Cartas de lectores

Darle una mano al pobre

Es uno de los tantos fines de semana en que vamos al hipermercado ubicado en avenida Eva Perón a la altura del 5700.

Miércoles 23 de Enero de 2019

Es uno de los tantos fines de semana en que vamos al hipermercado ubicado en avenida Eva Perón a la altura del 5700. Lo recorremos pensando qué se puede comprar o viendo alguna oferta a mano. De pronto, como hace varios días, con el sol a plomo cayendo en el indolente mediodía veraniego, está él, imposible no verlo; su silla de ruedas y su única mano sana que propulsa a duras penas sus ruedas. Está ahí, no sabemos su nombre, sí su desgracia, ser pobre y mendigar para vivir. Una mano callosa denota trabajo, una piel requemada significa labor y dureza. La mayoría le damos algo. Otros, indiferentes, miran no se sabe adónde, ignorando la desgracia. Seguramente funcionarios municipales, provinciales o nacionales, no importa el nivel de sus cargos, pasan por la avenida Eva Perón (ex Córdoba), antes de la vía dónde está el pasaje Cuba. Tal vez no lo vean en sus polarizados vehículos, o piensen en llegar a la pileta de Funes o Roldán. ¡Miren a sus costados, vean a este hombre y tiéndanle una mano! Seguro podrán darle una silla que no le cueste mover con tracción a sangre, o tal vez un subsidio. Háganlo por la sociedad que mira a su clase política y les pide que vean el sufrimiento del pueblo; muestren la humanidad de la que pueden ser capaces entre tanta barbarie de mercado. Gracias anticipadamente en nombre de este señor. Y si se publica, como tantas veces demostró La Capital su sensibilidad, agradecido también estaré yo.

Aldo Oscar Rotondaro
DNI 13.544.665


¿Sorprendente? Quizás no....

La iniciativa de sindicar a la Sigén para controlar los gastos de las universidades ha producido rechazo de los rectores y otros funcionarios de estas universidades. Si razonaran con claridad, ética, honestidad y sentido común, deberían celebrar esta iniciativa debido que se transformaría en un seguro anticorrupción que los beneficiaría de funcionarios de tercera y cuarta posición que podrían estar delinquiendo con el dinero de todos los argentinos y algunos extranjeros que pagan sus impuestos. Ahora bien, si estos rectores tienen la conciencia turbia, es razonable que rechacen la iniciativa de control. La universidad de La Rioja dio un paso más allá, seguramente ante un ataque de pánico. Solicitó amparo judicial. ¿Qué estará ocurriendo allí?

Miguel Baghdasarian
Caba


Tiremos toda la chatarra

Han transcurrido los tres primeros años del gobierno y todavía no se han podido implementar las reformas que necesita la Argentina. La idea del presidente de que la inversión, en lugar del consumo, sería el motor del crecimiento y el cambio de la estructura productiva de nuestra economía, por el momento quedó postergada. La realidad nos dice que no sólo ha sido escasa la inversión sino que además al trasladar el costo de los "excesos" y la "fiesta" del gobierno anterior a la población, se entró en una recesión pronunciada e inevitable. Es curioso que habiendo ganado las elecciones con un perfil netamente empresarial y con un notable apoyo de la comunidad internacional, más la enorme expectativa que eso creó, haya habido tan poca inversión. La respuesta aparece como bastante sencilla: lo importante de un país para atraer inversiones está dado por la combinación y desarrollo de todas sus partes. La Argentina es hoy un Falcon 1980. Desde hace décadas las inversiones del Primer Mundo van hacia nuevas tecnologías, nuevas industrias, nuevas empresas con clara visión de modernidad. Por estos días se nos va tiempo útil en discutir la "ingeniería" de corrupción de la ex presidenta y del clan que conduce el Sindicato de Camioneros junto a los que figuran en los "cuadernos" donde están incluidos la mayoría de nuestros empresarios poderosos. Ese es el principal motivo por el cual no llegan las inversiones. Ellos analizan a quienes las dirigen y el marco en que se desarrollan, además de procurar el libre movimiento de los capitales, la incorporación de talentos, la eficiencia industrial, bajos costos de logísticas, estado de derecho, acceso a bajas tasas de financiamiento a largo plazo y baja carga impositiva. Muchos años de destrucción y equivocaciones nos cerraron las puertas para ingresar en el privilegiado grupo de los 10 países más importantes del planeta. Creo que el presidente y su equipo hacen lo que pueden; en 2019 es muy difícil poner un Falcon 1980 en línea de largada. Quizás convendría tirar buena parte de la chatarra que nos rodea y comenzar de cero.

Jorge Omar Bustamante


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});