Cartas de lectores

Inundaciones y sequías

Alguien acuñó la frase: Santa Fe está en la ruta de los conquistadores, pero la naturaleza se empeña en construir "la ruta de los devastadores".

Miércoles 30 de Enero de 2019

Alguien acuñó la frase: Santa Fe está en la ruta de los conquistadores, pero la naturaleza se empeña en construir "la ruta de los devastadores". Sea por La Niña o El Niño, lo cierto es que las sequías, las inundaciones y otras manifestaciones climáticas como las heladas tempranas, ponen en crisis la producción agropecuaria y lechera santafesina. El hombre con sus procederes desafortunados, ha cambiado el curso normal de la meteorología y modificado el comportamiento del agua en los campos. En marzo pasado fue la sequía la que asoló a la provincia y hoy, cuando las cosechas mostraban un panorama alentador, las lluvias torrenciales inundaron terrenos y esperanzas. Ahora nuevamente surgen las consideraciones sobre los célebres bajos sudmeridionales, las grandes obras que no se hicieron y la emergencia agropecuaria. Sí, los productores tendrán alguna ayuda económica para paliar la situación pero la gran frustración por tanto esfuerzo en vano no se soluciona con créditos y la prórroga o eximirlos del impuesto inmobiliario. Es verdad que los efectos destructivos de estos fenómenos no van a eliminarse de la noche a la mañana y por ello ya es tiempo de que los discursos se transformen en obras hídricas trascendentes. Especialistas en esta compleja problemática sostienen que las obras no harán que desaparezcan para siempre las inundaciones, aunque mejorarán la cuestión. El gobernador Miguel Lifschitz informó que ya está completado un proyecto para tratar las aguas provenientes de Santiago y Chaco pero agregó que faltan los recursos que debe proveer el Estado nacional. En tanto, el río Salado está esperando ser el gran receptor aliviador de la masa de agua que inunda las llanuras para depositarla en el cauce del Paraná. Cuando por fin se ejecuten distintos trabajos conjuntos, finalizará la anarquía de acciones improvisadas en tierras de algunas provincias litoraleñas. Claro que realizaciones largamente postergadas demandarán una cuantiosa inversión que irá amortizándose cada vez que La Niña o El Niño repitan sus "travesuras". Es un desafío histórico para los funcionarios y para los especialistas del prestigioso Inta, de la Sociedad Rural Argentina, de la Federación Agraria y del Instituto Nacional del Agua. Ellos tendrán que poner a prueba su mejor creatividad, capacidad y voluntad política para que la provincia vuelva a ser "La ruta de los conquistadores"; conquistadores de la excelencia agropecuaria, el progreso y el futuro. Y para terminar con el calvario que viven los pobladores de Corrientes y Entre Ríos.

DNI: 6.042.889


Trenes, jubilados y poesía

Interesarse por los proyectos de los candidatos que conducirán durante cuatro años los destinos de esta vapuleada Argentina, se impone. Para ello debemos sacudirnos un poco todos los ciudadanos de a pie porque se aproximan las elecciones y de política, en general, sólo conocemos sus falencias. Para decidir mi voto quiero encontrar sí o sí entre esos proyectos, los siguientes: Que vuelvan buenos y excelentes trenes que no se desintegren en la primera parada y le devuelvan a cada lugar federal la salud, la educación, el trabajo, la vida misma que le fue arrancada por gobernantes corruptos de mirada porteña sin concepto de país. Que esos trenes transporten trigo, petróleo, frutas, verduras, maquinarias, etcétera, para que renazca la vida en cada pueblo o ciudad abandonada. Que entre sus pasajeros estén los jubilados visitando sus familias, disfrutando nuestros maravillosos paisajes argentinos, pagando como todos con el dinero digno de sus jubilaciones. Renacería así la justicia, terminaría la delincuencia, se despoblarían las villas, habría paz. Si así se dieran las cosas, mi tercera propuesta surgiría sola. Porque entonces, recién entonces, habría poesía.

Edith Michelotti


Venezuela: Un grito de libertad

Una multitud jamás vista; el pueblo venezolano salió a la calle a pedir que se vaya el régimen dictatorial y criminal del pajarito Maduro que usurpó el poder a través de elecciones fraudulentas y truchas. Ese pueblo cansado de sufrir atrocidades, hambre, cárcel y muerte a través de los militares secuaces al dictador y que provocó que millones de venezolanos tengan que escaparse de su país para no ser asesinados. Mientras que los que no pueden emigrar, viven en una miseria espantosa y muchos son asesinados o mueren de hambre. Todos los argentinos de bien, hoy nos unimos al bravo pueblo de Venezuela para clamar que se vayan los criminales. Basta de gobiernos que se dicen ser progresistas, populistas y de izquierda y siempre terminan siendo malandras, ladrones y criminales. Aguante Venezuela; Argentina está con vosotros.

DNI: 6.347.664


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});