Cartas de lectores

El gran Martín Karadagián

Nuevamente y gracias a la hija de quién fue Martín Karadagián se reeditará "Catch en el Ring".

Miércoles 28 de Noviembre de 2018

Nuevamente y gracias a la hija de quién fue Martín Karadagián se reeditará "Catch en el Ring". El gran Martín fue campeón mundial de esa disciplina (según él), famoso espectáculo de los 60 que nos alteraba los nervios a quienes en esa época éramos niños. La presentación realizada a veces por un árbitro que estaba del lado de los villanos de la troupe nos sacaba de quicio, después de todo era su tarea exacerbar al público infantil del momento, que dicho sea de paso éramos más crédulos. Todo esto era en la postrimería del modernismo que asomaba por esos años. Era la hora después de cenar que nos reuníamos con mis padres alrededor del artefacto, mientras veíamos desfilar o caer del ring a la Momia, el Indio Comanche, el Sr. de la Barra de Hielo, el Caballero Rojo, al propio Martín. Claro, no había celulares, tablet, autos, zapatillas de marca, computadoras. Con el tiempo la caja boba empezó a invadir nuestra intimidad y propiciar el marketing y la publicidad. Antes vivíamos sumidos en la ignorancia y ni sabíamos que era el mundo. El cambio fue traumático, pasamos de la radio a válvulas a ver las imágenes. Hubo un tiempo en el que fuimos felices con muy poco. Amén de aprender algunas técnicas de lucha, pero con muy malos resultados, ya que también había que saber caer. Eso me lo enseñó la vida.

Roberto Rubén Sánchez


Gracias por la atención

Por la presente quiero expresar mi máxima gratitud a la señora Alejandra Palmisano, de mesa de entradas de Osecac, por la excelente atención recibida y también porque me solucionó un grave problema de salud. Creo que es justo destacar a quien trabaja con responsabilidad, conocimiento y buena voluntad en buscar la solución a un afiliado con problemas de salud. Alejandra lo consiguió con su buena disposición, sensibilidad, decisión y conocimientos. Agradezco también a la obra social y al Sindicato de Empleados de Comercio, y los felicito por contar con personal de jerarquía.

Adriana Barreiro


River y un gesto de grandeza

Soy un hombre de 60 años que creció escuchando los partidos de River desde que tengo uso de razón. Lo hacía en una radio de madera que tenía mi padre al lado de su cama, que captaba ondas cortas y largas. Crecí sufriendo los 18 años de espera para salir campeón en 1975 y con la idea de que cuando yo fuera a ver a River en el Monumental, River saldría campeón, cosa que ocurrió. Fui con mi hermano a ver River-Estudiantes en la primera fecha de aquel torneo. Dos años más tarde me tocó el servicio militar en la Esma y pude ver a mi equipo favorito cuantas veces quise. Pero, hoy, con los hechos acontecidos antes del partido con Boca, hechos de público conocimiento, estoy dispuesto a renunciar a seguir a River si no tiene un gesto de grandeza. Este gesto sería el de renunciar al segundo encuentro y en consecuencia al trofeo tan ansiado de la Copa Libertadores. ¿Qué es lo que me motiva a expresar esto? La vergüenza de ver al equipo de mis amores presa de delincuentes. ¿Acaso no sabían los dirigentes "millonarios" lo de la reventa de entradas? ¿cómo puede ser que dos barrabravas tengan en su poder tanto dinero y 300 entradas como les fueron encontradas en los allanamientos? ¿cómo llegaron a manos de esa gentuza las entradas? ¿acaso los dirigentes no sabían nada de esto? River, te amo tanto como te desconozco. No eres la institución que amé desde que abrí mis ojos a la vida. Y, usted, señor D'onofrio y los demás integrantes de la comisión directiva, ¿se dan cuenta la imagen que están transmitiendo? Los veo como a un simple ladronzuelo que robó un celular y, antes de ser detenido, arrojó el aparato por arriba de la pared de un vecino cercano al lugar del delito. Te desconozco River de mis amores, y al desconocerte siento que pierdo mi identidad. Dicho gesto de grandeza puede ser el inicio de un nuevo amanecer para el fútbol argentino, desterrando la violencia.


Daniel Chávez
DNI 12.161.930


¿Por qué cobran estacionamiento?

Vergüenza. Esto me sucedió en el balneario La Florida el 18 de noviembre pasado. Vergüenza les tiene que dar cobrando estacionamiento teniendo un niño con discapacidad. Nunca padecí esto, es la primera vez que paso por esto en mi ciudad y en un lugar público y privado. No tienen ordenanza exhibida para cobrarme, ni saben por qué me han cobrado estacionamiento. Vergüenza le tiene que dar al director administrativo de este lugar, ni sombrilla tienen. Vergüenza de este lugar y de las personas que administran el mismo.

Verona Madrid
DNI 24.048.304


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});