Carta de lectores

Embestida del Covid-19

Domingo 06 de Septiembre de 2020

En estos días se decidieron medidas urgentes para evitar una mayor circulación del virus. El Covid-19 se está adueñando de muchos sectores de nuestra ciudad y todavía no aprendimos, después de cinco meses, que el otro tiene un rol fundamental en nuestro cuidado. Tampoco se entendió el significado del distanciamiento social y el uso del barbijo. Muchos lo descuidan; quizás se sienten omnipotentes. Reconocemos que el ejemplo de quienes deben darlo no existe. Así, se desarrollan malos hábitos, distensión social e indiferencia a todo y a todos. Seguramente lo que es restrictivo, lo prohibido, ofrece resistencia por parte de todos los ciudadanos. Una vez más surge la oposición entre trabajo, economía, pandemia, gobierno. Una compleja conjunción que debería encontrar un punto de intersección y de equilibrio. Todos queremos salvarnos de este extraño virus invasivo. Este es un llamado a la solidaridad a aquellos que insisten en las reuniones y en las fiestas clandestinas. Evidentemente carecen de respeto hacia sí mismos y hacia el otro. El egoísmo y el desamor no acompañan a los coterráneos. Vamos a tener que aceptar las medidas porque no tenemos otra salida. Muchos, tal vez, prefieren una sociedad diezmada por el Covid-19. Nuestra situación no admite comparación con Caba o Amba. Nuestro proceso fue muy distinto y no tuvimos tantas cuarentenas y supimos hacerlas e ir pasando de fase. Ahora se desbordó la situación por diversos motivos. Pero si una vez pudimos defendernos adecuadamente cumpliendo las normas hoy también podemos pese al cansancio o al dolor, pero con una inquebrantable esperanza. Solidaridad, respeto, responsabilidad y, esencialmente, amor al prójimo.

Mabel Martínez

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario