Cartas de lectores

El otro Maradona

El 14 de enero se cumplieron 23 años del fallecimiento del doctor Laureano Maradona.

Martes 23 de Enero de 2018

El 14 de enero se cumplieron 23 años del fallecimiento del doctor Laureano Maradona. Eran los tiempos en los que en las entonces Enet se enseñaba alemán como asignatura opcional. En el mes de junio de 1994 los alumnos de alemán de la Técnica 7 con especialidad en química sabiendo que el doctor Maradona estaba en Rosario instalado en casa de familiares lo fueron a visitar. Conversaron con él animadamente, charlaron de todo un poco, sacaron fotos. Esa visita no trascendió precisamente en Rosario ni en nuestro país, sino en todos los países en donde se enseña alemán como lengua extranjera a través de la revista Juma, de enero de 1995, porque los chicos enviaron a la correspondiente editorial (Redaktion Juma/Tip - Colonia) las fotos y una carta en la que contaban sobre la vida y experiencias de otro Maradona; de un Maradona médico, de un Maradona totalmente desconocido. Con el tiempo comenzaron a llegar a la escuela cartas de distintas partes del mundo de chicos que querían saber algo más del Maradona médico, del que había vivido entre nativos del noreste argentino y con los que compartió e intercambió conocimientos sobre las propiedades de algunas plantas, entre otras muchas importantes experiencias y que nada tenía que ver con el otro Maradona. El tiempo fue pasando, esos chicos son hoy profesionales: odontólogos, bioquímicos, químicos, que cuando circunstancialmente nos cruzamos por la calle, entre otros comentarios, recuerdan siempre la visita que hicieron un frío y lluvioso día de invierno a un "señor" con mayúsculas, de pequeña talla, que los invitó a sentarse en el borde de su cama en donde estaba recostado rodeado de papeles y libros, y con quien compartieron mates amargos "porque es más sano", les dijo cuando uno de ellos con la cara expresó que no le gustó porque no tenía azúcar. Una persona de rápida respuesta, muy vivaz y con mucha chispa para responder a las preguntas de los entonces adolescentes. Y bueno, como todas las cosas simples, sencillas, quedó allí, como quedan los momentos buenos, sanos, en el rincón más cálido del corazón.

Helga Ehret


El nacimiento de la nueva grieta

El gobierno actual se dio el lujo de crear una nueva grieta en nuestro país. Ha provocado una indiscutible rivalidad entre los jubilados que aportaron 30 años y los que se acogieron a una moratoria, que pagan religiosamente mes a mes. No hay ninguna diferencia pero la hacen notoria. Buscan la pelea en el pueblo para rédito propio. No analizan los motivos por los que hay quienes se vieron obligados a acogerse a moratoria. (por ejemplo, empresas que se quedaron con los aportes del laburante, que son muchas). Compatriotas, no peleemos entre nosotros. Busquemos nuestro bienestar común y defendamos lo nuestro.
DNI 5.522.996


La contradicción del Papa Francisco

Hay contradicciones intrascendentes, no así las que se producen basadas en hechos reales. En su gira por dos países de Sudamérica, el Papa en Perú, refiriéndose a la corrupción dijo: "Cuánto mal le hace a nuestros pueblos latinoamericanos de este bendito continente ese virus social, un fenómeno que lo infecta todo, siendo los pobres y la madre tierra los más perjudicados". Es importante aclarar que el virus no es social, sino de dirigentes políticos, empresariales y sindicales, que para lograr infectar a la sociedad, necesitan apoyarse en las minorías sociales, empujadas por convicciones asalariadas o subsistencias subvencionadas. Es contradictorio, que el mismo religioso que condena la corrupción en un lugar sudamericano, reciba a los corruptos como seres dignos, provenientes de otro lugar del mismo continente. Es evidente que no estamos ante una prédica pastoral, sino política y engañosa.
Emilio Zuccalá


Estudiarán el suelo de la Casa Rosada

En el gobierno se tomaron muy en serio la pérdida de una de las plantas paradigmáticas con que cuenta la Casa Rosada. Mientras evalúan con qué ejemplar la reemplazarán han retirado la palmera muerta en medio de un importante operativo. Además, se instruyó al Inta para que realice un estudio del suelo con el fin de determinar si los otros tres ejemplares corren riesgo. Recordemos que esos cuatro, son los que engalanan el Patio de Honor desde 1900, año en que fueron colocadas. Pensaba para mis adentros que estaría bueno que el gobierno, así como se preocupó por sus Arecales, meditando sobre los jubilados que aportaron durante toda su vida activa, instruyera al organismo de control que fuere, para que estudie la actitud del señor Basavilbaso, instándolo a dejar de ensuciar, apelar o dilatar el pago de sentencias firmes, desde el organismo que preside, la Anses, para que los centenarios de "carne y hueso" puedan disfrutar "en vida" lo que por derecho les corresponde.
Juan José de Guzmán


La otra cara de Jesús María (III)

Me solidarizo con lo expresado en esta sección por un lector en defensa de las jineteadas del festival de Jesús María. Lamentablemente hay unos pocos prejuiciosos que sin tener la menor idea del tema se han colocado en censores de esa hermosa actividad, relacionada con la esencia de nuestra historia. Cualquiera que conozca un poco del asunto sabe bien que en las jineteadas los caballos no sufren, que no está permitido que los golpeen en la cabeza, que las espuelas que se usan son de puntas romas, que las fustas ultralivianas que se usan son solo para mantener el equilibrio y que la acción de cada caballo en cada una de esas fiestas criollas dura menos de diez segundos. Pero en esas críticas, lejos de la defensa del animal, lo que se advierte entre líneas es una intención contraria a nuestras tradiciones camperas, mezclada con un extraño feminismo a ultranza. Les aclaro a tales feministas que los jinetes son casi en su totalidad del sexo masculino, no porque no se permita actuar a mujeres sino debido al origen de la actividad, derivada del trabajo a campo con hacienda, y a su natural rudeza. Quienes sufren duros golpes y arriesgan sus vidas son los jinetes, y no los caballos. Que siempre perdure esta fiesta campera, que homenajea al gaucho y a nuestras mejores tradiciones, pese a los prejuicios de algunos iluminados que nunca salieron del asfalto.
DNI 6.065.831


Zaffaroni, la Cidh y sus tendenciosos anhelos

¿No sabe, acaso el doctor Zaffaroni, como miembro del Tribunal de Derechos Humanos americano que sus opiniones, vertidas desde su alto cargo son lisa y llanamente destituyentes? ¿Desconoce o es que su frágil memoria le ha hecho olvidar que los derechos humanos por los que dijo haber luchado serán seriamente obstruidos si el gobierno democrático (legítimamente elegido y ratificado en las urnas) al que usted ataca con persistencia cayera, víctima de las suyas y de las muchas operaciones orquestadas desde todos los lugares posibles por el kirchnerismo, que tiene pavor del avance de la Justicia en las innumerables causas que tramitan los tribunales federales? ¿Qué va a argumentar si finalmente se cumplieran sus deseos de "que este gobierno se vaya cuanto antes", que sus dichos fueron sacados de contexto como más de una vez intentó escudarse cuando no tenía respuestas para dar ante el periodista que lo interrogaba? ¿O va a decir que hay que atenuar la gravedad de sus anhelos porque "fueron expresados con la luz apagada" (tal su postura en favor del portero abusador en el fallo del caso Tiraboschi).
Mariano Aldao


Los eternos olvidados

Hoy se está discutiendo qué aumento darles a los jubilados, y será como siempre: nada. Al jubilado le costó muchos años de sacrificio llegar a serlo, y tuvo que soportar injusticias y sinsabores, menosprecios y ninguneo, y siempre éstos, atado a un gremio o a un sindicato. El jubilado jamás recibió satisfacciones por parte de los gobiernos. Siempre lo patearon para el fondo. El jubilado merece el respeto de toda la sociedad, por el esfuerzo que hizo y por la colaboración en grande para hacer importante a este país. Argentina será grande por la masa de jubilados que tiene, quienes merecen el respeto de toda la sociedad por el esfuerzo que hicieron. Son el futuro del país con sus aportes, y en ellos depende nuestro bienestar y el de nuestros hijos. El jubilado en muchas cosas dio la vida por el trabajo, y la gente no le sabe agradecer su tarea. El jubilado fue el sostén de la familia y seguirá siéndolo de por vida. Todos debemos respetarlos como tal, por lo que hizo y por lo que fue hacia el futuro.
Manuel Castilla


La calidad de las obras de Rosario

La obra denominada Metrobus, en avenida Alberdi, hay que repararla a un año y medio de su puesta en funcionamiento. A la remodelación de la calle Sarmiento, a más de la tardanza en su terminación, ahora hay que cambiar los petriles. Un sinnúmero de esquinas, cuando llueve, se inundan por encontrarse tapadas sus bocas de tormenta. La estación de ómnibus Mariano Moreno, cuya restauración fue inaugurada varias veces, tiene goteras. Con el mayor de los respetos, a los funcionarios encargados de la obra pública municipal les aconsejo: si se recibieron en universidades privadas, que vayan a pedir que les devuelven el dinero pagado; si lo hicieron en universidades públicas, que soliciten un certificado analítico para enterarse de las materias que no aprobaron.
Roberto Meneghini

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario