Cartas de lectores

El destrato a los jubilados

Lunes 09 de Diciembre de 2019

Parece que ser jubilado en la Argentina es un castigo, en lugar de ser el beneficio que, según la ley previsional les corresponde. No me quejo de mi haber jubilatorio, pero sí del destrato permanente que debemos soportar en distintas circunstancias, por el solo hecho de ser jubilados o directa y tristemente, solamente por ser viejos. La informática que tanto ayuda para diferentes trámites administrativos también joroba al jubilado, muchas veces tratados hipócritamente por nuestros gobernantes como “los queridos viejos”, y creo que únicamente les importamos en el momento en que tienen que juntar votos. Volviendo a la informática, muchos jubilados, o un porcentaje importante de ellos, no tienen la capacidad para resolver mediante su uso sus gestiones administrativas o de cobranza, más bien los complica en razón de no haber tenido la posibilidad de comprender correctamente su manejo. Y también los “asusta” el manejo de todo tipo de herramientas modernas. Los citados sistemas deberían instrumentarse para facilitar todo, no para entorpecer todo. Un ejemplo: en el Banco Nación, entidad en la que percibo mi remuneración previsional, todos los meses hay que justificar la supervivencia. Se implementó lo de la huella digital, creo sin temor a equivocarme que sólo funcionó dos meses. Entonces hay que ir sí o sí a la sucursal donde te acreditan los haberes para renovarla personalmente. Es el único modo que se puede utilizar para que el banco dé el visto bueno. Tampoco en el Banco Nación se permite renovar la supervivencia con el uso personal de las tarjetas de débito o crédito, que sería práctico para los que usan los plásticos cotidianamente. Seguramente, el sistema implementado para el control de supervivencia no sea lo eficaz que se pensó y entonces parece, como dije antes, que nadie se preocupa por los jubilados, por lo tanto el que no va todos los meses al banco no cobra, y se acabó el problema, para el banco, para la Ansés, o directamente para el gobierno.

Elvio Carlos Carbajales

El sueño de Alfonsín

En la reforma constitucional del 95, Raúl Alfonsín impulsaba la creación del primer ministro electo, y como es histórico en el desempeño político en nuestro país terminaron creando el puesto de jefe de Gabinete, el cual es elegido por el administrador político electo del Ejecutivo nacional. Hoy, la realidad alegraría en parte al viejo dirigente, el 27 de octubre pasado el electorado argentino eligió a un jefe de Gabinete. Por más que encumbrados o empoderados comunicadores sociales, economistas, miembros de la curia católica y dirigentes de movimientos sociales insistan en que se eligió a un presidente (administrador político electo del Ejecutivo nacional) y elucubren políticas y nombramientos que decidirá él mismo. Alberto Fernández y Cristina Fernández diariamente con sus acciones y declaraciones desmantelan estas aseveraciones. La realidad, que según el dicho de un viejo político, es la única verdad, nos indica sin lugar a dudas que estamos entrando en un sistema político con estructura castrocomunista, en la cual el secretario general del partido (en nuestra idiosincrasia “presidente del partido”) es el que conserva el poder (CFK) y el electo presidente obedecerá órdenes y será un mero jefe de Gabinete. La reunión en el domicilio del presidente del partido luego de su regreso de Cuba a la cual fue invitado el “presidente electo”, demuestra quién tiene el poder político.

Julio Sánchez

DNI 6.043.532

Tiremos todos para el mismo lado

Los sucesos que provocaron volver al gobierno a Cristina Fernández de Kirchner, como vice, merecen una reflexión. Sería importante que en base a su trayectoria, aplique toda su experiencia para que junto a Alberto Fernández logre que superemos los graves problemas de la Argentina. Que cambie su soberbia por todo lo bueno que sabe hacer, y que producto de lo que el nuevo gobierno logre, esa gran parte de los argentinos que tan duramente la critican tanto a ella como al kircherismo, cambie su parecer. No me cabe ninguna duda que esto es lo que creó la tan odiada grieta, y que de una vez por todas tiremos todos los argentinos para el mismo lado.

Esteban Giannuzzi

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario