Cartas de lectores

Experimentos con animales

Si bien hoy la ciencia cuenta con otros recursos más vanguardistas y eficientes para testear sin necesidad de torturar y sacrificar animales, el diputado nacional Alejandro Echegaray y su gabinete parecen continuar con la mentalidad del siglo XIX, estando en pleno siglo XXI a las puertas de una revolución biotecnológica de alcances ilimitados en materia de diseño, emulación y control de la materia viviente.

Miércoles 07 de Marzo de 2018

Si bien hoy la ciencia cuenta con otros recursos más vanguardistas y eficientes para testear sin necesidad de torturar y sacrificar animales, el diputado nacional Alejandro Echegaray y su gabinete parecen continuar con la mentalidad del siglo XIX, estando en pleno siglo XXI a las puertas de una revolución biotecnológica de alcances ilimitados en materia de diseño, emulación y control de la materia viviente. Su proyecto ley Nº 6.758/D-16 sobre todo tipo de experimentación con animales, ya lleva media sanción de la Cámara de Diputados de la Nación. Mientras la tendencia en el mundo civilizado es dejar a los animales tranquilos y trabajar con métodos alternativos, tales como cultivo de células madre, observación in vitro, ordenadores matemáticos, pruebas de software, entre otros, este señor y su gente imponen lo contrario. Es más, el testeo en animales y vivisección no sólo constituyen prácticas aberrantes, sino que no son métodos eficaces a los fines que persigue la ciencia. Recordemos que si bien tenemos similitudes con los animales no humanos, similar no equivale a igual, y así se generan falsos positivos y miles de personas mueren por año por haber sido tratadas con medicamentos testeados en animales. Por lo que cabe preguntarnos, sabiendo todo esto, cuál es el interés en insistir con prácticas retrogradas e inhumanas que, lejos de garantizar buenos resultados, provocan mayores inconvenientes. Y por más que se pretenda hacer creer lo contrario, las pruebas son dolorosas y las compañías no sedan a los animales. Todos los casos de testeo en animales terminan con la muerte, ya que parte del proceso consiste en saber qué cantidad habría que ingerir para que nos causara la muerte. A propósito del nefasto proyecto de referencia, se están realizando en todo el país mesas de trabajo y concientización con junta de firmas, donde la población, a medida que va adquiriendo conocimiento sobre el tema, adhiere de manera unánime a la petición de que no se apruebe el mismo. Así lo expresaremos en la convocatoria de hoy, 7 de marzo, de 17 a 20 frente al Congreso de la Nación, y el 10 de marzo a las 11 en la esquina de las peatonales San Martín y Córdoba de Rosario, lugar donde se juntan firmas todos los sábados. Esperamos que los señores senadores voten con sabiduría llegado el momento.
Débora Ayache
DNI 21.414.147


Es hora de que salgamos a reclamar
Todos los días escucho, leo o veo las consideraciones de políticos, economistas, periodistas especializados, entre otros, criticando y desmintiendo las políticas adoptadas por el actual gobierno. Personalmente, coincido con todos ellos y creo que nos están conduciendo a una hecatombe total. Cuando tenemos despidos todos los días, cuando les restan ingresos a nuestros jubilados, cuando nos rematan a tarifazos, cuando abren indiscriminadamente las importaciones y obligan a cerrar empresas nacionales para que hagan negocios los amigos y socios de Macri, ¿dónde vamos a terminar los argentinos? Es hora de que salgamos a reclamar en serio o nos morimos todos de hambre.
Julio Patlallan
El inicio de la vida no es cuestión de fe
Hoy día hay argentinos que quieren imponer a todo el país que el momento en que comienza la vida es una cuestión de fe. Quieren imponer su creencia a los demás estableciendo que como creen que la vida comienza a la semana 13ª de gestación (porque en ese momento se desarrolla el sistema nervioso), de la semana 12 para atrás se puede eliminar a lo que creen es un conjunto de células y no consideran como persona. Pero claramente esto no es así. No porque lo afirme una persona o una religión, sino porque la ciencia ha establecido claramente que la vida de una persona comienza en el momento de su concepción: cuando se unen un espermatozoide y un óvulo y forman un embrión que es un nuevo ser con características propias. Lo que todos debemos entender es que la vida es un proceso continuo y que como todos los seres vivos, los humanos necesitamos de un entorno vital que nos contenga porque si no morimos. Por ejemplo, si a cualquier persona de cualquier edad le cambiamos el aire que respira, y lo ponemos en una cámara de gas se muere. Pero no por eso podemos decir que no era persona. Del mismo modo si a un embrión o a un feto lo sacamos de su entorno vital (aborto) lo matamos, pero no por eso no era persona. Hoy todos los que pugnan porque se apruebe la ley del aborto pueden expresarse libremente porque no fueron matados ni ayer ni hace un año, ni cuando estaban en la panza de su madre en la semana 20ª o en la semana 1ª de gestación. No existe en el mundo ninguna persona adulta que antes no haya sido joven, niño, feto, embrión, la única diferencia entre ellos es el tiempo de vida transcurrido. Nadie tiene el derecho de disponer sobre la vida de otra persona, tenga la edad que tenga, pueda hablar o no, pueda caminar o no, pueda depender de sí mismo o no. Por favor, defendamos la vida de todos los argentinos, especialmente de los más indefensos.
Adrián Munné
En Rosario hay otro caso Kiki
Hace un año mi hija acogió a Lilin y hoy la quieren apartar. Con ella aprendió a caminar y a hablar. Hoy la llama "mami", tiene una familia que la adora, mamá, abuelos, tíos, primos, amigos. Dios quiera que si la Justicia no quiere que esté con nosotros, los nuevos padres adoptivos sean sensibles y solidarios y nos permitan verla. Hay que cambiar este sistema inhumano y reformar estas leyes que destruyen los derechos de los niños y sólo causan dolor al niño y a la familia solidaria. Lilin, te amamos.
DNI 6.031.315
La historia de la otra bandera (II)
En respuesta a la carta publicada en esta sección del sábado 10 del corriente, titulado "La historia de la otra bandera", me permito señalar que el sol insertado posteriormente es una ampliación al símbolo original. No es más que un simple agregado, fenómeno ocurrido en muchos países aún cuando ha habido casos de cambios totales. De acuerdo con el texto del artículo, Belgrano sólo habría creado una bandera y no "la" bandera. Este aspecto diminutivo de aquel solemne acto que en estos días estamos festejando, trae a colación otra restricción a la consumación del hecho negando el cumplimiento de las normas protocolares, tales como jura y bendición. Que es también negar la total toma de conciencia militar asumida por el entonces coronel Belgrano. Que no lo haya detallado en el comunicado es por obvio que la hizo jurar a la tropa y bendecir. Además, estando el cura Navarro, ya declarado patriota a los pocos días de la Revolución de Mayo, no podía ser simple espectador frente a la creación del símbolo que daba identidad a la nueva nación y no bendecirla. Por demás está recordar la religiosidad de Belgrano para pensar en la omisión de esa bendición. La jura en Jujuy es una reafirmación del acto en las barrancas. La declaración por decreto Nº 0867 del Ministerio de Educación de la provincia de Jujuy, estableciendo que la bandera fue bendecida y jurada por primera vez en la ciudad de San Salvador de Jujuy, deja a la creación sin solemnidad. Quienes apoyan la pretensión jujeña niegan también la hermenéutica como método de investigación histórica que es la interpretación de los hechos. No de todo es necesario contar con un documento para avalar un hecho histórico, pero sí sirve para negar. Es más fácil.
Ernesto Del Gesso
Nuevamente el Invap
El Instituto de Investigaciones Aplicadas (Invap) es una empresa rionegrina con sede en Bariloche, que desde 1976 está dedicada al diseño y construcción de sistemas complejos tales como dispositivos nucleares. Desde 2006 comenzó un exitoso programa satelital; tanto, que la Nasa la ha calificado como la única empresa argentina capaz de diseñar, construir, ensayar y operar satélites. La diversidad fabril del Invap incluye aparatos para "terapia radiante", turbinas eólicas, robots y maquinarias especiales, sistemas de control fiscal, reactores de investigación y radares; además interviene en el tendido de la red federal de fibra óptica. Como contratista de Arsat, ente del Estado argentino encargado de la explotación de satélites geoestacionarios, el Invap comenzó el diseño y posterior ejecución de los satélites Arsat-1, 2 y 3 para la recepción y transmisión de señales de telefonía, internet y televisión. El Arsat-1 fue puesto en órbita el 16 de octubre de 2014, y el Arsat-2 comenzó a orbitar el 30 de setiembre de 2015. Ambos satélites fueron impulsados por un cohete Ariane V- or Soyuz, desde una plataforma de lanzamiento espacial ubicada en Guayana Francesa, perteneciente a la compañía Arianespace. Construir satélites de comunicaciones demanda una tecnología que tienen muy pocos países. Mientras el Arsat-1 brinda servicios a Argentina, Paraguay, Chile y Uruguay, el Arsat-2 cubre toda América desde Canadá hasta el sur continental. En tanto se espera que la construcción del Arsat-3 sea concluida en 2019, el 1 y el 2 son comandados desde la estación terrena de Benavídez, que pertenece a la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales SA (Arsat). Ahora el Invap ganó la licitación organizada por la fundación holandesa Pallas, para que Holanda adquiera un reactor nuclear de investigación y producción de radioisótopos. Se adjudicó la licitación tras competir con una empresa de Corea del sur y otra de Francia. Ese reactor se construirá en el marco del uso pacífico de la tecnología nuclear, y el costo del equipo fue acordado en más de 400 millones de dólares. Exportar no sólo trigo y soja, sino elementos de alta tecnología que contengan valor agregado, es auspicioso para nuestro país desde el aspecto económico. Además, le otorga a la Argentina un perfil intelectual y científico que debe enorgullecernos. En ese sentido una empresa nacional, el Invap, está señalando el camino con importantes realizaciones.
Edgardo Urraco


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario