Cartas de lectores

El rol de la mujer rosarina

La Sociedad de Beneficencia de Rosario cumplió el 24 de junio 164 años de trabajo ininterrumpido.

Martes 26 de Junio de 2018

La Sociedad de Beneficencia de Rosario cumplió el 24 de junio 164 años de trabajo ininterrumpido. Fundada en 1854 a instancias del periodista Federico de la Barra, quien sostuvo que debía formarse una institución de mujeres cuyo rol de asistencia social sería colaborar con la salud pública de la Villa del Rosario que no contaba con ningún tipo de atención médica para los necesitados. La primera comisión directiva trabajó rápidamente en fundar un hospital público con el apoyo de las autoridades gubernamentales nacionales y provinciales, como el General Urquiza, Nicasio Oroño, entre otros, documentado con correspondencia epistolar histórica, y el sentimiento filantrópico de ciudadanos cuyos aportes de toda índole hicieron posible el proyecto humanitario. Por ser el camino obligado hacia el interior de la República, la importancia de su puerto, su aumento poblacional fue notorio, por las condiciones socio-políticas y económicas que brindaba a sus habitantes e inmigrantes extranjeros. El 4 de octubre de 1855 concretaron su misión: dotar a la pujante ciudad de un hospital público, el primero de la ciudad, su nombre "El Caridad" , actual Hospital Provincial, donde se atendió a heridos de luchas fratricidas de las batallas de Pavón y Cepeda, la Guerra del Paraguay, pacientes de epidemias de cólera y tifus. La crónica periodística exaltaba la actitud creadora de la mujer en el nuevo rol que pasaba a desempeñar en la sociedad moderna. Alcanzó, con el transcurrir de los años y su crecimiento edilicio, su equipamiento, y sobre todo el equipo de prestigiosos médicos. En abril de 1889 la Sociedad de Beneficencia de Rosario concretó otro proyecto de asistencia a los ancianos desprotegidos, el Hogar de Pobres y Dementes, actual Hospital Geriátrico Provincial, y construyeron las iglesias anexas a los nosocomios San José de la Caridad y Sagrado Corazón de Jesús. Desde su origen a la actualidad, conducida siempre por mujeres que supieron sortear toda clase de dificultades político-financieras para trabajar ininterrumpidamente por el bienestar de los más necesitados. Sumando a su obra, sus equipos de voluntarias en ambos hospitales y el interés por la educación de jóvenes, otorgando becas. Tarea silenciosa y ejemplificadora llevada a cabo a través de 164 años con transparencia y generosidad, manteniendo su estructura original de una presidente y comisión directiva.

Liliana Olivieri


Recuerdo a un gran artista de Pujato

El pasado 5 de mayo cumpliría 90 años quien fue un grande entre los grandes, Rolando Andreose, oriundo de la localidad de Pujato. Pintor, escultor y restaurador, expuso en varias oportunidades en la galería Renol, en la calle Córdoba de Rosario; luego en la galería Oceanía de la calle Florida (Caba), siempre asesorado en aquella época por el cardenal Casiano. También expuso en el continente europeo, especialmente en París, con gran aceptación. En agradecimiento por la exposición, el Ministerio de Cultura de Francia le obsequió al pintor una réplica de la Torre Eiffel en miniatura, bañada en oro, y el pintor, muy agradecido, les obsequió cuatro óleos.
Roberto Fargioni


Una ofensa a la bandera

Me siento dolido, ofendido, agraviado como argentino, por la actitud de "algunos" compatriotas que usaron el homenaje a nuestra bandera (incluyo a todos, funcionarios que lo toleraron, periodistas que lo minimizaron, autoridades que no procedieron como correspondía). Tengo que soportar comentarios ofensivos, que nos toman por tontos. Fue un acto tranquilo, no pasó nada. Claro que no pasó nada, sólo estaban los provocadores y sus cómplices, la víctima no llegó. Así que sólo mostraron carteles agresivos sin que a nadie se le ocurriera que fue una ofensa a la bandera.
Ricardo E. Martínez


En pocas palabras: argentinos a las cosas

Resulta que los millonarios de Europa y USA, en aras de colaborar con sus países, por los problemas económicos financieros existentes, proponen que se les aumenten sus impuestos. Trayendo esas ideas por nuestros "nuevos ricos y viejos ricos", con la misma intención de ayudar a nuestro país. De la misma manera que traten de pagar sus impuestos y no que busquen siempre la vuelta para pagar lo menos posible. Algunos de ellos también despiden a su personal, y para no pagar las indemnizaciones debidas por la antigüedad de los mismos, los obligan a renunciar a ese trabajo con la excusa de que serán contratados en sus otras empresas. Respetando estas situaciones planteadas, ya estarían ayudando al país y no tendrían que pedir un aumento de sus impuestos como sus pares europeos y norteamericanos. Esa feroz manera de adquirir riquezas, como si estas fueran el oxígeno que les da vida. Es bueno que sepan ellos que todas sus riquezas, cuando deban partir en el cajón de la funeraria, no caben; y que sería bueno que las mismas las distribuyeran en vida ayudando como corresponde a la sociedad que de una u otra manera les dio la oportunidad de poder hacer sus riquezas. Una explicación que encuentro a por qué se aferran tanto a sus riquezas es que de niños fueron muy pobres y arrastran el estigma de esa pobreza que les impide, siendo ricos, ser más amplios en sus decisiones de utilizar sus dineros para crear una sociedad mejor. En pocas palabras, como dijo un filósofo español: "Argentinos a las cosas".
DNI 6.047.844


Agradecimiento a una oficina pública

Escribo esta carta para manifestar públicamente mi agradecimiento a todo el personal de la oficina de la Dirección Nacional de Registros de la Propiedad del Automotor de Rosario, a cargo de la doctora María Cristina Velez de Isern, ubicada en Rioja al 1700. Tuve que realizar un trámite en dicho lugar y me impresionó la amabilidad de las mujeres que me atendieron, además de la solicitud por ayudar a las personas que intentaban hacer los trámites. Quiero recalcar estos gestos que si bien son pequeños, son la verdadera riqueza de nuestra gente. Se nota que allí trabajan a gusto y lo hacen con celeridad y responsabilidad. Todos sabemos que los trámites son tediosos y engorrosos, y justamente por eso resalta aún más la excelente atención que brindan y dispensan en esa oficina pública. Por último, quiero destacar la actitud de Renata Morrone, quien me ayudó ante un problema que se me presentó al hacer el trámite. ¡Gracias a todas las persones que trabajan allí y ojalá sigan así!
María Laura Favarel


Un tiro para el lado de la cultura

Cuando hace unos meses el conocido artista plástico Marcelo Castaño me contó por primera vez su experiencia personal frente a la obra del fallecido escultor mendocino, Roberto Rosas, no pude imaginar, ni aún viendo las fotos de la obra, la magnitud de lo que intentaba contarme. La idea de traer una muestra realizada íntegramente en chapa moldeada de hierro era más cercana a la más imposible de la utopías que a algo realizable. Sólo faltaba contactar a Rafael Ielpi, director del Centro Cultural "Roberto Fontanarrosa". Con su enorme experiencia y poseedor de una exquisita sensibilidad, Ielpi le dio luz verde al proyecto sabiendo que no sería un esfuerzo menor. Es posible observar en el catálogo que se sumaron voluntades privadas y públicas tal como debe ser frente a los hechos culturales con la necesaria potencia intrínseca para llegar al gran público. La obra de Rosas supera cualquier estándar estético o expresivo que se le quisiera fijar. Supera en este sentido las propuestas por las que en otras partes del mundo se pagan onerosas entradas para poder apreciarlas. Aquí , en forma gratuita , en un ámbito absolutamente apropiado, la obra de Rosas luce con el brillo propio de los grandes creativos, y hace honor al silencioso y enorme talento de un artista único. Atención, directores de escuelas de arte, profesores de plástica de todos los niveles y degustadores de las mejores expresiones del arte, Rosas está presente en Rosario a pura obra, y lo dicho: a puro talento. Asistir es un acto de devolución y reconocimiento a quienes imaginaron que realizar esta muestra era posible incluidos los familiares de Roberto Rosas.
Edgardo Juárez


Sueños de una extranjera

Hace seis años llegué a este país con muchos proyectos en mente, entre ellos realizar una maestría en lingüística y poder seguir ejerciendo como profesional. Obtuve mi título de licenciada en educación, lengua y literatura de una de las universidades públicas más importantes de mi país de origen. Estudiar en Colombia es un lujo, no es un derecho como dice la Constitución, es un sueño al que no todos logran llegar y más cuando vienes de un hogar de escasos recursos económicos. Sin embargo, todos esos sueños se van convirtiendo en ilusiones cuando debes realizar el trámite para homologar tu título. Al ser un país del Mercosur, se supone que los trámites son "mucho más sencillos". No obstante, han pasado cinco años desde que inicié esta diligencia y aún no se resuelve mi situación, llevo seis años de inactividad profesional, pues en la vida académico-científica lo que vale en un currículum es tu experiencia en instituciones reconocidas. A esto se suma el trato que recibes cuando vas a Migraciones a obtener tu DNI, lamentablemente la mayoría de los empleados allí no tienen la calidez humana para brindarte una asesoría clara, puntual y certera.
Diana Osorio

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});