Cartas de lectores

El ser femenino

Ante la confusión reinante sobre el significado del "ser femenino" en la actualidad, quiero hacer un aporte para la reflexión.

Lunes 31 de Diciembre de 2018

Ante la confusión reinante sobre el significado del "ser femenino" en la actualidad, quiero hacer un aporte para la reflexión. Ser mujer implica poseer magnificencias exclusivas de género, únicas e irrepetibles. Desde la fecundación somos niña o niño y al nacer, la inmensa mayoría en el mundo, formamos parte de la familia como tales. Crecemos con marcadas diferencias con el varón, quien también posee las propias. Llegamos a la adolescencia descubriendo el maravilloso abanico de posibilidades que nos brinda la vida y las que podemos, elegimos. Las hormonas cambian nuestro cuerpo cuya transformación general define nuestra sexualidad. A la mayoría nos atrae el sexo opuesto y hacia allá dirigimos nuestros encantos. Encantos con tintes de mujer, mujer implícitamente madre, a la que le place exaltar su belleza física a través de la moda del momento y que necesita que se la respete y admire. Y esa elección de base conlleva la diagramación del futuro. La educación, el gusto por tal o cual disciplina, la consideración de posibilidades. El amor. La decisión de vivir en pareja y tener hijos. O no. La profundización del análisis de una sociedad problemática, la observación de desigualdades, abusos, injusticias, el emprendimiento de alguna acción solidaria o política para enmendarlas. La lucha por el respeto y la igualdad de género. La consolidación del amor, la sana orientación de los hijos. Los nietos en un "volver a empezar" y la tercera edad como último aprendizaje. Si en este abreviado pasaje por el "ser femenino" algo se tergiversa y la mujer pierde el decoro o lo ignora, o muestra públicamente su desnudez luciendo pañuelos verdes que no le caben, porque ellos representan la protección de la vida y ellas proponen con violencia lo contrario, o si prefiere pertenecer al otro sexo, o quiere aplastarlo para obtener supremacía, tiene otro nombre. Son parte de nuestra sociedad, pero no del ser femenino. Simplemente, tienen otro nombre.

Edith Michelotti


A los presidentes comunales

Por medio de ese prestigioso diario deseo hacerles llegar un cariñoso saludo y un merecido recuerdo a todos los presidentes de comuna de los pueblos. Especialmente a los de ayer, aquellos que, con su entrega y siempre ad honorem, después de su trabajo dedicaron tiempo a la comuna para engrandecimiento de ésta y el bienestar de su gente. Fue muy emocionante saber que en la de Fuentes hay una foto de mi padre que recuerda su paso por dicha comuna. Eran los años de crecimiento, donde todos ponían su esfuerzo personal para el bienestar general. Muchas gracias.

Luis Toresani


Enfermeros de Pami

Quisiéramos hacer público nuestro agradecimiento a todos los enfermeros del Pami I por el cariño, el profesionalismo para con nuestro papá, Antonio Romero Morán, y destacar la contención hacia nosotros, los hijos. Mi papá a sus 92 años partió a reencontrarse con todos sus viejo amigos y su compañera Anita. No podemos dejar de destacar el cariño y toda la garra que le pusieron. En un transcurso de tres meses hemos entrado y salido de internación, piso 2 y piso 4, así que imposible nombrarlos. Pero recordamos cada enfermero o enfermera que entraba a su habitación cantando, preguntando cómo se sentía y extendiendo su mano. Cambiarlo, higienizarlo y darle la mejor atención. Gracias a todos ellos de corazón. Enfermeros, nos dejaron una gran paz.

Fernanda, Eugenia, Pablo, Carlos y Leda Romero


Piumato, un indigno representante

Deplorable la actitud de Julio Piumato, quien dice ser titular de la Secretaría de Derechos Humanos de la CGT y representante de los trabajadores de la Justicia. Cargo por el que debería dar ejemplos de cordura y sujeción a la ley. No tuvo mejor idea para protestar contra la "arbitrariedad" que encadenarse en la seccional 43ª de CABA, según su visión, por la detención de Vanesa Bertelegni (43 años) en ocasión de una trifulca de tránsito dónde agredió físicamente a una señora de 66 años. De mi parte, creo, que habría que encadenarlos a los dos juntos, pero del lado de adentro. Que bizarra y vergonzosa actitud la de este individuo, cercana a la ridiculez de defender lo indefendible. Clara muestra de desobediencia a la Justicia, que no es exactamente lo que predican y representan los dos. Evidentemente, no hay dudas de que esto funciona así para aquellos que tienen una porción de poder por encima de los hijos de doña Rosa, nosotros.

DNI 8.634.022


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});