Cartas de lectores

El Jesús de la silla de ruedas

Sabía que esta vez se iba a dar. Si hasta había ciertas coincidencias históricas.

Sábado 08 de Diciembre de 2018

Sabía que esta vez se iba a dar. Si hasta había ciertas coincidencias históricas. Eliminar al clásico rival en la previa, como en el 71 (de la palomita de Poy al taquito de Herrera). Después apareció el empate con Temperley, como aquel empate de Palma en el campeonato del 86/87. Y ahora con Bauza de DT, que juega mal, pero yo algo presentía. Y me fui a Mendoza a ver la final. Porque no había asistido a las otras tres anteriores y porque mi hija mayor se iba seguro, y no podía dejarla sola otra vez. Pero, además me tenía fe. Voy yo y traemos la copa, repetía. El viaje eterno en el colectivo, los cantos, la hinchada, los nuevos amigos, los que me daban dos plateas de regalo para que vayamos todos juntos. Con mi hija teníamos populares y pensamos en regalarlas, como una de esas cosas locas que suelen pasar en la cancha. Y así fue. Se las ofrecíamos a cualquiera, pero todos tenían la suya. Cuando ya estábamos entrando a la platea, noté un pequeño tumulto pero entramos igual. No obstante, pegué la vuelta y fui a ver qué pasaba. Era un pibe en silla de ruedas, que junto a su hermana, suplicaba que los dejaran entrar, aunque sin su credencial de discapacidad correspondiente, pero evidente también. Entonces pedí salir y pude arrimarme al portón para gritarle al guardia que yo quería regalarles dos entradas. Nadie lo podía creer, pero así fue. Se las pase al guardia y entraron nomás. La hermana del pibe, entre lágrimas, empujó la silla de ruedas hasta cerca de donde yo estaba. Los dos me agradecieron infinitamente. "Esto que hiciste por mí no me lo voy a olvidar nunca", me gritó el pibe desde su silla de ruedas. "No es nada, loco, los canallas somos así". "Gracias, «canayón». Que Dios te bendiga. Hoy gana Central". Levanté el puño en símbolo guerrero y mientras me iba para mi sector le grité: "Bien ahí, loco. Pero vos ¿quien sos? ¿Cómo te llamás? Y con una sonrisa de oreja a oreja me contestó: "Jesús". El pibe de la silla de ruedas estuvo en la cancha, era Jesús. Jesús, el canalla.

Agradecimiento al Banco de Córdoba

Quiero felicitar la eficiencia y el buen trato del Banco de Córdoba, no sólo al personal, contador, tesorero, gerente, sino también el personal de seguridad. Muchas gracias a todos.

Afuera los crucifijos

Mientras vivimos abrumados por los dramas causados por la droga en nuestra ciudad, una concejala no tuvo mejor idea (enorme proyecto) que proponer quitar los crucifijos e imágenes religiosas de los lugares públicos, incluyendo los hospitales. ¿Y los cementerios? ¿Habrá visitado esta mujer alguna vez algunos de estos lugares de sufrimiento y esperanza? Qué pobre herencia transmite del recordado padre Edgardo Montaldo, del cual dice que ella que fue una buena colaboradora. A la gran mayoría de los rosarinos les molestan sumamente las pintadas de los clubes, de rojo y negro o azul y amarillo. Ella y los concejales que la apoyaron con tanta sumisión, ¿tendrán lo que hay que tener para atreverse con este tema? Cierto que es menos comprometedor sacar cruces. Una pregunta más: ¿entra en la competencia de un Concejo Municipal legislar sobre un tema de tradición y de orden nacional?

Esperando contra toda esperanza

A lo largo de estos días he leído y seguido con bastante disgusto todo lo que refiere a paros docentes (quienes me conocen, saben que siempre, siempre, denosté esta práctica). Pero saben qué, estos personajes que se eternizan en los cargos gremiales no hacen referencia a lo que pasa con el seguro (mal llamado) mutual que nos continúa "tomando el pelo" a los viejos, a los que sostenemos este "seguro"; y cuando (ingenuos) preguntamos "¿alguna novedad?", con el mayor de los descaros se nos responde: "Poder Legislativo", y así por siempre. Mientras tanto, aquí estamos los que pagamos y sostenemos los sueldos de estos personajes (y no me refiero a los empleados que cumplen órdenes), esperando contra toda esperanza. ¿Será justicia?

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});