Cartas de lectores

En el Mesde la Mujer

Hoy quiero saludar a todas las mujeres y contarles que me siento muy feliz y honrada de ser una de ellas.

Jueves 14 de Marzo de 2019

Hoy quiero saludar a todas las mujeres y contarles que me siento muy feliz y honrada de ser una de ellas. Si bien no soy feminista, celebro muchas de sus luchas (no todas) y logros alcanzados en pos de la igualdad de derechos entre ambos sexos. Lo que toda mujer debería saber es que esa igualdad fue otorgada por Dios desde el mismo momento de la creación de la pareja humana. La orden de sojuzgar y señorear sobre la tierra fue dada a ambos, y no sólo al varón. Pero hay algo más novedoso al respecto y es que el nombre dado por el Creador a la primer mujer fue Adán. Así lo dice Génesis 5:2 : "Varón y hembra los creó; ... y llamó el nombre de ellos Adán,...". Este vocablo significa "seres humanos", "humanidad", "rojo", "tierra", "sangre". Es decir que fuimos creados sin jerarquía alguna, en total igualdad y con la misma misión de administrar y gobernar. Después fue el hombre quien nos rebautizó con otros dos nombres según su parecer, uno fue "varona" y el otro "Eva". Por mi parte, creo que el feminismo no logrará frenar la violencia machista, dado que el empoderamiento de la mujer aumenta la misoginia en general. Desde la psicología social puede hablarse de androcentrismo, referido en forma exclusiva al hombre, o desde el psicoanálisis aludir a la falocracia. El machismo, al igual que el feminismo, responden ambos a un espíritu babilónico porque ninguno de los dos encaja con el plan original del Creador. Hombre y mujer no fueron diseñados para la competencia o la rivalidad, sino para la complementación.

Raquel Pierri


Las dos caras de Rosario

Recorriendo la ciudad, los barrios, el centro, la costa de punta a punta, veo la cantidad de obras de distintas magnitudes. Pintado de columnas, repavimentación de calles, de pavimentos de hormigón. Todo muy bueno, todo en la costa, todo en el centro; nada o casi nada en los barrios. En el centro se repavimenta sobre lo repavimentado, calle Baigorria nunca jamás se le hizo una sola mejora en más de 60 años, me consta por mi edad. Ahora parece que brotó el dinero; este año de elecciones aparece la plata, aparecen las obras donde más se ven. ¿No les da vergüenza señores y señoras políticos? Realmente me da lástima por ustedes. Se denigran y ofenden a la población de los barrios. Suerte que ya se van, veremos con los próximos aunque no tengo muchas esperanzas tampoco, pero de esto digo basta.

Jorge Lauricella


Una marcha vergonzosa

El pasado 8 de marzo, en el marco del Día de la Mujer, el numeroso grupo de personas que copó las calles céntricas generó un caos importante. El festejo del Día Internacional de la Mujer se convirtió en una marcha política proabortista. Un grupo reducido efectuó pintadas en la catedral y otras instituciones, quizás el mismo que marchaba con el torso desnudo. La falta de organización desde el municipio, una vez más, se vio reflejada en el tránsito que iba a la deriva. Los colectivos desviaban por donde podían. La gente no sabía dónde esperarlos y caminaba a lo loco tratando de encontrar un hueco por donde cruzar las calles desbordadas por la larga cola de manifestantes. Mientras este grupo pregonaba los derechos de la mujer, el derecho de muchas otras que no participamos de la marcha nos fue vulnerado, como también el del resto de la ciudadanía, ya que al salir del trabajo u otras actividades no podían volver a sus casas y los obligaron a deambular de acá para allá. ¡Vergonzoso!

Graciela Torres


Una perlita de campaña

Las campañas electorales suelen tener ese "no se qué" que conmueve, inflama y reaviva sentimientos dormidos. Patriotismo, austeridad, esfuerzo, honestidad, desfilan por corredores tan estrechos que a veces se atoran cuando intentan ser los primeros en mostrar las virtudes de algún candidato. La ponderación de la familia, como primera unidad social, siempre debe estar presente en quien desee ser bien visto por sus conciudadanos que mirarán cómo es la familia de quien pretende guiar el rumbo de la suya. La presión es tal que llevó a María Eugenia Vidal a caer en la frase menos feliz: "No me gustaría pasar otros cuatro años sin pareja" para la cual la respuesta es obvia: Sra. Vidal, a los bonaerenses, a todos los ciudadanos inundados, desempleados, pobres; a los millones de niños carenciados que ven amenazada la continuidad de la escuela pública y su posibilidad real de asistir a ella, a los jubilados, a los profesionales de la educación, de la salud y a todo quién vive en esta generosa provincia no les agradaría pasar otros cuatro años sin reales soluciones y respuestas.

DNI 21.653.863

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});