política

Insólitas explicaciones

Viernes 20 de Agosto de 2021

El descubrimiento de anomalías políticas dentro de la Quinta de Olivos, una propiedad del Estado, que el erario público sostiene para ser la residencia oficial del administrador político electo del Ejecutivo nacional, a generado reacciones que demuestran la ignorancia de los políticos y del ciudadano en general, con respecto a las obligaciones de los casuales habitantes de estos estamentos, El primero de todos es que el ciudadano administrador del Ejecutivo nacional, no tiene vida privada, su vida es pública. Segundo, es el único responsable de todas las anomalías que ocurran dentro del predio. Tercero, toda la documentación que no sea información sensible a la seguridad nacional, o sea secreto de Estado, es pública y debe estar al alcance de cualquier ciudadano. Cuarto, la Constitución no le adjudica ninguna función o peso dentro del Estado a las ocasionales compañeras o parejas del administrador. Es por todo esto que, primero, es obligación del Poder Legislativo, en su carácter de representantes del ciudadano, interpelar al administrador, pudiendo llegar hasta la solicitud de su remoción si los cargos lo ameritan. Segundo, este procedimiento no puede ser impedido por cuestiones ideológicas, debido a que depende de estos procedimientos la transparencia necesaria para el respeto a la investidura del cargo de administrador. Tercero, la comisión de Asuntos Institucionales del Legislativo tiene que investigar si algunos de los miembros del mismo tenían conocimiento de estas anomalías y faltaron a su obligación de comunicar al cuerpo de las mismas, dado que su primera obligación está hacia sus representados, el ciudadano. Esta condición les hace cómplices necesarios de la malversación de los poderes que el ciudadano votante les confiere al elegirlo para el cargo. Lo cual es necesariamente catalogado, según las consecuencias que genere dicha acción, como traición a la Patria.

Julio Ricardo Sanchez

DNI 6.043.532

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario