Cartas de lectores

En el Día del Amigo

Era una niña y la palabra "amigo" nunca me pasó desapercibida. Pese el tiempo transcurrido, recuerdo unas vacaciones en Córdoba.

Viernes 20 de Julio de 2018

Era una niña y la palabra "amigo" nunca me pasó desapercibida. Pese el tiempo transcurrido, recuerdo unas vacaciones en Córdoba. Viéndome mi padre conversando con una preadolescente, como era yo, y disfrutando del arroyo con tal compañía, me dice: "Lugar donde vas, te hacés de una amiga", cerrrando con calidez su dichos, con la mirada atenta y dulce de mi madre. Más de una vez repetiría mi padre la observación de entonces, como una característica que veía en mí, desde lo que presenciaba. Pasaron varías décadas. Estando con mis hijos aún pequeños y dos personas más, mi hija dice con énfasis: "Mi mamá, lugar donde va, se hace de una amiga". No pude más que emocionarme porque recordé las palabras de aquel tiempo y con tanta diferencia generacional entre mi hija y su abuelo, me había venido a la mente esos instantes de niña y también de adolescente. Sorprendida me dice mi hija "¿que te pasa, mamá? ¿Por qué te pusiste así?". Le respondí la vivencia a la que aludo en este espacio, con la connotación que para mí tiene. Teniendo en ese entonces la edad de mi hija, esa coincidencia y ambas voces (una, la que yo recordaba, y otra, la de mi nena a mi lado) me acompañaron esa tarde, poniéndole a la palabra "amistad" la fuerza que para mí siempre ha tenido y seguirá teniendo. Es mi convicción, que quien ha encontrado un amigo o amiga, ha encontrado un tesoro. Mi experiencia personal me lleva a afirmarlo con alegría y mayúsculas. La amistad cuando es tal, en el sentido y concepto que muchos tenemos, sin confundirla con conexiones u otros vínculos, no sólo es una palabra maravillosa. En los hechos es un regalo especial que valoramos y apreciamos especialmente. Es energía, presencia, afecto, contención, incondicionalidad y varias palabras más. A veces nos quedamos cortos cuando las vivencias trascienden sin duda ciertas palabras. En momentos duros, de injusticias, dolor, ausencias, o tristeza, como de satisfacciones, alegría, logros, felicidad, de una manera u otra el amigo está, así lo sentimos y vivenciamos en amistades reales, sólidas, y que nos enorgullecen por cierto. Una tarjeta que he leído reza: "La verdadera amistad, durará hasta el final. Las demás sólo serán etapas de la vida". Feliz día del amigo para todos.
Nora Cardarelli


Coincidencia con un lector

Siempre lo leo a un lector de apellido Cáceres, que escribe en este espacio. Quería manifestar mi absoluta y total coincidencia con todo lo que manifiesta en todas sus publicaciones. También vaya mi reconocimiento por su valentía al expresar sus ideas contrarias a las de la mayoría de los lectores que, influenciados por los medios hegemónicos lo hacen de manera calcada. El “se robaron todo” ya dejó de justificar lo que se roba actualmente. Aquello es el pasado y lo que hoy importa es la desocupación, el endeudamiento, el despojo y la entrega de nuestro patrimonio.
Néstor Gandolla


La expresión oral de hoy

Hoy la expresión oral deja mucho que desear. La realidad es esa, mal que nos pese. Admitir que existe un retroceso cultural y trabajar por ello llevará a ir revirtiendo la cuestión, con los recursos necesarios y lo que esto conlleva. Las palabras que se emplean en el día a día fueron limitándose cada vez más, cuando nuestro vocabulario es riquísimo, sin lugar a dudas. Esto se ve más en estudiantes, pero también se observa en otras etapas de la vida, como en roles diversos. Argentina ha sido pionera en educación. Tenemos una cantidad de palabras para usar y alternar que no se escuchan ni escriben con frecuencia. Las expresiones que implican “de acuerdo”, “gracias”, entre otros significados que reemplazan lo que queremos decir, se sustituye por emoticones, haciéndose esto un hábito cotidiano. Ello se aprecia con naturalidad y hasta parece lo normal si nos atenemos al presente. Incentivar la lectura, y quienes así lo hacen seguir en ese eje, no sólo aporta conocimientos y palabras nuevas. Nos completa en ciertos aspectos, y da herramientas al lector en circunstancias que pueden presentarse. También se escucha más que antes la mala conjugación de verbos, y acentuaciones incorrectas de calles, próceres, lugares y algunas palabras de uso corriente. Es bueno avanzar y no quedarse estancado más allá de modas, o que seamos entendidos por el otro de igual manera. No es este un tema de poca importancia, más allá de que otras opciones se entiendan igual por quienes están del otro lado. Esto va en desmedro de nuestra lengua y remontar aquello que no se le dio trascendencia como si todo diera igual, nos lleva a una retracción que no conviene y podemos evitar.
DNI 14.510.012


El país de los acomodos

Quiero contarles a los lectores rosarinos que Tucumán siempre es noticia. Hace unos días, el periodista Indalecio F. Sánchez, de La Gaceta, publicó una nota titulada “El Tucumán de los acomodos”. En la misma, entre otras cosas, dice: “Quienes ostentan algún lugar de poder hacen uso y abuso de un nepotismo que se disimula tras la burocracia, pero que crece sin pausa”. Más adelante, extiende una larga lista de nombres de gente a cargo de las dependencias de la Dirección Nacional del Registro de la Propiedad del Automotor, informando que “casualmente, en el listado hay esposas de ex parlamentarios nacionales, hijos de ex jueces, ex asesores de actuales diputados y amigos cercanos de ex funcionarios”. Estos sucesos me mueven a la siguiente reflexión: Nacer hoy en Tucumán se ha convertido en una desgracia. El pero-kirchnerismo arraigado, que cuenta con la misma cantidad de años que nuestra democracia, ha convertido a nuestra ciudad y especialmente a la administración pública en un manual de desgracias. El empleado público decente vive conflictuado consigo mismo, considerando que ha nacido en el lugar y en el momento menos deseado para desempeñarse en su puesto de trabajo. Y preguntándose por qué en su ámbito laboral abunda una hediondez (con el perdón de los lectores sensibles) que cualquier ciudadano la siente cuando va a hacer un trámite. Llama poderosamente la atención el silencio de los filósofos, la mayoría de ellos perros mudos en este momento histórico, en el cual el pueblo los necesita más que a los curas y a los psicólogos, que también esperan su colaboración. Pareciera ser que no leyeron o no entendieron en absoluto a Aristóteles y a Santo Tomás de Aquino; ni a Pascal, a Descartes y a Rousseau, por sólo citar unos cuantos. La vida es corta para pasarla viviendo mal y, tanto los que sufren como los que ocasionan el sufrimiento del pueblo necesitan el mismo remedio: amplitud de pensamiento y voluntad para realizar buenas acciones. Y para terminar mi opinión –obviamente muy personal–, quiero gritar que la vida no es esto, que somos aves de paso, seres trascendentales que viven, nacen, crecen y se reproducen en las sombras, clamando por la luz necesaria para vivir dignamente.
Daniel Chávez
DNI 12.161.930


Asesinato de estudiantes

El terror y la muerte que está padeciendo el pueblo nicaragüense provocada por el gobierno criminal de Daniel Ortega no tiene límites, pues ahora el blanco para las fuerzas criminales militares y paramilitares son los estudiantes que son perseguidos y asesinados a mansalva. Sobre este punto quiero expresar, con mucha vergüenza, el insólito silencio de todas las organizaciones estudiantiles universitarias y de los derechos humanos de nuestro país, que no han salido a la calle a protestar. Todo muy raro, porque la mayoría de las veces, por cualquier hecho por más banal que sea, son los primeros en tomar la calle. Sin embargo, para casos como estos de asesinatos al pueblo nicaragüense, repudiados por todo el mundo, sólo silencio. ¿Será que los crímenes cometidos por gobiernos populistas de izquierda, como el de Ortega, Maduro (antes Chávez, Castro, entre otros) son tolerados?
DNI 6.347.664


Saber leer la historia

El señor Luis Novaresio, en su artículo del domingo 15 de julio pasado en La Capital (página 33), con título de “Retroceso”, en las discusiones sobre el aborto y otras cuestiones, hace referencia a dichos que suelen pronunciar funcionarios y/o políticos, y uno de ellos es de Horacio Rodríguez Larreta, que dijo: “Quiero presentarme ante Dios como jefe de Gobierno, consagrando mi vida, mi gestión y la ciudad de Buenos Aires al Sagrado Corazón de Jesús”. Para Novaresio, esta frase es inaceptable (quizás también intolerable) en un país laico, afirmando, erróneamente, que hubo una sola expresión similar en la historia argentina, la del vicepresidente Víctor Martínez. El señor Novaresio debería leer más la historia argentina porque nuestros máximos próceres de la Patria, los generales San Martín y Belgrano, antes de cualquier batalla hacían bendecir a las tropas y las ponían bajo el manto de la Virgen María; y después de las batallas celebraban la misa de acción de gracias, todo se hacía con el consentimiento del gobierno nacional; si hubiese estado Novaresio hubiese pedido la renuncia de esos dos grandes generales de la Nación por un hecho “inaceptable”. Además, nuestros preclaros representantes de la Nación cuando crearon la Constitución nacional, declararon por escrito “...invocando a Dios Todopoderoso, fuente de toda razón y justicia”. Frases y hechos similares se sucedieron por miles en la historia de nuestra Patria. Y por último le hago recordar que los tres hacedores del nacimiento de nuestra Patria fueron los representantes del pueblo, las Fuerzas Armadas y la Iglesia católica. La historia no se cambia, sino que se respeta porque somos fruto de ella.
Juan Carlos Bressán

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});