Cartas de lectores

El futuro microcentro

En el área céntrica subsisten cientos de viviendas obsoletas cuyo destino final será la piqueta y su conversión a edificios horizontales.

Lunes 10 de Junio de 2019

En el área céntrica subsisten cientos de viviendas obsoletas cuyo destino final será la piqueta y su conversión a edificios horizontales. Quinientos de éstos se están construyendo ahora y aportarán 40.000 personas más 9.000 vehículos. Otros fenomenales lotes a edificar esperan su turno. El triángulo avenida Pellegrini, bulevar Oroño y río Paraná no cuenta con calles internas anchas para el monumental tráfico actual. Las calles no pueden repararse seriamente si no se las libera. Cañerías, conductos, transformadores, redes eléctricas, ya no soportan ahora la carga a la que están sometidos. ¿Qué pasará entonces? El medio ambiente está contaminado, aire tóxico y emanaciones pululan por doquier, la sonoridad está en las antípodas de lo que debe ser. Los postulantes a la Intendencia que debatieron por TV días atrás no mencionaron este tema tan preocupante cuando se les preguntó cómo veían al Rosario de 2030. Como era previsible las respuestas fueron auspiciosas: los barrios contarían con servicios públicos esenciales, la policía brillaría no por ausencia sino por presencia, la red ferroviaria uniría las poblaciones urbanas con Rosario, el sistema sanitario sería ejemplo de eficacia, y así por el estilo. Felicito a los candidatos por planificar ese gigantesco trabajo pero siempre falta la respuesta para el tema que nos ocupa. Hay que frenar esta invasión del espacio central, así sea temporalmente. Todos los urbanistas serios que conocen Rosario han recomendado desconcentrar la zona. Rosario no fue proyectada como Palermo con grandes y numerosas avenidas, con parques gigantescos, con calles totalmente arboladas, con veredas sanas. La zona que circunda al Monumento Nacional a la Bandera no está cuidada y su reparación final está lejana. Recordemos que somos guardianes de la insignia patria, para tomar medidas serias y urgentes.

Rubén Mario Baremberg

Recordando a un periodista deportivo

El viernes 7 de junio fue el Día del Periodista, y me place homenajear al decano de periodistas de automovilismo deportivo de la provincia de Santa Fe, Orlando Román Bueno. El disfrute y la responsabilidad con la que desarrolló su profesión son inigualables. Orlando cubrió los tres continentes transmitiendo en persona desde cada autódromo del mundo hacia la Argentina. El único que logró que se transmitiese en directo desde la largada hasta el podio la Fórmula 1 por radio LT8. Su programa "Ruta libre" se inició el 22 de abril de 1968 ininterrumpidamente de lunes a sábados, todo el año, al igual que su programa "Todo el deporte", con todas las disciplinas deportivas, fueron creados y producidos exclusivamente por él y transmitido desde la pantalla de Canal 5. "Todo el deporte" fue una idea de su propiedad que inspiró a ser imitado. Sus notas eran revivir la emoción de la pasión del automovilismo deportivo. Transcurrirán los años pero jamás olvidaremos a periodistas como Orlando Román Bueno.

Federico Vallejos

Ejemplo que debe trascender

Con el ánimo de que se conozca una actitud positiva de un profesional joven de nuestra comunidad rosarina utilizo este espacio que otorga La Capital a sus lectores, haciendo conocer que el doctor Pedro Javier Ruiz fue galardonado con el primer premio al "Médico 2019" de los integrantes de la Organización Internacional para la Capacitación e Investigación Médica (Iocim); además se lo premió por el trabajo presentado en la reciente reunión de esta organización compuesta por México, Colombia, Chile, Costa Rica, Honduras, España, Portugal, EEUU, Uruguay, entre otros países, concretado en Puerto Iguazú a fines de abril del corriente año. Entiendo que así como tratamos de informar lo malo para ser solucionado y tratar de vivir mejor, es imprescindible resaltar la conducta (como en este caso) de continuar estudiando para descubrir como aliviar y curar al paciente y alertar a la sociedad sobre peligros que perjudican su existencia terrenal.

Edgar A. Zapata

Con "v" de vergüenza

Como es sabido, la oposición de "1984" de Orwell era en realidad una fachada del Gran Hermano diseñada para atrapar incautos. Descubro, con profundo pesar, que la "alternativa" que se nos propone —con la sugerencia de que uno o más candidatos del oficialismo sean adosados en listas colectoras propias— es más de lo mismo. Más allá de la legalidad que puedan o no tener estas maniobras electorales surge —como en la novela homónima de Thomas Pynchon— la pregunta ¿quién o qué es "v"? Me temo que la palabra "vergüenza" (falta de) comienza a dibujarse tras las sonrisas y susurros de los simuladores de siempre.

Leonardo Peusner

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario