Cartas de lectores

Festejos para analizar

Muchas veces nos ocurre que un determinado acontecimiento sirve para tomar conciencia de lo que viene pasando

Sábado 02 de Diciembre de 2017

Muchas veces nos ocurre que un determinado acontecimiento sirve para tomar conciencia de lo que viene pasando y no nos habíamos detenido a observar en plenitud. Pero un día algo sucede y ¡paf!, el telón se descorre del todo y nos muestra un escenario en el que los actores nos acalambran el alma. No sé a ustedes, pero a mí me preocupa nuestra juventud. No me refiero a toda la juventud. Sino a la que lidera a muchos, arrastrándolos por un camino muy peligroso. Los festejos de la finalización del cuarto año de las escuelas secundarias sirven para citar un ejemplo. ¿Qué demostraron esos festejos? Desde el punto de vista de los chicos: se demostró indiferencia por el otro, afición por el alcohol, incapacidad para divertirse sin estímulo etílico, diversión con soberbia, falta de motivo para festejar. Un vacío interior espeluznante. La nada. Nada de respeto, nada de proyectos, nada de valores, nada de alegría auténtica, nada. Me pregunto cómo se sentirán el día después. Después de haber terminado de vomitar tanta ignominia. Si se sienten mal, no todo estaría perdido. Si se sienten héroes del progreso y la modernidad, estaríamos mal. Mal nosotros, pero fundamentalmente, mal ellos. ¿Y qué demostramos nosotros, los padres, abuelos, tíos, y gobierno? No tengan dudas ni temor de averiguarlo. Para mí, demostramos que sólo servimos para juntar sus residuos, sus miserias, o pedir justicia cuando es tarde, si alguno sale herido o peor. En el nombre de la moda les hemos permitido que crean que emborracharse vale, drogarse, no y, bueno, tener relaciones sexuales tempranamente y con descuido como si no fuera algo importante de la vida, usar viagra, participar de las previas, y seguir tomando en el boliche, participar de fiestas electrónicas que arruinan los oídos, el buen gusto por la música, y suelen terminar con varios muertos. No les preguntemos a los jóvenes qué es lo que opinan de todo esto, porque no sé si saben de qué se trata. Pero nosotros sí lo sabemos, porque no nacimos viejos, porque entendemos cómo se siente a esa edad marcadora de nuestra formación. Porque también hemos "adolecido" de todo. Pero ahora adultos, adolecemos de algo peor. No sabemos cómo conducir a nuestros jóvenes y entonces permitimos, permitimos y permitimos. ¿Porque somos padres, abuelos y gobiernos piolas? No. Claro que no. Es porque no sabemos cómo poner límites. Límites que ellos piden a gritos porque los necesitan, pero nosotros nos hemos vuelto sordos, nos quedamos mudos y sólo tenemos ojos para saber adónde están los residuos para ir a levantarlos. Es lo que pienso. ¿Usted qué opina?

Edith Michelotti


Sobre el juramento de los senadores

He leído en este prestigioso diario la noticia del juramento prestado por los nuevos senadores elegidos en octubre. Y solicito la publicación para su reflexión lo que dice textualmente la palabra de Jesús en el Evangelio de San Mateo, capítulo 5, versículos del 34 al 37 : "....Yo (Jesús) os digo: que no juréis de ningún modo: ni por el Cielo que es el trono de Dios, ni por la Tierra que es el escabel de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey. Ni jures tampoco por tu cabeza, porque eres incapaz de hacer blanco o negro, uno solo de tus cabellos. Diréis si, si; no, no. Todo lo que excede de esto viene del Maligno...". Que cada uno saque su propia conclusión.

Mario Montagnini.


Informaciones en lenguaje coloquial

¿Ustedes me pueden decir quién va a venir aquí a poner un mango, en esta República que se asemeja a una bolsa de gatos? Días pasados el señor Miguel Amado Tomé expresaba en una carta de lectores de este prestigioso diario que la deuda externa argentina una vez finalizado el período del gobierno anterior el 10 de diciembre de 2015, ascendía a la friolera de 300 mil millones de dólares. Y en lo que va de este otro gobierno, la suma se ha incrementado en otros 30 mil millones de dólares más. En la parte final de la misiva, este lector que había titulado su carta "La pobreza no es un eufemismo", afirmaba con razón que el Estado paga jubilaciones de alrededor de 400 mil pesos, y que la inequidad es manifiesta en casi un ochenta por ciento de los beneficios donde abona la llamada "mínima", que alcanza apenas los 7.200 pesos. Si una gran mayoría que votó a favor de este gobierno se da cuenta que el Congreso de la Nación es un aguantadero que protege con fueros a un gran número de políticos que han delinquido; si continuamos con todas estas organizaciones sociales, que a pesar de recibir subsidios millonarios, cortan calles y rutas diariamente; si nada se puede modificar porque la épica de 1950 y 1970 les ha paralizado las neuronas a un tercio de la población, hoy que hemos avanzado tecnológicamente de modo extraordinario en este siglo XXI, literalmente yo estimo "que estamos verdaderamente al horno".

Felipe Demauro


De humanos no tienen nada

Era bien sabido que tarde o temprano, a los organismos de "algunos" derechos humanos de nuestro país se les iba a "caer la careta". Además del patético silencio ante la desaparición del submarino ARA "San Juan", y el posible desenlace trágico para los 44 tripulantes –héroes silenciosos y custodios de nuestra plataforma submarina–, no sólo que no pronunciaron ni una frase de solidaridad o preocupación por su suerte, sino que durante una marcha en adhesión a reclamos cuasidemenciales y violentos de grupos sediciosos que operan en la Patagonia, y que ni siquiera se reconocen como compatriotas, embadurnaron un monumento emblemático de la argentinidad como es el Cabildo con numerosas pintadas –en consonancia con las constantes expresiones de odio y venganza que vienen desplegando en forma permanente en los más de 30 años de democracia– que entre un sinnúmero de improperios, rezaban "44 menos". ¿Qué quisieron decir con semejante leyenda? ¿Que están felices por sus posibles fallecimientos y que apuestan a que cada día sean más? Y los circunspectos dirigentes de esas organizaciones, Carlotto, Bonafini, Verbitsky, Cortiñas, Almeida y tantos otros, ¿no piensan expedirse con alguna expresión de repudio por semejantes e inhumanas inscripciones? Todos ellos serán muy derechos, pero de humanos no tienen nada.

Alejo Uribe DNI 6.259.301


Intentos desestabilizadores

Los intentos de desestabilizar al gobierno actual por parte de los mapuches, RAM y otros, nos demostraron cómo actúan: violencia, atentados diversos y mentiras para confundir. La pregunta es: ¿"La desaparición y supuesta explosión que dicen sufrió el submarino ARA "San Juan", podría haber sido objeto de un atentado terrorista? El hecho quedará plasmado en las páginas de nuestra historia y recordaremos cómo el mundo nos brindó su apoyo.

Sarah Baxtell

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});