Cartas de lectores

El 30 de octubre de 1983

El 30 de octubre de 1983 es una fecha liminar en nuestra historia. Es un hecho nuevo, de algo nunca vivido por los argentinos: 35 años de democracia, con muchas falencias y corrupción, pero con instituciones sólidas.

Martes 30 de Octubre de 2018

El 30 de octubre de 1983 es una fecha liminar en nuestra historia. Es un hecho nuevo, de algo nunca vivido por los argentinos: 35 años de democracia, con muchas falencias y corrupción, pero con instituciones sólidas. ¿Qué ocurrió para que al salir de una dictadura sangrienta se lograra torcer lo que fue una constante desde el golpe reaccionario del 6 de septiembre de 1930, que derrocó a Hipólito Yrigoyen? El proceso se desarrolló durante la campaña electoral, y fue por el intento de los dictadores de darse una autoamnistía que borrara los actos criminales cometidos. El peronismo en pleno y su candidato, Italo Luder, aceptaron ese acto. Pero con valentía y lucidez, el líder y candidato Raúl Alfonsín se comprometió a su anulación. Alfonsín se puso al frente de la defensa de los derechos humanos, mientras eran callados por el llamado justicialismo. El día del triunfo, las calles se cubrieron de alegría, ganadores y perdedores sintieron que nacía una esperanza. El flamante presidente le ofreció al candidato derrotado la Presidencia de la Suprema Corte de Justicia, que Luder rechazó. ¡Qué acto superior! El triunfador le ofrece el control de su gestión a quien fue su adversario. El 10 de diciembre, quienes estábamos en nuestras bancas escuchando el discurso de Alfonsín asumiendo la Presidencia más difícil de la historia, nos conmovimos. A los poderosos miembros de las juntas militares se los juzgó, sentenció y encarceló; luego un peronista, Carlos Menem, los indultó. El juicio es aún hoy un ejemplo en el mundo. Pero no fue fácil, aún los militares tenían poder, y las reacciones existieron. Por ello, para salvar el proceso democrático, nos tocó a los radicales, con dolor y pena, votar la ley de obediencia debida. En soledad se creó, también, la Conadep. Recojamos este ejemplo histórico.

José Bielicki


La inseguridad en Rosario

El miércoles 24, en la esquina de Mitre y Santa Fe, vi cómo arrestaban a dos jóvenes mujeres pungas. En su poder tenían más de media docena de celulares robados. Se las llevaron, según pude oír, a la comisaría 2ª. El jueves 25 a las 14 andaban por el centro de nuevo. A las 14.40, aproximadamente, en peatonal Córdoba entre Entre Ríos y Corrientes, intentaron robarme abriendo mi mochila. Por suerte me di cuenta. Pero es notable la inefectividad (si es que es eso) del gobierno, la Justicia y las fuerzas de seguridad para prevenir el delito, incluso en una zona que se supone es relativamente segura como el centro. Los robos en esta zona son reiterados, hay decenas todos los días. Señora intendenta, señor gobernador: ¡actúen de una buena vez! ¡Basta de discursos y de declaraciones vacías! ¡Hagan su trabajo, para eso se los ha votado!

Juan Pablo Zucco


Nobleza obliga, gracias Iapos

El domingo 21 de octubre pasado salió una carta de mi autoría en este diario, donde reclamaba por la poca sensibilidad de la sección Discapacitados de Iapos. Allí, muchos servicios no eran aceptados, o mejor dicho eran rechazados. Pero, nobleza obliga, me llamó al día siguiente la señorita Ivana Olacuibe, secretaria de la Dirección, donde me explicó que la carta había sido leída por la directora, María Soledad Rodríguez, y la hizo llamar para interiorizarse del tema. En estos tiempos que vivimos, mucho me sorprendió esta actitud. Desde ese día estoy en permanente contacto con la secretaria, y de a poco están tratando de solucionar lo que tanto me ha lastimado para escribir mi carta. Gracias doctora Rodríguez por demostrar su actitud positiva. Gracias Ivana por su calidez y amor en su tarea y perseverancia para resolver mi tema. Gracias Iapos por tener gente que hace que nuestra inquietud de salud sea resuelta tan prontamente.

Martha Chimento


Palabras polisémicas

De acuerdo al diccionario, polisemia es "la propiedad de la palabra que tiene diferentes significados". No hay palabra, cálida, fría, buena o mala (rememorando al Negro Fontanarrosa en su discurso en el Congreso de la Lengua). Tampoco existe la palabra "hueca o vacía", donde se confunde el juicio de valor que merece la persona que la emite, con el real significado de la palabra. La entonación y el modo de proferirla le concede un plus. Los gestos y el modo con que se habla, también le conceden a la palabra un adicional. Disponer de un acervo lingüístico importante hace que una persona pueda expresar mejor sus pensamientos, opiniones, y comunicarse con mayor claridad. Alguien dijo que la palabra es el lenguaje de la inteligencia. La lectura permite ampliar nuestro horizonte lingüístico y mental. Si se utilizan correctamente los vocablos, podremos optimizar la vida de relación.

Alejo Vercesi


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});