Nación, Mauricio Macri: No nos conocemos para nada, pero no puedo irme a dormir sin escribirle esta carta después de haber vivido una jornada muy triste para todos nosotros los argentinos. Antes que nada, quiero decirle que no le escribo como ciudadano o como abogado, sino como sacerdote, porque hoy volvimos a cometer, al menos, un par de torpezas muy graves, como en su momento en nuestros orígenes. No aprendemos más. Cuenta la historia que en medio del paraíso había dos árboles; el de la ciencia del bien y del mal, y el árbol de la vida. El hombre, borracho de soberbia, quiso comer del primero para que sea él el que decidiera lo que está bien y lo que está mal. Eso le pertenece a Dios, señor presidente Mauricio Macri, no nos engañemos. Las consecuencias de aquel famoso arrebato están a la vista. Este jueves 14 de junio pasado en la Cámara de Diputados, hemos vuelto a comer de ese fruto apetecible, decidiendo lo que está bien y lo que está mal, en medio de sus superficiales felicitaciones a los legisladores, y elogios de los grandes del mundo que pretenden ver en la República Argentina un país democrático, desarrollado y moderno porque ha sacado patente de corso. Pero la historia continua. Después de ese suceso lamentable, el Señor expulsó al hombre del paraíso, no lo felicitó. En esa oportunidad dijo: "He aquí que el hombre ha llegado a ser como uno de nosotros en el conocimiento del bien y del mal; que ahora no extienda la mano y tome también del árbol de la vida". La segunda torpeza fue comer del fruto del árbol de la vida, ciertamente un retroceso moral de consecuencias inimaginables. Con este árbol no se juega y ustedes están jugando. ¿Cómo no puedo estar sumido en la tristeza al ver el nivel de degradación al que hemos llegado en nuestro país? Hemos estado discutiendo, y decidiendo, cuándo se puede matar impunemente. Termino, no quisiera alargarme demasiado. Ingeniero Mauricio Macri, su estrella hace tiempo que viene apagándose; en esta aventura no lo vamos a podemos acompañar.

Presbítero Salvador J. Fornieles


El carnicero solidario de Puerto San Martín

En estos días difíciles cada uno está preocupado por su seguridad, su bienestar económico, su presente y su futuro. Pareciera que transitamos un tiempo de individualismo y que el egoísmo fuera un manto que cubre a la sociedad. Sin embargo, ante las consecuencias de cataclismos como derrumbes montañosos, tsunamis, inundaciones, incendios forestales, terremotos y erupciones volcánicas, muchas personas acuden con elementos y víveres en ayuda de los damnificados, aun cuando las víctimas sean de otros países. Pero más allá de esos gestos que involucran a mucha gente ante situaciones dramáticas, están quienes cotidianamente practican la solidaridad, una de las nobles actitudes que enaltecen al ser humano. Unos lo hacen movidos por profundas convicciones religiosas, y otros simplemente porque ilumina sus corazones la radiante luz de la bondad; que en ambos casos, se pone de manifiesto atendiendo pequeños comedores para chicos y grandes sin recursos, o colaborando en refugios como el ya clásico Sol de Noche de Rosario, un reducto para gente en situación de calle que encuentra allí precisamente eso: un cálido resguardo en el impiadoso invierno. Este refugio está encuadrado en la categoría de organización no gubernamental (ONG). También funciona el albergue municipal Abanderado Grandoli y la ONG Todo por Amor. Por su parte los Veteranos de Malvinas con insumos de la Municipalidad, elaboran comidas calientes para indigentes cuyo hogar es la vía pública. En tanto, el Movimiento Solidario Rosario (ONG) realiza asimismo rondas nocturnas de comidas. Hay otros refugios y comedores que hablan de la generosidad rosarina; gratos lugares que necesitan variada cooperación. Y un emblema de solidaridad es Margarita Barrientos, conocida por su comedor comunitario en Los Piletones (Buenos Aires). Mejor es dar que recibir. Inspirado en esa sentencia, el señor Fabricio, carnicero residente de Puerto General San Martín y perteneciente a una comunidad evangélica, organizó un comedor en su propio negocio y un baño con agua caliente destinado a algunos desvalidos con problemas por la bebida que deambulaban por la plaza. Les da desayuno, almuerzo y cena pero eso sí, bajo la condición de que abandonen la afición por la bebida, objetivo que se va cumpliendo exitosamente. Don Fabricio explica que sus comidas no están hechas "de lástima", sino que contienen variados ingredientes de calidad, igual que los desayunos. Por ahora el generoso carnicero solventa el pequeño emprendimiento con su propio dinero; por eso sería bueno que alguna institución pública y/o privada lo ayudara para sostener e incluso expandir el comedor; tal como sucedió con Margarita Barrientos que comenzó comprando alimentos con el producto del "cirujeo", pero luego recibió apoyo de supermercados y de particulares que hacen donaciones. En estos días turbulentos, acciones solidarias como las comentadas acrecienta la esperanza en un futuro mejor.
Edgardo Urraco


Pasó a ser el Chirolita de Lagarde

La desesperación nunca es buena consejera. Quien se siente acorralado hace cualquier cosa, sin medir las consecuencias, para sobrevivir. Es lo que acaba de sucederle al presidente de la Nación. Agobiado por una corrida cambiaria que no previó, siguió los consejos del ex ministro de Finanzas Luis Caputo y se entregó mansamente a los designios de la señora Christine Lagarde, mandamás del FMI. Como enseña la historia, presidente que se entrega al FMI pasa a ser su mandadero, su "che pibe", su Chirolita. Mauricio Macri es hoy, lamentablemente, el nuevo "Chirolita" de la señora Lagarde. Todo lo que el gobierno resuelva en materia económica de aquí hasta la finalización del mandato de Macri, expresará la voluntad de la abogada francesa y ex funcionaria de Sarkozy. Es algo verdaderamente humillante, que nos retrotrae al año 2002 cuando el por entonces presidente Eduardo Duhalde, presionado por Köhler, Krueger y Anoop Singh, obligó al Congreso a derogar las leyes de Quiebras y de Subversión Económica. En ese momento, en una histórica sesión, la por entonces diputada Alicia Castro se dirigió al presidente de la Cámara de Diputados y le sugirió que a partir de ese momento flameara en el recinto la bandera de Estados Unidos en reemplazo de la celeste y blanca. Hoy la historia se empecina en reiterarse. Margarita Stolbizer, cercana a Macri, acaba de reconocer en una entrevista a Clarín que no sería extraño que el FMI presione al Congreso para que legisle a favor suyo. Mientras tanto, Macri actúa creyendo que es el presidente de la Argentina cuando en realidad no es más que un perrito faldero del imperio anglosajón.
Hernán Kruse


Empresas que se abusan porque es Argentina

El abuso de los privados para con los derechos de los consumidores en este país es sinceramente inaudito. Directv, la empresa de cable satelital, evidentemente ha sobrevendido su servicio de cara al mundial y está demorado en las instalaciones (ya abonadas), incumpliendo con los plazos contractuales y con la oferta original del servicio. Esto no sería tan grave si fuera sencillo dar de baja la contratación ante el incumplimiento, pero resulta que no atienden los teléfonos ni recepcionan chats por su web, lo que imposibilita que los clientes puedan emitir quejas o solicitar la baja. En cualquier país del primer mundo, una empresa internacional como esta ni siquiera osaría hacer una cosa así. En Argentina, en cambio, se manejan de este modo con total impunidad. Es una vergüenza y también una estafa.
Marcelo Artal
DNI: 27.055.629


Fortalecerse para no quebrar
Fortalecer el desarrollo, el crecimiento y la generación de empleo a través de un acuerdo con el FMI es una falacia, hay q tener en cuenta experiencias anteriores muy amargas todas para nuestra historia. En 1977 con Martínez de Hoz, de siete mil millones de dólares de deuda pasamos a cuarenta y tres mil. En 1982 estatización la deuda de los privados. En 1986 no les bastó endeudarnos con la banca privada. En 1989 endeudamos el patrimonio público. En 1990 privatización de empresas públicas con el consecuente empobrecimiento de servicios y despidos masivos. En 1993 vino la flexibilización laboral y privatización del sistema jubilatorio. En el 2001 el blindaje por cuarenta millones con Cavallo y Sturzenegger. Mira vos; hoy están lo mismos y como terminó Argentina: en default y estallido social por doquier. Luego de este detalle, no se puede creer en absoluto lo dicho por este impresentable gobierno que no es más que una forma moderna de neocolonialismo que seguirá asfixiando a las mayorías, beneficiando a las 159 familias que concentran la riqueza argenta. La única manera de reactivar nuestra economía es a través de la producción protegida de las importaciones, inversión y desarrollo, en lugar de ajustes y más ajustes y con tecnología de la que se ha vaciado. El futuro de la nación justa libre y democrática está en estos últimos ítem, sino Argentina quiebra definitivamente.
Julio Bertorini
DNI: 4.143.121

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario