Cartas de lectores

El estado del Planetario

Hace ya un tiempo largo que he incorporado a mi vida diaria realizar una actividad física y por tal motivo me dirijo a veces al parque Alem, a veces al parque Urquiza, para efectuar alrededor de ellos una caminata para dejar de lado el sedentarismo tan perjudicial para la salud.

Lunes 17 de Septiembre de 2018

Hace ya un tiempo largo que he incorporado a mi vida diaria realizar una actividad física y por tal motivo me dirijo a veces al parque Alem, a veces al parque Urquiza, para efectuar alrededor de ellos una caminata para dejar de lado el sedentarismo tan perjudicial para la salud. Normalmente, esta actividad la realizo durante el día en horas más o menos tempranas de la tarde. Pero el martes 11 de septiembre pasado fui casi al anochecer y me llevé dos sorpresas que se contraponen una a la otra. Encontré un parque Urquiza en algunas zonas muy iluminado, principalmente la avenida Diario La Capital, aunque no así el resto del parque; y la otra sorpresa fue la paupérrima imagen, aunque el calificativo de paupérrimo se queda corto, que me dejó el observar una maravillosa obra, digna de admiración de todos los rosarinos y del visitante, como lo es el Planetario Municipal, completamente a oscuras. El hall central sin luz, el cartel luminoso del frente apagado y la rampa de acceso también completamente sin luz. Lo que se diría en la jerga popular, una boca de lobo. Quedan demostrados la desidia y el olvido de la Secretaría de Cultura y principalmente de su Dirección. Es lamentable el destino actual de esa maravillosa obra.

Armando Nicoletti
DNI 6.068.689


Enseñanzas de la Biblia

Me presento como un ciudadano adepto a la lectura de distintos temas. No practico ninguna religión pero me gusta visitar la Biblia y recorrer sus páginas. Me detuve en San Lucas, salmo 19, Jesús y Zaqueo; en el párrafo 11, Parábola de las diez minas, me sorprendió el punto 26: "Zaqueo... pues yo os digo que a todo el que tiene se le dará, mas al que no tiene, aún lo que tiene se le quitará". Al instante pasó por mi mente, Zaqueo, un calco del actual gobierno.

Héctor Marcelo Bonini
DNI 7.634.794


Un tema controversial

El sentido fallecimiento de Fabián Tomassi, el trabajador entrerriano que en su ciudad natal (Basavilbaso) cargaba aviones fumigadores, puso nuevamente en escena el controversial tema de los agroquímicos. La última foto de Fabián mostrando su cuerpo aniquilado por varios productos agrarios que manipulaba, oprime el corazón más templado. Su degradación muscular y neurológica fue meteórica y en poco más de un decenio sufrió graves enfermedades que lo torturaron y lo sentenciaron a muerte. Por ello, cansado y sin esperanzas, en agosto de 2012 se entregó mansamente a su impiadoso destino abandonando el costoso tratamiento que venía realizando. Sin embargo, hasta su deceso, ocurrido el 7 de septiembre pasado, no dejó de alertar acerca de las precauciones a tener con el uso de plaguicidas y fertilizantes. Desde hace años está en discusión la aplicación especialmente de plaguicidas; y hay "dos bibliotecas" que se manifiestan. Mientras una sostiene que no suponen peligro para la salud humana y animal así como para el medio ambiente, la otra asegura de que se trata de productos tóxicos y consecuentemente peligrosos. La OMS no es contundente al respecto. En efecto, declara como "posiblemente cancerígenos" a ciertos pesticidas y recomienda tener suma precaución en su utilización. Espero que la muerte de Fabián Tomassi no haya sido en vano, y sirva para iluminar definitivamente el oscuro capítulo de los agroquímicos.

Edgardo Urraco


Antología de antónimos

Las expresiones orales de una persona dejan entrever su "ser" intrínseco. La simulación, en cualquier circunstancia de su devenir, más tarde o más temprano se desvanece y la máscara cae. Quien supuestamente tiene la responsabilidad de manejar los destinos de un país, el presidente, no hace honor a la dignidad que le fuera conferida, expresando frases que vulgarmente se emplean para advertir, amonestar, o reprender a un niño. "Esta vez va en serio", es poco menos que absurdo y ridículo en boca de un mandatario, cuando es demostrable que su semántica no admite falencias administrativas, pésima gestión de los recursos monetarios, e inoperancia de sus colaboradores, arrastrando al país a este borde caótico y sin horizontes alentadores. "Esta vez va en serio", admite en su trasfondo que todo lo anterior fue falacia, embuste. Admite que no tuvo convicciones éticas válidas para aplicarla en hechos concretos, alentadores. ¿Alguien puede afirmar que será una sentencia a cumplimentar expresada por quien lo dice, que desde que fue ungido como presidente de la Nación, su "verba" es una antología de antónimos?

María Rosa Rovira


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario