Cartas de lectores

En aras de una sociedad mejor

A diferencia de los países europeos que fueron gobernados por muchos años por la monarquía, nosotros en América hace más de un siglo que nos manejamos políticamente por gobiernos democráticos, compuestos por ciudadanos de nuestra clase media.

Martes 27 de Marzo de 2018

A diferencia de los países europeos que fueron gobernados por muchos años por la monarquía, nosotros en América hace más de un siglo que nos manejamos políticamente por gobiernos democráticos, compuestos por ciudadanos de nuestra clase media. A esta clase media, quisiera destacar, no por supuesto a la de hace un siglo, sino a la actual que está compuesta por ciudadanos adinerados, otros con menos dinero, y muchos con poco dinero, como así existen algunos ciudadanos muy cultos, otros con relativa cultura y muchos con niveles de escasa formación. En esta clase media que sin prisa, pero sin pausa, crece en todos los sentidos, descansa nuestra democracia igual que está creciendo la misma, sin prisa pero sin pausa. Qué bueno que sería que las nuevas generaciones de la República aprendieran a tener responsabilidades mayores para con la sociedad y, así, poder distinguir la diferencia de tener libertad y no libertinaje, siendo la diferencia lo que nos ayudaría a presumir que estamos evolucionando satisfactoriamente, en aras de una sociedad mejor. Sería bueno que los educadores tomen conciencia de la importancia de formar, y por ende educar, a un adolescente, ayudado también por sus padres, de manera que mejoraríamos la clase media, dotándolos de los conocimientos necesarios para un mejor nivel de vida, ya que la misma no sólo se nutre con religiones y dinero. Sería de sabio político, y a la vez creativo el mismo, encarar los próximos años en unir el país físicamente con rutas, autopistas y puentes, y también lógicamente con más escuelas y facultades para mejor desarrollo del intelecto y formación de los ciudadanos. Ayudaríamos con estos cambios a las provincias, produciendo la tan mentada descentralización del poder político y económico. Tal vez se trate de un viejo dicho, como el de "Conoce a tu aldea y conocerás el mundo", especialmente en estos años donde el mundo y sus vivencias están globalizadas, pues estamos conectados las 24 horas con cualquier lugar del planeta. Salvando las dificultades idiomáticas, sus otras vivencias son muy parecidas a las nuestras. Es decir, viviendo intensamente todos los acontecimientos de tu ciudad verás que son las sumatorias de todo lo que ocurre en cualquier parte. Tal vez ser viejo lo sea cuando nos hallamos ante jóvenes con su particular forma de expresarse, con sus tatuajes, su manera de hablar, y ver cómo aceptan la mediocridad, no les interesa leer libros o estudiar. Sería bueno que mejoren su intelecto las nuevas generaciones, así aprenderían a pensar y discernir, pues no todo lo que se ve es cierto, ni todo lo que se lee tampoco. Es muy importante que las nuevas generaciones se compongan de ciudadanos autóctonos e ilustrados y no de adoctrinados políticamente. Insisto que no es tan difícil encontrar a la clase media y en la medida que lo entendamos, podremos comprendernos mejor y llegar a ser un gran país. Reconocer los aciertos y los errores en la vida es una forma de adultez.
Armando Torres Arrabal
DNI: 6.047.844

Una lección dada por los niños

La tan denostada y estigmatizada por el gobierno nacional escuela pública nos ha deparado una vez más una grata sorpresa. Mejor dicho, las niñas, niños y maestras y maestros de las escuelas rurales han demostrado que son capaces de vencer los obstáculos de las políticas emanadas del Ministerio de Educación. En efecto, las pruebas aprender evidenciaron como resultado de que en matemática los mejores promedios son justamente los de los niños de esas escuelas rurales que el gobierno pretende eliminar. No es casualidad que esto ocurra, como decía el gran pedagogo libertario Paulo Freire, la enseñanza vinculada a la vida cotidiana es la única que tiene sentido y estos infantes de los medios rurales vivencian a diario cuestiones que los chicos de ámbitos urbanos desconocen. Los intentos por aniquilar la escuela pública no son nuevos, la dictadura cívico-militar (1976-1983), hizo lo suyo, el menemato en los 90 también, ahora hay múltiples embates, desfinanciación presupuestaria, medidas coercitivas a maestros y profesores, etcétera. No dejaremos de bregar por la defensa de la educación popular. En medio de las tinieblas del presente una lección de los niños "caídos" en la escuela pública.
Carlos A. Solero
Profesor de sociología de la UNR


Obras lentas, pero muy necesarias

Hace ya cinco meses se iniciaron los trabajos en calle Maipú, de 27 de Febrero a calle Montevideo. Se encararon obras completas de desagües cloacales y pluviales, y luego de nuevo pavimento. En las dos cuadras iniciales, donde hace meses se están ejecutando estas mejoras, se generan molestias al que vive en la zona o al que debe cruzar por el sector, y al avanzar hasta Montevideo seguirán ocasionando trastornos, pero se debe comprender que se ha encarado, por fin, una tarea muy necesaria y reclamada. Las obras llevarán mucho más de un año, pero es de esperar que las molestias se compensen luego con una calle transitable y con servicios de desagües modernos y no como los centenarios que había. Sólo pedir un poco de celeridad y que todo se haga correctamente para evitar contratiempos futuros.
DNI: 12.520.616


Fecha de vencimiento del agua en África

Según una noticia que asombró al mundo, la provisión de agua potable en Ciudad del Cabo tiene fecha de vencimiento: la del próximo 16 de abril, fecha que ha sido denominada "el día cero". Con esto del calentamiento global, estamos acostumbrados a escuchar estremecedores vaticinios sobre el crecimiento de ríos y mares, con la consiguiente desaparición de urbes costeras; pero que una gran ciudad se quede sin agua es algo que pocos anticiparon. Ciudad del Cabo se encuentra en el sudoeste del sur de Africa; tiene un importante puerto sobre el océano Atlántico, es la segunda más poblada después de la capital Johannesburgo, y la que mayor turismo internacional recibe. En los últimos 20 años duplicó su población estable, y he ahí uno de los motivos causantes de la escasez hídrica presente. Otro factor al que se atribuye el problema es el de la pronunciada sequía que castiga a la región desde hace tiempo, como consecuencia del fenómeno climático de "El Niño". Según la BBC Mundo el nivel del agua en las presas ha bajado dramáticamente, y si la situación no mejora, a partir del 16 de abril se implementarán 200 puestos de distribución de agua, donde cada persona podrá recoger 25 litros diarios. No queda claro si es por persona o por familia. Tampoco está bien explicado cómo hacen para controlar que cada grupo familiar, desde el 1º de febrero sólo consumen 50 litros por día; que es lo que el municipio autorizó de acuerdo al plan de restricción actual. Los funcionarios aseguran que en el peor de los escenarios, se dispondrá de agua al menos para hospitales y escuelas. Lo cierto es que la restricción aplicada logró desplazar en 96 horas el "día cero" que en principio había sido el del 12 de abril. Cuesta creer que no obstante el complicado futuro que se cierne sobre los vecinos de Ciudad del Cabo, muchos de ellos se niegan a cumplir con el plan de racionamiento impuesto. No obstante que en 2009 se hizo la presa sobre el río Berg y se elevaron los paredones de otras presas, hay críticas políticas acerca de la falta de celeridad en la construcción de una planta desalinizadora y en el aprovechamiento de las aguas subterráneas. Las críticas están dirigidas tanto a las autoridades municipales como a las de la provincia de Cabo Occidental. Asimismo cuestionan que hayan confiado en seis represas que dependen de la lluvia en una zona de clima inestable. Quienes tenemos la suerte de vivir a orillas de un río como el Paraná, cuyo caudal parece inextinguible, posible y, felizmente, nosotros y las futuras generaciones no lleguemos a un "día cero" como el anunciado en la ciudad sudafricana; pero de todas maneras, por respeto a la generosa hidrografía de nuestro litoral fluvial, y al esfuerzo y al costo que supone potabilizar el agua, debemos moderar nuestro consumo que casi triplica la media mundial. Esperemos que su majestad, la lluvia, caiga profusamente como una bendición sobre Ciudad del Cabo, y que puedan realizarse las obras necesarias para que el "día cero" no llegue y que de ocurrir así, no se prolongue en el tiempo.
Edgardo Urraco


¿Existe el Correo Argentino?

En mi caso particular creo que el Correo Argentino no existe. Desde fines del año pasado dejé de recibir mi correspondencia normalmente. Ya no llegan a mi domicilio ni siquiera las boletas de los servicios tales como Aguas Provinciales y EPE. Me apersoné a la casa central dos veces para expresar mi reclamo según consta en la sección pertinente bajo los números 213/18 del 17/01/2018, y 1.062/18 del 02/03/2018, aún sin repuesta esta última. Más allá del perjuicio patrimonial, pues pago vencidos estos servicios, está el daño moral, dado que no sólo dejé de recibir correspondencia de mis familiares en el exterior, también del Consulado Italiano dejaron de llegarme las comunicaciones (hubo elecciones este mes) y si bien pude certificar que el Consulado envió los sobre correspondientes a toda mi familia (siete miembros) por ser ciudadanos, estos jamás llegaron a destino. Consultado el problema con mis vecinos, me sorprendió saber que todos sufren el mismo problema, de manera que nos estamos reuniendo a fin de iniciar las acciones legales correspondientes, tendientes a normalizar el servicio, que obviamente no es gratis pero que no se cumple ni por asomo. Llegué al extremo de concurrir al Correo Central y enviarme una carta a mí mismo, con membrete de la empresa a fin de ser fácilmente identificada, pero tampoco llegó a destino. Espero que alguna autoridad tome cartas (perdón por el eufemismo) en el asunto y se avenga a solucionar el problema. Nosotros agradecidos.
Marcelo A. Dotti
DNI: 11.447.818

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario