Cartas de lectores

De la necesidad a la avaricia

Santo Tomas de Aquino en su "Suma Teológica" aborda un artículo denominado "Si… es lícito al hombre robar en estado de necesidad".

Lunes 09 de Septiembre de 2019

Santo Tomas de Aquino en su "Suma Teológica" aborda un artículo denominado "Si… es lícito al hombre robar en estado de necesidad". Y agrega que "por otra parte, en caso de necesidad todas las cosas son comunes; por lo tanto no constituye pecado que uno tome cosa de otro porque la necesidad lo hace común". Una necesidad resulta ser un impulso imposible de controlar que encamina los esfuerzos individuales en determinada dirección. Lograr satisfacer dicho sentimiento resulta de la condición social, económica y de educación de cada individuo, relacionada con los medios necesarios o útiles disponibles para su existencia y desarrollo. Así como la magnitud de lo ilícito o inmoral depende de los recursos y su posición social. Lo complejo es encontrar una relación entre cubrir una necesidad básica, como la aspiración de alimentarse o colmar una avaricia. La Corte de Casación Judicial italiana estableció que robar por hambre no es delito, absolviendo a un hombre que había hurtado unas salchichas y dos pedazos de queso, valuados en cinco euros, argumentando que "el hecho no constituye delito. No es punible quien por necesidad roba pequeñas cantidades de comida para hacerle frente a la imprescindible emergencia de alimentarse". Se conoció la actualización patrimonial de algunos funcionarios del gobierno, híper aumentada a niveles escandalosos, no sólo por las cifras sino por lo oscuro de su origen. Las evidencias ubican en estos extremos los sucesos delictivos actuales, acentuando la vergonzosa diferencia entre necesidad y avaricia. ¿De qué modo procesamos y digerimos esto como ciudadanos? Muy simple: "Porque entre quienes nos cuentan historias y noticias, existen algunos mejores mentirosos que otros".

Norberto Ivaldi

Experiencia si, patetismo no

Hay situaciones en las que un compás de espera puede transformar a un personaje de estrellado en estrella. Un conocido caso ejemplar es el de Richard Nixon. Cuando Nixon competía con John Kennedy por la presidencia de EEUU el primero tenía gran experiencia en gestión gubernamental, mientras que el segundo era un senador novato. Durante el primer debate televisivo de todos los tiempos, Kennedy, maquillado y más familiar con las técnicas del debate y la oratoria que Nixon, dio la impresión de "tener las pilas puestas", mientras que Nixon aparentó ser un personaje apagado y cansado, casi tétrico. Luego de una estridente derrota seguida por un discurso lamentable, todos creyeron que ese sería el fin de su carrera política. Se equivocaron, pocos años después Nixon fue electo presidente de EEUU, el primero que, para bien o para mal, logró acercarse a Mao Tse Tung. Como es bien sabido, Nixon volvió a estrellarse (al que nace barrigón...), pero esto podría decir el abogado del diablo a su favor: Ricardito el tramposo ("Tricky Dick" como se le llamaba cariñosamente), aprendió a sonreír (dando así trabajo a muchos caricaturistas), aprendió a hablar en público y, por sobre todas las cosas, aprendió que en asuntos del amor, la política y la guerra casi todo vale excepto el patetismo.

Leonardo Peusner

Glosario de contradicciones

Qué de contradicciones la del candidato Alberto Fernández en España. En su exposición ante los congresales españoles expresó nuevamente como parte de su particular visión jurídica —no hay que olvidarse que es profesor de Derecho Penal e hijo de un juez— que está habilitado por idoneidad y por derecho hereditario a mediar por la libertad de Lula, de Correa, eventualmente Nicolás Maduro, y cuanto individuo que se considere un perseguido político. Es evidente que lo que menos le importa es el saneamiento y la transparencia institucional, insiste alineado con quién lo ungió de candidato a presidente con que sus nuevos socios son perseguidos políticos. Supongo que lo robado se blanqueará con un decreto, los bienes sustraídos serán a cuenta de futuras indemnizaciones que habrá que pagarles a los infieles funcionarios y políticos de su laya. No es mucho lo que tenemos para hacer para salvarlo del ridículo (igual no me siento representado), el broche fue decir que CFK fue perseguida sistemáticamente por el gobierno de Macri y termina trabajando para su campaña como agente encubierto.

DNI 8.634.022

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario