Reflexiones

El robo del asado

Sábado 31 de Julio de 2021

El hecho acontecido en Tucumán hace unos días, en el cual un joven pobre robó un trozo de carne que se estaba asando, es gravísimo. La gente lo tomó para la risa y obviamente también para la burla a los damnificados. Un hecho de estas características nos perjudica a todos, aunque no seamos protagonistas. Porque nos avisa que la pobreza no duerme, que es inquieta, que no mide las consecuencias en las que sumerge al pobre. Busca nuestra vergüenza, pero sólo encuentra risas. Pone en evidencia nuestra falta de sentido común y de comunidad, entendida esta última como común-unidad. Si algo está de más en este suceso, es la risa. Y si algo brilla como una estrella, es nuestra falta de caridad con nuestros semejantes. El chico que se llevó la carne quemándose las manos, es sólo el reflejo de una pobreza que arde cada vez más en nuestra bendita tierra.

Daniel Chavez

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario