Cartas de lectores

Desigualdad social

Martes 04 de Junio de 2019

Como todos sabemos (por más que los conformistas se nieguen a admitirlo), el capitalismo es un sistema de castas que se versa en la desigualdad social, y se jacta de la segregación social fragmentando a la humanidad al dividirla entre ricos y pobres. "Nadie se salva de la muerte ni de los impuestos", así reza el viejo adagio cuya autoría se atribuye a Benjamin Franklin, y aunque existen países (contados con los dedos de una mano) donde se ha abolido el sistema de impuestos, de la muerte es cierto que nadie escapa por obvias razones biológicas. Lo más morboso es que el capitalismo sigue imponiéndonos el régimen de separación de castas aún después de morir. Cualquiera puede comprobarlo en cualquier cementerio, por ejemplo en La Piedad de la ciudad de Rosario, donde Franklin se hubiera enorgullecido por la simbología masónica recurrente en la arquitectura de los panteones más elegantes de la necrópolis, que separan a aquellos pobres difuntos de clase baja ubicados en el fondo del terreno. Ni yo ni nadie pretendemos que las sepulturas gratuitas fueran adornadas por mausoleos porque se sobreentiende que eso sería un gasto innecesario y ridículo, lo que sí pretendemos es que con el porcentaje del dinero de nuestros impuestos destinado al cementerio al menos se mantengan las sepulturas gratuitas en condiciones, cortando el césped de vez en cuando y rellenando los pozos cuando la tierra se hunde, que es lo menos que hacían los trabajadores del cementerio hasta hace unos años, y que ahora aparentemente los recortes de presupuesto los afectaron también a ellos, lo que se evidencia en los pastizales infestados de mosquitos que cubren cada solar del terreno de las sepulturas de uso público.

Mathías Orué Suleimán

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario